Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
La U. de Chile y U. Católica reunieron a asambleistas electos de todo el país para darles a conocer los resultados del proyecto “Tenemos que hablar de Chile”, donde personas de todas las regiones expresaron sus sueños de futuro.

Un encuentro altamente significativo es el que tuvo lugar de manera virtual, donde participaron constituyentes electos de todo el país, para comentar los resultados de la investigación denominada “Tenemos que hablar de Chile”.

Cabe destacar que este fue el resultado de cientos de conversaciones con chilenos de los más distintos rincones del país a través de Zoom, donde cerca de 8.815 participantes dieron a conocer sus expectativas en torno al país que sueñan para el futuro, lo que además se cruza con la posibilidad cierta de elaborar una nueva carta fundamental. Hay que aclarar, de todas formas, que estas conversaciones se desarrollaron antes del plebiscito del 25 de octubre de 2020.

La instancia, organizada por la Universidad de Chile y la Pontificia Universidad Católica de Chile, arrojó interesantes resultados que fueron entregados a quienes formarán parte de la Convención Constitucional. Entre ellos, a cinco de los seis representantes regionales: Carlos Calvo (Independiente por la Lista del Apruebo), María Trinidad Castillo (Independiente), Daniel Bravo (Independiente por la Lista del Pueblo), Roberto Vega (RN, Vamos por Chile) y Jeniffer Mella (Independiente por Apruebo Dignidad). 

Por su parte, Ivanna Olivares (Independiente por la Lista del Pueblo) aseguró a El Día que “no me llegó invitación” y por lo tanto no participó de este encuentro.

De los participantes a esta instancia, nuestro medio pudo conversar con Carlos Calvo, María Trinidad Castillo y Roberto Vega, quienes entregaron sus conclusiones.

El poder de la región



Roberto Vega señaló que “más allá de que se señale la posibilidad de un estado plurinacional y que efectivamente existen diferencias entre la gente del norte y la gente del sur, claramente Chile tiene una tendencia hacia el Estado unitario, aunque efectivamente existen diferencias por nuestra larga geografía”, acotó.

A su juicio, es muy importante que más allá de lo que ocurra al interior de la asamblea, la ciudadanía debe estar muy bien informada, de manera transparente, del funcionamiento de la misma. En ese sentido “creo que todos los convencionales de la Región de Coquimbo hemos dado señales claras de la vinculación con nuestra zona. Afortunadamente, todos los que resultamos electos somos de esta región. Tenemos legítimas diferencias, pero si hay algo en lo que estamos de acuerdo es que la Región de Coquimbo tiene que ser protagonista”.

Por su parte, Carlos Calvo pone el mayor énfasis en la diversidad y en que ello debe hacerse notar. “Tenemos grupos étnicos distintos y tradicionales culturales distintas. Entonces, a raíz de lo que los chilenos han señalado, la Constitución Política tiene que dar cuenta de esas diferencias”, subrayó.

De acuerdo de lo que se desprende del estudio realizado por las principales universidades del país, la ciudadanía estaría esperando un cambio en materia organizativa, según Calvo.

“Creo que desde el estallido social se manifestó aquello que estaba un poco oculto, y que dice relación con el reconocimiento de las diferencias, en lo étnico, cultural y sexual, porque Chile ha ido superando esos esquemas. Esto lo dejó claramente expresado el plebiscito, y en la elección de constituyentes, la irrupción de los independientes fue otra muestra clara de este fenómeno”.

En tanto, María Trinidad Castillo también valoró la instancia, “porque se trató de información muy rica, pues tiene como origen la participación ciudadana. Creo que de esta forma se hacen notar las necesidades”, señaló.

Además, valoró que posibilidades similares se estén originando en la Universidad Católica del Norte, específicamente a través del Instituto de políticas Públicas (IPP). “Cuando me invitan a participar en instancias como estas, lo hago con gusto, porque como constituyentes tendremos una labor muy importante. La descentralización parte desde nosotros”, concluyó. 

Lo que dejó “Tenemos que hablar de Chile”

Se trata de una iniciativa que la U. de Chile y la U.Católica impulsaron para viabilizar diálogos ciudadanos sobre qué cambiar, mantener y mejorar en Chile y que contó con el respaldo de otras 27 universidades del país y más de 50 organizaciones de la sociedad civil que se acercaron a más de ocho mil habitantes de las 346 comunas del país para conversar, por videollamada y sin conocerse entre sí. A la convocatoria para conocer los resultados del proyecto llegaron más de 100 constituyentes electos de todo el espectro político y social; desde Chile Vamos hasta la Unidad Constituyente, pasando por independientes y la Lista del Pueblo.

Fue por Zoom y sin la presencia de los convencionales comunistas que notificaron al rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, y a su par de la Universidad Católica, Ignacio Sánchez, que se restarían del encuentro.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X