• Los vecinos denuncian que hay deficiencias en la construcción del trazado de alta tensión, como una distancia respecto de las casas menor a la autorizada y emisiones de ruidos sobre la norma.
  • “Aquí lo que cabe es pedir que se caduque la Resolución de Calificación Ambiental porque hay un error garrafal y estructural”. Adriana Muñoz D’Albora, senadora PPD.
  • “Este es un tema que está siempre vigente en muchos debates en el Congreso y lo que necesitamos es la voluntad del Ejecutivo”. Raúl Saldívar Auger, diputado socialista.
  • “El sueño poco reparador afecta profundamente la calidad de vida y la salud e incluso, podría acortar años de vida”. Rubén Quezada Gaete, presidente regional del Colegio Médico.
  • “Nosotros denunciamos la falta de preocupación de las autoridades, que defienden el proyecto como si fueran ellos los gestores”. Ramón Gálvez Humeres, presidente de CODEPUE.
  • La mañana de este martes, vecinos de las zonas donde se ubican las torres presentaron un estudio, realizado por el ingeniero Braulio Cancino y validado por la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.
Crédito fotografía: 
El Día
Una investigación validada por la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso establece que las torres deberían estar a una distancia de al menos 670 metros de las casas, mucho mayor a la real y que el Estudio de Impacto Ambiental presentado por Interchile S.A. subestima el ruido total audible que diariamente afecta a los vecinos.

Preocupados, inquietos y molestos están numerosos vecinos del sector rural de La Serena, afectados por los ruidos que emiten las antenas de alta tensión del proyecto Cardones-Polpaico de Interchile S.A.

Según argumentan las comunidades, avaladas por estudios científicos, dichos ruidos sobrepasan la norma permitida en cuanto a decibeles, situación que se agrava si se considera que las antenas están ubicadas a una distancia menor de la permitida respecto de sus casas y parcelas.

Recordemos que el pasado 23 de octubre, la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA), formuló cargos graves contra Interchile, por sobrepasar las normas de ruido audible y por no realizar mediciones trimestrales de estas emisiones.

Este martes, un grupo de vecinos de la localidad presentó los resultados de un estudio efectuado por Braulio Cancino, joven ingeniero residente del sector, investigación validada por la Escuela de Ingeniería Eléctrica de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, que acredita varias deficiencias en la Declaración de Impacto Ambiental del proyecto.

Braulio Cancino detalla que, en la actualidad, la potencia de ruido audible en los sectores poblados aledaños a las torres es de 45 decibeles audibles (dbA), lo que supera largamente a los 38 dbA autorizados como máximo y a los 28 dbA de fondo, es decir, el mínimo nivel emitido en condiciones en que las torres no están emitiendo ruido.

EFECTOS EN LA CALIDAD DE VIDA

Cancino explica que “hay varias afectaciones a la calidad de vida. La primera, es que hay gente que tiene trastornos del espectro autista, que tiene problemas de sueño y hay niños pequeños, que tienen que dormir para ir al colegio. Este ruido, como está en todas las frecuencias, no lo puedes tapar con nada. Además, se afecta a la flora y la fauna del sector”.

Por su parte, Rubén Quezada, presidente regional del Colegio Médico de Chile, institución que hace algunos años solicitó impedir la instalación de estas torres, confirma esta información.

El médico explica que “las Guías de Sueño Nocturno de la Organización Mundial de la Salud, establecen ciertos cambios que se producen en el sueño y el descanso de las personas a ciertos decibeles.  Desde los 35 decibeles, ya empiezan a haber efectos que son perceptibles en el electroencefalograma, que muestran que el ciclo sueño-vigilia y las fases del sueño se alteran”.

Cabe mencionar que de acuerdo a las mediciones encargadas por los vecinos, las torres registran un promedio de 38 decibeles de ruido, lo que supera lo tolerable y la norma vigente.

Esto se refleja en un descanso poco reparador en las noches y otros síntomas que pueden derivar en estrés crónico que, a su vez, se refleja en malestares y a la larga, mayor cantidad de prescripciones de medicamentos para dormir y sus consecuencias, como alteraciones en la salud mental y cardiovascular.

Ramón Gálvez, presidente del Comité de Defensa de los Pueblos de Elqui (CODEPUE), explica por su parte, que no ha habido voluntad para evitar y solucionar un problema que se arrastra hace tiempo. “Nosotros propusimos varios trazados alternativos para la línea de transmisión eléctrica, pero son más caros para la empresa privada, que no quiso poner más plata e irse por los cerros, sino que cruzaron una zona poblada. Es una vergüenza”. 

ERRORES EN LA NORMATIVA

Asimismo, este proyecto padecería de varios defectos en su elaboración, derivados de debilidades en la normativa medioambiental. Los parlamentarios que han tomado parte en este caso coinciden en que es necesario estudiar cambios a la actual legislación y los procedimientos de evaluación y autorización ambiental de los proyectos.

La senadora del PPD Adriana Muñoz D’Albora, quien ha acompañado en las gestiones a los vecinos, explica que el pasado 24 de octubre, el Contralor General de la República Jorge Bermúdez, reconoció una debilidad de la institucionalidad medioambiental y de salud para hacer valer la ley y examinar en profundidad los proyectos: “el Ministerio de Salud ha señalado que la única facultad que tiene es reconocer que los titulares entregan toda la información de los proyectos, pero no si ésta cumple con la ley”.

El diputado del Partido Socialista Raúl Saldívar Auger asegura por su parte, que “este es un problema bien de fondo y que va a requerir modificaciones al sistema de evaluación, porque estamos viendo que los vecinos no son nunca favorecidos cuando están en la defensa de sus derechos, que han sido abiertamente vulnerados”.

Algunas de estas fallas son, a juicio del congresista, que la consulta a las comunidades incluida en el proceso de evaluación ambiental no es vinculante, sino que simplemente buscaría que las empresas justifiquen sus iniciativas ante la comunidad y la autoridad.

Asimismo, la senadora destacó que la Superintendencia de Medio Ambiente y el Gobierno Regional estén comenzando a involucrarse en el tema y precisó que uno de los pasos que vienen, es que el Contralor se pronuncie, a través de una recomendación dirigida al Consejo de Defensa del Estado.6501i

Cronología de los hechos

Febrero-abril de 2018: Construcción de las torres de alta tensión.
21 de mayo de 2018: Primer evento de ruidos, producto del efecto corona que genera la niebla del ambiente en las torres energizadas.
22 de mayo: Primera medición de ruido audible.
24 de mayo: Segundo evento de ruido audible. Se realizan más de 40 denuncias a la SMA.
29 de mayo: La SMA obliga a Interchile a realizar mediciones de ruido audible en los sectores afectados.
4 de junio: La comunidad interpone un recurso en la Corte de Apelaciones de La Serena para solicitar suspender la operación de la línea mientras no se realicen mediciones.
12 y 13 de junio: La SMA fiscaliza el sector Los Nogales y obtiene un ruido de fondo de 27 decibeles.
17 de junio: Segunda fiscalización de la SMA. Esta vez, obtiene un ruido audible de 42 a 45 decibeles, lo que sobrepasa la normativa vigente.
4 de agosto: Corte rechaza recurso de protección.
23 de agosto: En reunión con el superintendente de Medio Ambiente, Javier Naranjo y el Superintendente de Electricidad y Combustibles, Luis Ávila, los vecinos presentan antecedentes de ruidos.
30 de agosto: SMA responde a solicitud de vecinos que el Ministerio de Salud es el encargado de validar cálculos de ruido.

 

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital