El sujeto de 25 años fue capturado por la PDI, mientras se mantenía oculto en una cabaña en el sector de Peñuelas.

Fueron 14 horas las que demoró la Brigada Investigadora de Robos de la PDI, en dar con el paradero del sujeto que el día jueves por la madrugada ingresó a robar a la casa de la hija del exministro Andrés Chadwick.

La acción criminal, se produjo en el inmueble ubicado en Coquimbo, cuando en el lugar se encontraban alojando el director nacional de Senda, Mariano Montenegro, junto a la jefa de división de esta entidad, quienes estaban de visita oficial en la región.

Fue a eso de las 02:00 de la madrugada cuando el individuo, de 25 años, entró al domicilio rompiendo un ventanal. En ese momento, la hija del expersonero de gobierno, se percató de que algo extraño sucedía, pero no salió de su habitación.

Sin embargo, el sujeto, al no encontrar dinero en efectivo en el living de la casa decidió ingresar al dormitorio de la víctima, a quien intimidó con un arma corto punzante. 

“Primeramente, le robó dinero en efectivo y luego, a través de la intimidación, le pidió las tarjetas bancarias y además logró que le entregara las claves de éstas”, indicó el jefe de la BIRO de La Serena, el subprefecto Guillermo Namor.

Pero no fue su única víctima. Y es que la jefa de división de Senda se encontraba en una pieza contigua y al oír los gritos de su amiga concurrió en su ayuda. Sin embargo, no corrió mejor suerte. “El sujeto rápidamente logró intimidarla también y le robó aparatos celulares pertenecientes a la entidad gubernamental”, agregó el policía.

Fue sólo cuando el director de Senda despertó y se percató de la situación, cuando el individuo huyó del lugar, llevándose consigo dinero y especies avaluadas en 500 mil pesos.

 

LA BÚSQUEDA. Una vez hecha la denuncia, el fiscal de turno dio la orden de investigar a la PDI, iniciándose una vertiginosa carrera por encontrarlo, mientras, por otra parte, el antisocial se movía por Coquimbo para que no pudieran dar con su paradero.

Fueron horas intensas para el sujeto. Claro, tras cometer el ilícito, lo primero que hizo fue ir al Casino Enjoy, ubicado muy cerca del inmueble perpetrado. Allí, los funcionarios, el verlo herido, le ofrecieron atención médica, pero éste se negó y les dijo que lo habían asaltado y que sólo quería retirar dinero del cajero automático para irse a su casa.

No despertó sospechas, por lo que pudo sacar la suma de 200 mil pesos desde la cuenta de la hija del exministro, los cuales utilizó durante su intensa noche.

Tras salir del casino, fue hasta su domicilio en Tierras Blancas, comuna de Coquimbo, a buscar algunas cosas, ya que permaneció allí menos de una hora, según informó la policía. Posterior a eso, se dirigió a comprar pasta base de cocaína. “Una vez que salió de su casa comenzó a gastar el dinero y concurrió donde otros individuos conocidos para adquirir las sustancias, para su consumo personal. En ese intertanto conoció a una mujer con la que estuvieron durante algunas horas”, indicó Namor.

Pero cometió varios errores. Uno de ellos fue el utilizar los teléfonos fiscales para llamar a conocidos. Lo que el individuo no tuvo en cuenta fue que las llamadas eran pesquisadas por la PDI, quienes lograron identificar a una de las personas a las que había llamado.

El sujeto ya había sido identificado, ya que había dejado huellas dactilares en el ventanal de la casa en la que cometió el delito, por lo cual, pudieron comprobar, cuando ubicaron a la persona a la que había contactado, que se trataba de la misma persona. “Ahí pedimos la orden de ingreso a dos domicilios donde podía encontrarse el sujeto pero no lo pudimos localizar, porque en ese momento no se encontraba en el lugar”, consignó Namor, por lo que la búsqueda continuó.

Paralelamente, el sujeto se divertía. Se fue con la amiga que había conocido cuando fue a comprar droga rumbo a una cabaña donde consumieron la sustancia por varias horas. Pero no contaba con que la PDI estaba muy cerca. Claro, tras recibir un dato, y en vista de que en otros hechos, antisociales se han ocultado en las mismas cabañas, los detectives decidieron concurrir al lugar.

Fue a las 16:00 horas del jueves, cuando el sujeto fue encontrado en su escondite. Estaba sólo, la mujer ya se había retirado del lugar. Sus horas de vértigo y diversión se habían terminado y fue puesto a disposición de tribunales.

HECHO QUE SE REPITE. No es la primera vez que roban en el domicilio, propiedad de la familia Chadwick. En el 2009, el entonces Senador sufrió el mismo delito, cuando un sujeto de 19 años, ingresó al inmueble llevándose un notebook, celulares y la chequera de Andrés Chadwick.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X