Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
Iniciativa busca hacer de las autopistas y caminos de alto tráfico, lugares más seguros para los conductores, disminuyendo consigo, el índice de accidentes por falta de atención en el camino como el provocarían estas estructuras.

Los accidentes de tránsitos durante el año 2017 alcanzaron una cifra de 13.398, donde 31 personas fallecieron y 6.465 resultaron lesionados. Este año las estadísticas seguirían en la misma línea esta es la razón por la que un grupo de senadores decidió presentar una propuesta de Ley que prohíbe la instalación de vallas publicitarias en las carreteras.

Esto con el fin hacer de las autopistas y caminos de alto tráfico, lugares más seguros para los conductores, disminuyendo consigo, el índice de accidentes por falta de atención en el camino como el provocarían estas estructuras.

Los parlamentarios insisten en que “las vallas publicitarias que se emplaza en los costados de las carreteras, constituyen una gran distracción para los automovilistas. Estudios internacionales calculan que la distracción que producen dichos letreros alcanza los 2 segundos, para vallas publicitarias convencionales, y que si el letrero utiliza la tecnología LED, la distracción es de incluso 5 segundos. Lo anterior implica aumentar el riego de accidente en hasta un 50%”.

Para el senador David Sandoval la iniciativa nace con el incremento vehicular, más de 300 mil vehículos nuevos se incorporaron en el último año, y eso aumenta el uso de las rutas.

“Si uno recorre las carreteras se puede dar cuenta que existe una especia de tierra de nadie en cuanto el tema de las vallas publicitarias asociadas en esta carretera. A raíz de esta situación y la experiencia de otros países que han empezado a experimentar en este tema, en mucho de ellos se han prohibido este tipo de vallas publicitarias y se ha obtenido un efecto muy positivo no solo en el paisaje. También, si bien no hay muchos estudios en la materia, sin duda en la accidentabilidad. Cabe señalar que una valla publicitaria el único afán que consigue es distraer al conductor y fijarlo ante un punto de un producto de una publicidad determinada, eso solo hecho va contra todas las medidas que se han tomado desde el estado o ministerio de Transporte y carabineros que buscan resguardar la máxima concentración posible en la ruta”.

El senador Sandoval manifiesta que en la actualidad existe toda una discusión con los celulares  y estas vallas que quieren distraer al conductor se debe regular.

“Es esa situación que busca no distraer al conductor y recuperar el paisaje de las rutas nos parece prudente incorporar esta norma y mejorar y perfeccionar la que hoy existen. Pero nosotros queremos derechamente que en carreteras y autopistas se eliminen estas vallas”.

Sandoval insiste que con las nuevas tecnologías esta distracción del conductor de un vehículo es mayor.

“Estas vallas distraen y ni hablar de las pantallas led que requieren el doble de atención. Es más en zonas como la Región de Coquimbo existe un debate por la contaminación lumínica que provocan. Evidentemente en cada zona se agregan factores, yo soy de Aysén van tapando el hermoso paisaje con un impacto ecológico. Un extranjero no tiene idea lo que dicen los letreros”.

La Dirección de Vialidad mantiene un registro de avisadores camineros, donde existen alrededor de 240 empresas inscritas. Sin embargo sólo 40 de ellas se encuentran vigentes. Este mismo organismo estima que existen alrededor de 7.500 letreros debidamente autorizados por la Dirección de Vialidad, pero son muchos más los que no cuentan con este requisito.

El texto aclara que “si bien, la legislación nacional en esta materia hace aplicable multas, estas no tienen el carácter de disuasivas, toda vez   que los montos son demasiado bajos, puesto que comienzan en las 10 UTM y alcanzan como máximo 50 UTM”.

Sandoval entiende que es un problema para las empresas del rubro y un costo para la publicidad.

“Se debe poner en valor el interés superior siempre, y acá existe un bien superior que es el resguardo de la conducción en las carreteras. No estoy hablando que sea una actividad ilícita la publicidad, pero la Constitución dice que el Estado tiene la corresponsabilidad de asegurar un medio libre de contaminación”

El senador manifiesta que cada vez los letreros son más grande y con más tecnología y luminosidad.

“En Brasil se sacaron los letreros y se decía que iba existir muchas pérdidas económicas. Muchos de estos letreros buscan los lugares más complicados como las vueltas que es donde el conductor tiene más contacto visual”.

Sandoval reitera que es normal que las empresas de publicidad se sientan perjudicadas, porque es su negocio.

“Pero no por un negocio que beneficia algunos pocos van a “pagar el pato” toda la comunidad. El beneficio económico no se condice con los que vamos a tener al reducir los accidentes por conducción descuidada”.

REGLAMENTO ACTUAL

La norma que rige hoy indica que queda prohibida la colocación de carteles, avisos de propaganda o cualquier otra cosa o forma de anuncios comerciales en los caminos públicos del país. La colocación de avisos en las fajas adyacentes a los caminos deberá ser autorizada por el Director de Vialidad.

La distancia entre ellos será como mínimo de 300 metros, contado a lo largo del camino, independientemente del otro costado. Para estos efectos, el punto de ubicación de los letreros se proyectará al eje del camino, cualquiera que sea su ubicación, y en ese eje se medirá la distancia correspondiente. La distancia mínima de los letreros a los cruces y empalmes de caminos u otros puntos peligrosos a que se refiere el número siguiente, será de 300 metros. Queda prohibida la instalación de avisos en serie, y asimismo, los avisos que en conjunto representen el desarrollo de una leyenda o historieta y los temas que constituyen peligro para el tránsito.

MUNICIPIOS LOS MÁS PERJUDICADOS

Para el empresario de publicidad, Percival Madero, el proyecto si es que busca ordenar y legislar el sistema de la publicidad caminera es una verdadera necesidad.

“Es una necesidad sobre todo en la Capital donde existe una gran concentración de letreros camineros, no así en regiones. Es un viejo anhelo que tenemos todos los que participamos en este rubro y ojalá se considere las condiciones más altas, porque aquí no están solo en juego los intereses de la empresas publicitarias, sino que además, lo que es los ingresos municipales”.

Madero sostiene que se deben corregir algunos detalles que son bastantes engorrosos, sobre todo lo que tiene que ver con distintas ordenanzas municipales que regulan el tema.

“Algunas ordenanzas se saltan los derechos constitucionales de algunas personas que teniendo un lugar y pudiendo desempeñar alguna actividad lucrativa con su casa o parcela. Ojalá nosotros podamos intervenir en las sesiones en qué se analice esta nueva normativa en la cámara o el senado. Ojalá esto permita unificar y ordenar las miradas de las distintas municipalidades, porque hay un contexto que no es igual para todo. En unas partes se paga uno y en otras 10”.

El empresario sostiene que “se paga por el que tributa, que es lo que se expone como publicidad, es decir yo pago derechos por publicidad cuando tomo publicidad, cuando no tomo no se paga. Algunos municipios cobran teniendo o no publicidad en los letreros. En todo caso es necesario, claro que le va quitar una gran cantidad de recursos a municipalidades. Como empresarios medianos y pequeños gran parte de los recursos se los llevan los municipios, un ejemplo de estos distintos cobros es lo que pasa con el Mall de La Serena que paga menos por publicidad con todo lo que tiene a su alrededor  que un pequeño letrero”.

Madero tiene claro que este tipo de publicidad tiene los días contados ante los espacios de internet.

“Los grandes inversionistas de publicidad no están gastando en la vía pública, se van a internet que es más barata y el municipio no recibe ni uno, así que eso deben tener en cuenta cuando legislen”.

Madero cuestiona que el sacar los letreros camineros vaya a mejorar las cifras respecto a la ocurrencia de accidentes.

“Esa discusión es como decir si es necesario tener radio en el vehículo, se puede distraer al sintonizar. No se ha comprobado que sea así, en el fondo no se tiene una razón probada. No es como el uso de teléfonos celulares donde sí se distrae y debería apuntarse hacia eso y no de un letrero puesto que se ve de lejos y no tiene incidencia. No es una limitante para hacer publicidad”.

El empresario señala que gustosamente asistirán a las instancias que sean necesarias para plantear su visión.

“Ahora los municipios  tienen mucho que decir igual, serán los grandes perjudicados”.

Al respecto, desde el municipio de La Serena sostuvieron que si bien  los derechos por publicidad son uno de los ingresos más importantes que tiene el municipio actualmente, el efecto negativo de aprobarse no sería de gran impacto si sólo se aplica las que se encuentran en carreteras, pero sí habría una merma considerable de aplicarse al radio urbano, considerando que los ingresos principales de este ítem, provienen de calles como avenida Balmaceda, Ulriksen o Avenida del Mar.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital