Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
En una actividad de protesta realizada en las puertas de la Corte de Apelaciones recalcaron que existen testimonios que vinculan al excomandante en jefe del Ejército con apremios a detenidos en 1973.

Organizaciones de derechos humanos realizaron un miting en el frontis de la Corte de Apelaciones de La Serena para condenar las declaraciones del abogado defensor de Juan Emilio Cheyre, Jorge Bofill, quien en entrevista con diario El Día, sostuvo que el general (R) es inocente de las acusaciones que se le hacen y cuestionó que aparecieran denuncias 40 años después de que fuera nombrado comandante en jefe del Ejército.

Sin embargo, los presentes en el acto de rechazo, señalaron que miente y afirmaron que hay antecedentes de que Cheyre había sido denunciado como autor de hechos que son sindicados como violaciones a los derechos humanos hace décadas.

Leer también: Jorge Bofill Genzsch, abogado de Juan Emilio Cheyre, “Ellos no son víctimas de Juan Emilio Cheyre, él es inocente de esto” 

“Hay testimonios”



Yelena Monroy, quien estuvo detenida siendo una niña junto a su madre, refutó las palabras del abogado Bofill, quien dijo que “no hay ningún testimonio en la Comisión Valech que a él (Cheyre) lo señale como torturador”.

En este punto, indicó que existen testimonios. “Está el de mi hermana, Natacha Monroy Rodríguez, que está en el anexo de menores detenidos junto a sus padres y nacidos en prisión, el cual fue entregado en la embajada de Francia, donde ella identifica y nosotros como grupo familiar identificamos al señor Juan Emilio Cheyre como el teniente que llevó a cabo el allanamiento a mi domicilio el 18 de octubre de 1973. Él tenía el grado de teniente y en ese tiempo funcionaba, según él, en labores administrativas, pero llevaba una orden de la Fiscalía Militar para allanar y detener a Eliana de Jesús Rodríguez Dubó por el cargo de pertenecer al Plan Z en La Serena. Él allanó mi casa acompañado de los tenientes Jaime Ojeda Torres y Fernando Polanco Gallardo, que nosotros identificamos en un proceso por secuestro y tortura de menores, los testimonios están”, sostuvo Monroy.

Asimismo, indicó que los 50 años de silencio sobre sus testimonios han impedido que la justicia actúe más rápidamente.

“No se puede negar”



La abogada querellante contra Juan Emilio Cheyre, Adriana Rojas, destacó que hace un par de semanas fue la Corte de Apelaciones de La Serena que confirmó el procesamiento de Juan Emilio Cheyre, lo que calificó como “un hito tremendamente importante”, no solo para las víctimas directas de los casos de tortura que ocurrieron el año 1973 en el regimiento de La Serena, sino que también para toda la comunidad de la región, porque “a casi 50 años, recién ahora es posible encontrar algunos atisbos de justicia y en eso, al menos, el ministro Hormazábal (Vicente), quien ha hecho la investigación respectiva, ha avanzado en poder identificar quienes han sido los autores de estos delitos”.

Rojas recalcó que todas las víctimas que han sido parte del auto de procesamiento recibieron torturas tanto físicas como psíquicas, “eventos que no pueden negarse, por tanto, estamos aquí para reafirmar esta decisión de la Corte de Apelaciones y seguir luchando por justicia, buscando a todos los que sean responsables de estos terribles crímenes ocurridos a casi 50 años de la dictadura militar”, precisó Adriana Rojas.

“No queremos verdad a medias”



Por su parte, Ana Merino, ligada a organizaciones de familiares de detenidos desaparecidos, considera que se ha avanzado poco en casos de violaciones a los derechos humanos en la zona, “porque no ha habido voluntad de los tribunales de justicia de investigar las violaciones sistemáticas de los derechos humanos. Estamos frente al corazón de la justicia, esperando que Juan Emilio Cheyre vaya a la cárcel. No puede quedar ningún caso impune, los criminales no pueden caminar por las calles libremente. Esta herida está abierta y no va a cicatrizar mientras no haya justicia en nuestro país y no se sepa la verdad. No queremos verdad a medias, que nos digan que lanzaron al mar a ciertas personas o que otras fueron quemadas en Colonia Dignidad. Queremos nombres y apellidos de nuestras víctimas, basta ya de tanta impunidad. Juan Emilio Chayre sabe perfectamente lo que cometió, porque él trabajó con los organismos de inteligencia y le entregaba toda la información a Ariosto Lapostol (comandante del Regimiento de La Serena en 1973),pero se ha burlado cuando dice un ‘nunca más’ y él ha estado involucrado en violaciones a los derechos humanos”, cerró Ana Merino.

Por su parte, Nathalie Castillo, militante del Partido Comunista que apoyó la manifestación, hizo referencia a las declaraciones del abogado de Juan Emilio Cheyre, Jorge Bofill, las que calificó como lamentables, “lo que no fue bien tomado por las organizaciones y agrupaciones de familiares y víctimas de la tortura, por las que Cheyre ya ha sido procesado y declarado también como culpable de estos actos de lesa humanidad. Sin embargo,creemos que ese tipo de defensas hoy día no vienen a entregar ningún tipo de reparación ni entregar la dignidad que las familias y las agrupaciones han exigido por 50 años”, señaló.

Finalmente, precisaron que insistirían en la búsqueda de justicia para todas las víctimas.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X