• A un costado de la Ruta D-597 permanecían parados los camiones aljibe que reparten el agua potable para las localidades rurales de Monte Patria, en protesta porque no les han cancelado el servicio de dos trimestres.
Crédito fotografía: 
Cedida
El martes, los camiones aljibe de Monte Patria paralizaron la entrega, exigiendo el pago de 180 millones de pesos que se les adeuda y la situación podría repetirse, poniendo en riesgo sanitario a cientos de familias.

El paro que protagonizaron el martes los conductores de camiones aljibe de la comuna de Monte Patria, dejando de cumplir el servicio a cerca de tres mil personas fue una voz de alerta de un problema que se ha venido repitiendo y ya el mes de octubre habían encabezado una huelga similar.

El motivo: El Gobierno no les ha cancelado los últimos dos trimestres del servicio que prestan, lo que asciende a unos 180 millones de pesos.

Los movilizados aluden que desde el mes de abril que no les cancelan sus servicios y que bajaron el paro solamente porque hubo el compromiso por parte del gobernador provincial de Limarí, WladimirPleticosic, de cancelar en los próximos días el segundo trimestre  y a fin de mes el tercer trimestre, poniendo al día la deuda. Sin embargo, advierten que de no cumplirse el compromiso paralizarán de manera indefinida.

AGUA A LOCALIDADES RURALES

Los camiones reparten agua potable para las distintas localidades rurales de Monte Patria y el cese del reparto lo hicieron como medida de presión para que se les cancele la deuda, ya que señalan que ellos también tienen necesidades económicas y compromisos que cumplir.

La vocera de los conductores, Marinett Castillo, dio cuenta de la situación que viven, señalando que “nos tienen adeudados el segundo y tercer trimestre. Enero, febrero y marzo está cancelado, entonces la deuda es a partir de abril hasta ahora”.

La vocera  indica que es el segundo paro que realizan, ya que con el primer movimiento que encabezaron consiguieron que les cancelaran el primer trimestre y que en esa oportunidad, “el gobernador de Limarí (WladimirPleticosic) se comprometió a que antes del 20 de octubre nos iba a pagar el segundo trimestre y hasta ahora eso no ha ocurrido. Llamamos, mandamos correos electrónicos, mensajes y no hemos obtenido ninguna respuesta de parte de las autoridades”, sostuvo Marinett Castillo, durante la realización del paro el martes pasado, pero el miércoles reconoció que habían bajado la movilización porque el Gobierno se comprometió a tener cancelada la deuda total de aquí a fin de mes.

El martes no se vio a ningún camión aljibe repartiendo agua potable, sino que las máquinas fueron trasladadas hasta la Ruta D-597, frente al camping municipal, pero sin obstruir la vía, ya que se trataba de un movimiento pacífico que no buscaba cortar el tránsito ni provocar algún problema vial.

Los camioneros señalan que ellos también tienen compromisos económicos que cumplir y deudas de distinta índole. CEDIDA

 

LOS AFECTADOS

De acuerdo a los antecedentes entregados, son cerca de tres mil personas las que se vieron afectadas. Sin embargo, esa es solo la realidad de Monte Patria, ya que hay otras comunas que también se han movilizado y han dejado de repartir agua por las mismas razones. Es el caso, por ejemplo, de Río Hurtado, Canela, Combarbalá, por lo que el reparto de agua potable pende de un hilo.

PARTICIPACIÓN DE LA ONEMI

El director regional de la ONEMI, Rubén Contador, al ser consultado por la situación y por el paro del martes en Monte Patria, aclaró que hoy “el escenario de todo lo que es el déficit hídrico cambió y ya la ONEMI lo único que hace es gestionar las solicitudes como protección civil y una vez que la verificamos y están los parámetros aceptables para generar esa solicitud, hasta ahí llegamos, ya no tenemos competencias como hasta antes de diciembre del año pasado, donde nosotros también participábamos en los pagos, hoy ya no nos involucramos y esa función quedó radicada en la DAF (Dirección de Administración y Finanzas) de la intendencia regional”.

Contador señala que ellos participan sólo del primer proceso, por lo tanto, “cuándo se pagó, por qué no se pagó, nosotros no tenemos ni manejamos esa información”.

EL PROCESO 

El proceso para que lleguen los recursos que paga el Gobierno es el siguiente: La primera documentación del cobro se entrega en la municipalidad pertinente, en este caso Monte Patria, de ahí se remiten a la gobernación provincial del Limarí, posteriormente son derivados a la Oficina Nacional de Emergencia, ONEMI, de la Región de Coquimbo, desde donde los antecedentes son remitidos al Gobierno Regional, una vez que ésta aprueba retornan a la ONEMI regional, ésta levanta un formulario de emergencia regional suscrito por el intendente y el director regional de la Oficina Nacional de Emergencia; se remite a la ONEMI nacional y ésta, a su vez, lo revisa y valida, para enviarlo a la Subsecretaría de Interior. Allí lo revisan y si no hay problemas, se hace una resolución de asignación de recursos y luego de depositarlos a la Dirección de Administración y Finanzas del Gobierno Regional, recién se paga.

