Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
106.873 personas llegaron a sufragar en este proceso para elegir al gobernador regional en la Región de Coquimbo, menos de la mitad de quienes asistieron a la megaelección del 15 y 16 de mayo, cuando un 41,3% acudió a las urnas.

La mañana de este domingo amaneció fría en La Serena y Coquimbo. Una mañana especial pues se daba inicio a la segunda vuelta de la elección para elegir al primer gobernador regional, en este caso, primera gobernadora y dar así el puntapié inicial a la regionalización.

Pese a la importancia de la elección, sólo 106.873 personas acudieron a las urnas, correspondiente al 17,40% del padrón electoral. Un número bajo, si consideramos que representa a menos de la mitad de quienes asistieron a la megaelección del 15 y 16 de mayo, cuando 254.513, un 41,3%, sufragó.

Varios factores habrían incidido en la baja participación ciudadana, el desconocimiento, la falta de información, el aumento de casos de Covid 19 y el desinterés.

Según la cientista política Fabiola Freire, docente de la Universidad Central “todas las elecciones que son de segunda vuelta, históricamente, han bajado la votación”.

“Las personas consideran que sus candidatos no los representan o cualquiera de los dos que gane va a ser un candidato aceptable, por lo tanto se restan del proceso”, explicó Freire, añadiendo que la alta abstención podría afectar la legitimidad del cargo. “Sí va a afectar la legitimidad, pero es lo que nos ha pasado a nivel país cuando los presidentes han sido electos con un 30% del padrón se cuestiona la legitimidad para poder llevar un programa de gobierno y en el caso del gobernador que es el regidor local va a pasar lo mismo, ellos van a tener un programa que va a ser de región y van a tener que buscar los apoyos correspondientes para poder desarrollar ese programa”.

Luis Moncayo, director del Instituto de Políticas Públicas IPP UCN en la Región de Coquimbo, sostuvo que “es deseable que hubiera ido a votar mucha más gente, pero es lo que hay y de eso la ciudadanía tiene que hacerse responsable”, añadiendo que “los que decidieron no votar no tienen derecho a pataleo, porque no ejercieron su derecho ni su deber, no pueden quejarse, porque tuvieron la oportunidad de pronunciarse y no lo hicieron”.

 

Desarrollo de la región con mirada sustentable y apoyo a las localidades 

Si bien se registró una baja participación, quienes sí fueron a votar dejaron como ganadora indiscutida a Krist Naranjo, otorgándole la victoria con un  61,96% de los votos. La nueva gobernadora regional ocupará el cargo a partir del próximo 14 de julio y entre sus funciones se encuentra presidir el Consejo Regional (CORE) así como formular políticas de desarrollo de la región, considerando las políticas y planes comunales.

Consultados sobre las proyecciones de la Región de Coquimbo con la nueva autoridad, los analistas concuerdan en que el desarrollo de la región con una mirada sustentable y apoyo a las localidades es parte del sello de Naranjo, por lo que esperan que su gestión vaya en esa línea.

“Yo creo que el énfasis va a ser el medioambiente, la sustentabilidad de la región y desde el punto de vista económico, el desarrollo local de la pequeña y mediana empresa”, sostuvo Fabiola Freire, agregando que  “ella igual puede construir un programa transversal, participativo con personas jóvenes que la va a apoyar y que por lo tanto van a querer trabajar con ella”.

En ese sentido Luis Moncayo, comentó que “a partir del discurso público y el relato que ella tuvo durante la campaña es esperable que existan tres prioridades de su parte, la primera tiene que ver con generar un ambiente, desde el gobierno regional, que favorezca condiciones sociales psicológicas para que haya una mayor preocupación por el entorno natural”.

Moncayo agregó que “lo segundo, que ella también anunció, es que debiera privilegiar la participación ciudadana en el sistema de decisiones públicas del gobierno regional, y lo tercero es que ella tiene un gran desafío y una gran oportunidad en introducir innovaciones en el sistema de gestión del gobierno regional de manera tal que el sistema de toma de decisiones que,  aparte de considerar la participación ciudadana, incorpore más la mirada de los territorios diversos que hay en nuestra región, para responder más adecuadamente a los problemas públicos y  las demandas de la ciudadanía”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X