Crédito fotografía: 
Alejandro Pizarro
Los pacientes de patologías distintas al Covid-19 están retornando a los servicios de urgencia de los hospitales de La Serena y Coquimbo. Si bien el número es menor al registrado antes de la pandemia, se trata de casos más complejos, que aumentan la presión para los equipos médicos.

Un aumento en la atención de urgencias se ha observado en los hospitales de la conurbación La Serena-Coquimbo durante los últimos meses,  tras la baja registrada en los meses más álgidos de la pandemia. Aunque las consultas siguen siendo menores a años anteriores a la crisis sanitaria, las patologías son más críticas, por lo que el personal ha debido redoblar esfuerzos para atenderlas.

 

Patologías más complejas

Desde el Hospital de Coquimbo explican que tras pasar por meses críticos entre marzo y julio del 2021 en que la atención se enfocaba  a atenciones respiratorias, en su mayoría casos positivos Covid-19, los usuarios retornaron a los servicios  de salud a realizar sus consultas y especialmente a las unidades de Emergencia, tanto de atención primaria como secundaria. Esto por la mayor confianza que ha generado el aumento de las cifras de vacunación y la disminución de casos después del mes de agosto.

“Muchos pacientes vieron suspendidas sus controles, muchas cirugías, pero también de manera importante había un temor a acercarse, sobre todo a los servicios sanitarios especialmente de urgencias a todo nivel de salud y tanto en el sistema público como el privado . Por lo tanto, hay un grupo de patologías que no fueron debidamente controladas  en este periodo y los pacientes acuden descompensados o con mayor gravedad de su patología inicial”, señala el director (S) del Hospital de Coquimbo, Christian Vargas.

Esta situación, agrega Vargas, preocupa a los equipos médicos  que han observado pacientes más complejos. “Nos preocupa las incidencias  de los accidentes cerebro vasculares, infartos al miocardio, patologías  cardiacas como arritmias o insuficiencias cardiacas y patologías metabólicas que tienen que ver con pacientes diabéticos y renales que se han complicado por la falta de sus controles”, añade el profesional.

Así, de los pacientes que ingresan por la Unidad de Emergencia del Hospital San Pablo de Coquimbo, el 70  u 80% quedarán hospitalizados  o a la espera de alguna cama en el servicio de hospitalización. Esto ha llevado a una tensión del servicio de urgencia aun cuando la pandemia había reducido sus casos. Así, mensualmente se están atendiendo en el hospital porteño un promedio de 4.200 pacientes adultos y pediátricos

“Quizás para algunos trabajadores  de la salud o médicos que trabajaban en urgencia, puede ser un numero bastante menor  de lo que se veía antes, pero la complejidad  de los pacientes , el número de procedimientos que hay que realizar por cada uno  y el número de cuidados que hay que realizar por cada  uno de ellos, es mucho más exigente de lo que veíamos hace un par de años atrás”, añade el director Vargas

Por su parte, en  La Serena han visto aumentada la asistencia de público en la unidad de Emergencias del Hospital San Juan de Dios, todos en busca de atención a patologías que habían quedado rezagadas por la pandemia o que, por temor, quedaron suspendidas en atención y controles.

Así, durante los meses de enero a octubre del 2021 se han atendido a 32.189 personas en Urgencias, siendo las patologías más comunes el dolor abdominal, pélvico y perianal, infecciones urinarias, fiebre no específica, patologías quirúrgicas, rinofaringitis aguda, bronquitis aguda, neumonía, constipación, entre otras.

 

Protocolos Covid

Respecto al aumento de casos Covid, en ambos hospitales señalan que se ha visto un alza sostenida en el número de casos, pero que aún no alcanzan para tensionar la red asistencial al grado que se vivió entre julio y septiembre del 2020 y marzo y julio del 2021. Aun así, en ambos recintos hospitalarios se están tomando las medidas pertinentes para continuar con la atención a todos los usuarios.

En el nosocomio de la capital regional continúan la estrategia implementada durante toda la pandemia en la unidad de Emergencia con la diferenciación de atención entre alto y bajo riesgo respiratorio. Además, poseen salas de espera diferenciadas y la utilización de elementos de protección para todo el personal de salud y el uso de mascarilla para los usuarios. El foco está en el refuerzo de la sanitización y pesquisa activa de PCR Covid a todos los usuarios que se hospitalizan.

Mientras en el Hospital San Pablo de Coquimbo se estableció una estrategia desde junio del 2020 que implica la observación de la complejidad y selección de cada paciente.  Los de menor complejidad son derivados a la atención primaria  y los más graves quedan a la espera de atención, de acuerdo con su categorización. Así también, consideran el uso de protocolos de atención, diferenciación de salas y atención, uso de elementos de protección y prevención de contagios.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X