• La familia Díaz Escobar lleva dos meses confinada en un departamento con una sola habitación y sin trabajo. Para ellos se enciende una luz de esperanza y están ansiosos por poder “volver a empezar”.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Trabajadores independientes, de la salud, locomoción colectiva, dueñas de casa, y habitantes de la conurbación en general, coinciden en que el avanzar en el Plan Paso a Paso es un logro importante, pero el optimismo no puede anular a la cautela. El anuncio llegó antes de lo previsto y el próximo lunes las personas -de lunes a viernes- podrán desplazarse libremente al interior de las comunas de la conurbación, el resto de las restricciones continúan igual. Mantener el buen comportamiento y autocuidado es fundamental ya que un rebrote nos pondría una vez más en foja cero, y los sueños que hoy florecen se podrían volver a marchitar.

Sin duda es un avance, pero la meta sigue estando lejos. Sorpresivamente, este miércoles se anunció el levantamiento de la cuarentena total para las comunas de La Serena y Coquimbo, luego de casi dos meses de confinamiento.

Con esto, a partir del lunes 28 de septiembre la conurbación pasará a Fase 2 dentro del plan del Gobierno -transición- que permite el libre desplazamiento de las personas al interior de las ciudades de lunes a viernes, mientras que durante los fines de semana y festivos seguirá la restricción. Respecto al toque de queda, se mantiene a las 23:00 horas al igual que las demás medidas.

Sorpresa

El anuncio no se esperaba tan pronto. En días anteriores fueron las mismas autoridades regionales las que pusieron “paños fríos” e insistieron en que todavía no estaban dadas las condiciones. Sin embargo, desde el nivel central hicieron un análisis diferente y consideraron que dada la tendencia a la baja que ha venido experimentando la conurbación incluso desde antes de Fiestas Patrias, los criterios para levantar el confinamiento total sí se cumplían.

Durante el balance regional del día de ayer, tanto a la intendenta Lucía Pinto, como al Seremi de Salud Alejandro García, ratificaron y defendieron la determinación. En esa línea, agradecieron a las personas, ya que el comportamiento en las últimas semanas, habría estado a la altura, algo muy diferente a lo que se podía ver al inicio del confinamiento. “Quiero agradecer a la comunidad de La Serena y de Coquimbo que fueron fundamentales para avanzar (…) Ahora depende de cada uno de nosotros. No arriesguemos lo que hemos conseguido hasta este minuto”, expresó Lucía Pinto. 

García llamó a no relajarse, porque la posibilidad de retroceder en el Plan Paso a Paso siempre está latente. “No hay que bajar la guardia. Debemos seguir cuidándonos y cuidar a nuestras familias”, dijo.

Optimismo con mesura

La gente está cansada, y agobiada. Han sido miles los puestos de empleo perdidos, cientos de pymes devastadas y meses de incertidumbre en todos los aspectos. Por lo mismo, la noticia llegó como un bálsamo frente al oscuro panorama que podría comenzar a aclarar si todo sale bien. En la calle no había ambiente festivo ni mucho menos, sí una sutil sensación de optimismo con miras a poder levantarse. Para el chofer de colectivos Juan Carlos Poblete es una luz de esperanza, pero de ninguna manera una batalla ganada. “Yo me alegro, desde luego, porque a nosotros como trabajadores nos ha afectado sustancialmente, estamos percibiendo un 80% menos de los que percibíamos antes, pero hay que ir con calma. Espero que no pase que las personas el lunes salgan de fiesta a la calle en masa y que se vuelvan a disparar los contagios. No sacamos nada con andar un mes llenos y después dos o tres meses más totalmente vacíos”, aseveró el trabajador.

En el sector de Las Compañías, la vecina Janet Esquivel, también se mostró contenta, pero con mesura. Será un alivio el “no tener que estar pidiendo permisos”, y “poder tomar aire”, pero sabe que la normalidad no ha retornado. Eso sí, asegura que en lo económico para ella y su familia es lo mejor que les pudo pasar, ya que su marido quien trabaja en el gremio de la construcción, debió parar la obra, por lo que desde que comenzó la cuarentena no ha podido generar ingresos. “La hemos sufrido, pero ahora seguramente podrá retomar sus labores, como mucha gente que lo estaba pasando mal. Todos los que trabajan al día a día”, sostuvo Janet.

El técnico en electrónica Roberto Pastén no tenía idea del anuncio cuando lo abordamos. Admite que tuvo algunos problemas para trabajar, y espera que con este avance de fase los inconvenientes se subsanen. “Me parece bien. Creo que ya era mucho tiempo porque al principio dijeron que eran dos semanas, pero van dos meses. Ahora, ojalá que nos portemos bien nomás para que todas estas medidas que se van tomando den resultados”, expresó el trabajador de 61 años.

Encierro extremo que termina

El hacinamiento es una de las realidades sociales que han quedado al descubierto durante la pandemia, y uno de los ejemplos de este problema social presente en la región son los departamentos rojos de Gaspar Marín, en Las Compañías. Allí, donde viven hasta 12 personas en un inmueble de dos piezas, el encierro ha sido extremo, sobre todo en los hogares donde hay niños pequeños y se les hace difícil pasar el tiempo en tan poco metros cuadrados para desplazarse. Este es el caso de Inés del Carmen Escobar y su esposo Guillermo Díaz, quienes pasaron estos meses, además, sin poder trabajar ya que se dedicaban a la “venta de cachureos” en las ferias de las pulgas.