Un largo proceso, que en este caso ha demorado más de lo pertinente, según los conductores de los camiones aljibe.

REESTRUCTURACIÓN

Todo el proceso que se explicó anteriormente para cancelar los servicios de los camiones aljibe sucede porque en el mes de agosto del año 2016 el Ministerio del Interior informó que incrementaría las exigencias para la entrega del vital elemento a través del oficio 18.087, que estableció una serie de requisitos para  efectuar las solicitudes trimestrales de arriendo de las máquinas, lo que complejizó la tramitación.

Según explicó en la oportunidad el director regional de la ONEMI, Rubén Contador, esto se realizó “con el fin de realizar una estandarización a nivel nacional, para la entrega de agua potable a quienes realmente carecen de ella producto del déficit hídrico y que no se entregue este recurso de manera desmedida a cualquiera, ya que se encontraron muchas irregularidades”.

Según cifras de la ONEMI, son poco más de 18.000 personas en la región las que tienen este mecanismo como única forma de conseguir el recurso para el consumo, las que, de paralizar los camiones, no tendrían acceso al mismo, con las complicaciones sanitarias que esto podría generar. 

EDIL NO JUSTIFICA LA DEMORA

El alcalde de Monte patria, Camilo Ossandón, reconoció que para ellos era una situación complicada, ya que no cuentan con las herramientas para cubrir los servicios que prestan los camiones aljibe y dijo que no justificaba la demora que había para pagar los servicios de reparto de agua potable para muchísimas familias.

“Las complejidades son bastante altas, tenemos más de 2.900 personas que necesitan el suministro del agua y lamentamos la situación que se ha ido generando. Yo he mantenido informado al Gobierno Regional de esta situación y les dije que pudieran trabajar con más eficiencia el pago del servicio, cosa que lamentablemente no se ha realizado. Ya llevan dos meses los camioneros esperando que se les pueda cancelar el servicio del segundo trimestre y entiendo que había el compromiso de parte del gobernador (WladimirPleticosic), espero que esto pueda solucionarse a la brevedad, porque la verdad es que aquí las personas más afectadas son las más humildes, que necesitan el agua para la bebida y que pertenecen a distintos puntos  de la comuna de Monte Patria”.

Recordó que en la paralización anterior, lo que hicieron fue conseguirse el apoyo de la municipalidad de Ovalle que les facilitó algunos camiones de reparto, pero “son medidas muy pequeñas, porque no alcanzamos a repartir el agua que se espera en la comuna. Nosotros repartimos alrededor de 50 litros de agua, pero el consumo que debiera tener una persona normal es de cien litros”, dijo.

Ossandón mencionó que aunque el problema se solucione pronto, igual quedarán personas con una semana perdida de recibir agua. 

FALTA DE EFICIENCIA 

El alcalde de Monte Patria, Camilo Ossandón, sostuvo que él ha mantenido contacto permanente con las autoridades regionales, especialmente con el gobernador provincial de Limarí y vía correo electrónico con el intendente Claudio Ibáñez y su equipo.

“Me ha llamado mucho la atención la respuesta del Gobierno Regional en esta materia, porque el intendente ha acusado la falta de prolijidad del municipio en esta materia, pero la verdad es que  a principios del mes de septiembre nosotros ya habíamos ingresado la rectificación de los antecedentes y de ahí han pasado dos meses sin que le paguen a la gente. Entonces la pregunta es ¿dónde está el problema de eficiencia, en el municipio o en el Gobierno Regional?”.

El edil dijo que lamentaba mucho esto, ya que le hacía muy mal al gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, “porque hay personas que no entienden cuál es el principio de eficiencia que se tiene que dar. Yo la última vez guardé silencio respecto a la situación que a mí me ocurrió con el primer paro y casi asumí públicamente la responsabilidad de lo que correspondía, pero me parece que ya es hora de decir las cosas como son: Aquí hay un grave problema de eficiencia de parte del Gobierno Regional en tramitar los recursos con el gobierno central. No puede ser que dos meses se demoren en pagarle a una persona que le presta servicios al Estado y también hay una mala comunicación que nos tiene sumergidos en esta situación de un paro que afecta a las personas más humildes de nuestra comuna”, terminó diciendo.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital