Crédito fotografía: 
Alejandro Pizarro
La crisis sanitaria dejó como una de sus consecuencias más visibles la vulnerabilidad de la salud mental de la población, la cual experimentó un deterioro significativo.

Una de las consecuencias más significativas a causa de la pandemia del Covid-19, además de la lamentable cifra de decesos, es el empeoramiento de la salud mental, y es que “el coronavirus ha tenido un gran impacto en la población, experimentando angustia, temor e incertidumbre, sumado al aislamiento físico o pérdida de seres queridos”, explicó el seremi de Salud, Alejandro García.

Los cambios importantes en rutinas hizo que la mayoría de las personas se vieran afectadas de alguna manera a causa de la pandemia en el aspecto emocional, complementó Catalina Sepúlveda, Psicóloga Clínica de www.psicologiacompartida.com, quien puntualizó que “también ha tenido un impacto importante el encierro para los niños/as y adolescentes (en plena etapa del desarrollo de la sociabilización); la preocupación económica para quienes quedaron sin trabajo; la incertidumbre generalizada por la pandemia y el cambio de dinámicas familiares por el teletrabajo”.

“Para las personas que viven en un contexto familiar vulnerable, que están expuestas a situaciones de violencia, los efectos de la pandemia en la salud mental, sumado a las condiciones previas, pueden ser graves. Por otra parte, se ha visto el impacto en la salud mental de los trabajadores de la salud, quienes aún se ven expuestos a situaciones de alta demanda física, mental y sobre todo, emocional. Si a las situaciones anteriores sumamos el temor al contagio o a perder a un ser querido, o incluso, padecer el virus y perder a alguien, tenemos como resultado una salud mental altamente vulnerable”, expresó la profesional.

 

Principales trastornos

Según explicó la psicóloga de psicología compartida “nuestra salud mental es la segunda que más ha empeorado en contexto de pandemia en el mundo (después de Turquía). Las mediciones indican que más de la mitad de los chilenos (el 56% de la población) estima que su salud mental ha empeorado desde que comenzó la pandemia y el 46,7% presenta algún grado de depresión, según el “Termómetro de la Salud Mental en Chile ACHS-UC” (2021)”, añadiendo que “las principales afecciones o trastornos mentales que han aumentado y que se han agravado en personas que ya los padecían, son la depresión, los trastornos de ansiedad (TOC, crisis de pánico, fobia social), problemas para conciliar el sueño, y ya están comenzando a aparecer personas con síntomas de estrés postraumático (TEPT), especialmente quienes han trabajado en contacto con personas contagiadas, como los funcionarios de salud”.

 

La primavera como factor de riesgo

Uno de los nuevos factores que hay que considerar es la primavera, que puede agravar ciertos cuadros, al respecto Catalina Sepúlveda aclaró que “nuestro estado de ánimo se puede ver influenciado por el tiempo atmosférico, aunque obviamente no todas las personas se ven influidas de la misma forma por las condiciones del tiempo, depende de la personalidad y del estado de ánimo basal de cada persona”, explicando que esto se puede dar por el cambio de horas de exposición a la luz. “En invierno estamos expuestos a una menor cantidad de luz diaria, y en primavera comenzamos a tener más horas con luz natural (alrededor de un 30% más). Este cambio en la exposición a la luz afecta los mecanismos biológicos del cerebro, lo que, a la vez, repercute en nuestro ánimo. Hay personas que son más sensibles a esta transición, y por lo tanto, más vulnerables a fluctuaciones anímicas, especialmente si ya presentaban una patología mental o experimentan un proceso de duelo, por ejemplo”, añadiendo que “la transición del invierno al verano puede ser un factor de agotamiento mental. Se ha relacionado a la primavera al agravamiento de algunos cuadros depresivos debido a la cercanía con celebraciones de fin de año, lo que para algunas personas puede representar un estrés extra, al sentir mayor presión por participar socialmente”.

 

Día de la Salud Mental

El pasado 10 de octubre se conmemoró el Día Mundial de la Salud Mental, que invita a reconocer la necesidad de ampliar los servicios de salud mental de calidad. Al respecto el seremi de salud indicó que este día “representa una oportunidad para que todas las organizaciones de la sociedad civil y muchas otras partes interesadas hablen de las medidas que ya están tomando y que pretenden tomar en apoyo de este objetivo”.

Para Jessica Gallardo, psicóloga y asesora de Programas de Salud Pública de la Seremi de Salud, la conmemoración de este día “ofrece la oportunidad de empoderar a las personas para que cuiden de su propia salud mental y presten apoyo a los demás, sobre todo a aquellas personas que viven con una de las enfermedades mentales más comunes, como la depresión”, añadiendo que “es prioritario realizar acciones de abogacía al interior de las instituciones, su equipo de trabajo y su comunidad, para evitar que el temor, la ansiedad y el malestar sean estigmatizados y psicologizados”.

Catalina Sepúlveda, por su parte, recordó que “en APS existen programas de salud mental con equipos multidisciplinarios de salud. Hay una línea especial de atención psicológica y contención emocional que se llama Salud Responde: 600 360 7777 (opción 1) y también se puede obtener más información en la página que ha dispuesto el gobierno www.gob.cl/saludablemente”.

“Es importante destacar, que si una persona presenta síntomas graves de origen emocional o psicológico, que pongan en riesgo su vida y/o la de otros, nos encontramos ante una situación de emergencia, ante la cual es necesario acudir al centro de salud correspondiente o llamar a SAMU”, agregó la profesional.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X