Inés se muestra contenta. Acababa de ver la noticia en las redes sociales, y ya estaba planeando salir el día lunes a poder generar algo de recursos. “Usted no sabe lo difícil que ha sido. Nos dimos vueltas como pudimos, pero fue complicado. Todavía lo es. Claro, uno saca a los niños de repente pero igual no es llegar y hacerlo por las fiscalizaciones, y esas cosas. Así que imagínate cómo han estado, más inquietos que nunca, pero al menos ahora van a poder jugar, correr acá en la cancha aunque sea, y nosotros trabajar”, Inés.

Guillermo, en tanto, contento, hace el llamado a “seguir así” porque no quiere volver a pasar por un confinamiento. “Yo sé que para algunos esto no era ni cuarentena porque salían igual, pero para nosotros sí. De partida no había plata para salir por las puras, y menos con los niños que te piden cosas. Y lo más fome, que no se podía trabajar. Así que ahora a empezar de nuevo nomás, tengo cosas súper buenas para ir a vender, estamos bien preparaditos”, expresó.

El alivio de la mermasol

Llegando a la población Mermasol de La Serena Víctor Araya Díaz, presidente de la Junta de Vecinos del sector y dueño del negocio del barrio, manifiesta tener una sensación de alivio, ya que, sin duda han sido los meses más difíciles para él y para mucha gente, tanto la que ha perdido a seres queridos, como a quienes han pasado hambre y necesidades. “Claramente, esto es una buena noticia, y yo no la esperaba tan pronto, pero si la autoridad lo decidió es por algo. Hay que ser conscientes y no confiarse porque ya hemos visto lo que está pasando en Europa con los rebrotes, y aquí estamos recién empezando a mejorar un poco, entonces, sí es un logro, pero hay que tomarlo con calma y seguir sin salir nomás en la medida que se pueda”, sostuvo.

Para Gustavo Castillo, joven de 27 años, “es la mejor noticia que podía recibir”. Claro, hasta hace poco trabajaba para una persona vendiendo frutas y verduras en la feria, pero lo despidieron, y con un capital que tenía comenzó a realizar la misma actividad de manera independiente, pero no tenía cómo hacerlo debido a que no existían permisos sino estaba bajo la tutela de un tercero con una autorización colectiva. “Me produce muy buenas sensaciones este anuncio, yo he visto que la gente se ha ido portando mejor y eso se refleja en las cifras. Ojalá esto se prolongue en el tiempo y no haya que volver atrás”, dijo el emprendedor.

Municipios valoran la medida

Las comunas de la conurbación habían mostrado realidades disímiles durante la cuarentena, pero finalmente ambas lograron disminuir los casos. En La Serena, el alcalde Roberto Jacob expresó que la noticia se veía venir ya que las cifras eran cada vez más alentadoras. “Esto nos pone optimistas respecto a que hemos logrado superar la parte más crítica que es lo que parecía más difícil, pero ahora hay que mantenerse”, sostuvo el edil, agregando que, “de aquí al verano ojalá podamos estar en una situación más confortable y ojalá contagios mínimos”, precisó.

Desde Coquimbo, Marcelo Pereira, también dio el visto bueno a la decisión. “Creo que se cumplió el objetivo. Se ha mantenido un descenso constante y permanente de los casos nuevos y se ha aumentado la trazabilidad. Me deja tranquilo la medida, pero hay que seguir motivando a la comunidad para que tome todas las precauciones y el autocuidado, porque si la gente se relaja, se pueda volver a la Fase 1 tal como ha pasado en otras partes del país”, aseveró.

El gremio médico y la academia

Desde el Colegio Médico regional, el presidente del gremio Rubén Quezada, concuerda que con el descenso sostenido que ha existido era esperable que se avanzara a la Fase de Transición, pero si de él hubiese dependido habría esperado que los números se mantuvieran por dos o tres semanas. “Lo importante es que la gente no se confíe, y que tenga claro que todavía falta mucho y se tiene que cuidar. Quienes deban incorporarse al trabajo presencial deben extremar aún más las medidas, evitar las aglomeraciones, etc…”, expresó.

Eso sí, agregó que se deben establecer criterios claros en caso de tener que retroceder de Fase debido a posibles nuevos brotes por las Fiestas Patrias. “Es importante establecer criterios claros respecto a qué parámetros vamos a utilizar para ver si retrocedemos o no. Eso tiene que conocerse y tiene que estar claro”.

Por su parte, la doctora en Salud Pública y epidemióloga Paola Salas, indicó que, si bien la medida es una apuesta, le parece que es acertada por cómo se venía la tendencia. “Estamos muy hacia la baja, lo que sustenta la decisión en este momento. Pero hay que estar atentos y alerta, porque la gente puede tomar esto de una manera incorrecta y pensar que ya no estamos con riesgo de contagio, por eso es importante la comunicación de riesgo. Hacer que las personas entiendan y que su comportamiento sea coherente con la Fase a la que vamos a pasar, que es recién la Fase 2, y que si las cifras vuelven a empeorar fácilmente podemos volver a la cuarentena total, o sea Fase 1”, explicó la profesional.

Las implicancias de la Fase 2

1. Fines de semana

Si bien de lunes a viernes se permite el desplazamiento al interior de las comunas, la cuarentena rige para los fines de semana y los días festivos.

2. Toque de queda

Esta restricción horaria se mantiene, no pudiendo circular las personas sin un salvoconducto a partir de las 23:00 horas. 

3. Reuniones sociales

Se pueden realizar de hasta 20 personas en espacios abiertos y 10 en recintos cerrados (adicionales a los de la residencia).

4. Los rebrotes

Un mal comportamiento ciudadano podría significar que los casos vuelvan a aumentar y retroceder de fase.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día