Crédito fotografía: 
El Día
Receptor judicial llegó con carabineros de Fuerzas Especiales al edificio y locatarios se opusieron a la medida argumentando que los locales en los que se estaba actuando no estaban afectos a medidas judiciales. Buscarán reiniciar conversaciones con empresa para buscar una solución.

Con una nueva orden de desalojo llegó ayer el receptor judicial Arturo Herrera hasta el Mercado Municipal de Coquimbo en contra de dos negocios del lugar. Y aunque concurrió con Carabineros de Fuerzas Especiales, los locatarios se negaron a salir del recinto al cual le cortaron los candados y cadenas.

En el recinto se vivió una situación bastante tensa antes de las 9 de la mañana, luego que fueron retirados los muebles y sacados a la calle del local N° 19, el cual no tendría ningún tipo de acción judicial, según señalaron los locatarios, que se manifestaron airados por lo que estaba ocurriendo, especialmente porque días atrás habían señalado que se encontraban en conversaciones con la “Empresa Constructora Inversiones Mercado” para poder salir del lugar y reubicarse en otro sector.

Conversaciones

Al ser consultado Patricio Basaure, presidente del Sindicato de Locatarios del Mercado, dijo que se sintieron sorprendidos por la situación durante las primeras horas de la mañana y referente a las conversaciones con la constructora señaló que “estábamos en conversaciones, pero como le dije en una oportunidad anterior que no confiábamos en la empresa constructora, que teníamos que conversar con la empresa de Jorge Rubio (actual propietario del mercado) no con la que va a construir el proyecto y la prueba está a la vista”.

Plantea que una vez que salió la información en diario El Día, la semana pasada, de que estaban en conversaciones con la constructora, “llegó personal de Jorge Rubio y  de la constructora y pretendieron cortarnos el agua desde la matriz, afortunadamente estábamos acá, pudimos darnos cuenta y pudimos detener a tiempo esa situación. Entonces, eso indica que esta empresa no pretende nada, solamente  desalojarnos, las conversaciones son solamente palabras y eso ha quedado de manifiesto ahora".

"Ellos nos manifestaron que no pretendían desalojar hasta marzo y llegan hoy (ayer) 11 de febrero antes de las 8 de la mañana, con un receptor judicial que está de vacaciones, con Carabineros, rompen candados, desalojan un local que no tiene orden de desalojo como es el local 19, pero ellos se atrevieron a sacar todas las cosas, pero con los planos les demostramos a Carabineros que no correspondía el desalojo. Nos llama la atención que el receptor judicial esté actuando de esta manera”, precisó el dirigente.

Sin interés de quedarse

Basaure aclaró que ellos no tienen ningún interés de quedarse en el mercado y que las cosas han llegado a una situación límite. “Nos han engañado, las autoridades comunales y regionales no hacen nada por defender el patrimonio y lo estamos haciendo nosotros, pero esto tiene un límite y creo que ya no da para más. No tenemos ningún interés en quedarnos acá, queremos un poco más de tiempo para poder irnos, para guardar nuestras cosas y que no las tiren a la calle como ha ocurrido acá, es lamentable lo que está ocurriendo, pero es así”, aseveró.

En busca de solución

El concejal de Coquimbo, Guido Hernández, quien ha estado apoyando en todo este proceso a los locatarios, se mostró extrañado por lo ocurrido, indicando que se había mantenido una conversación fructífera con la empresa constructora, “porque ellos entendieron que aquí había niños y mujeres que se han visto afectados y la idea era avanzar en un proyecto alternativo, que gracias al apoyo de SERVIU y del gobernador avanza bien. Lamentablemente, la parte que no es de la constructora sino que del señor Rubio (Jorge, propietario del mercado), llega nuevamente con Carabineros a realizar un desalojo".

"Es la persona con la que no hemos tenido conversaciones, sino que con la constructora, pero al parecer ellos están muy mal comunicados y no están respetando algo que conversamos con los mismos locatarios, los que están molestos. Esperamos reunirnos con la empresa, porque esto debe ser un malentendido, porque al final del día ellos mismos fueron los que desistieron del desalojo y yo veo que esto es más una medida de presión que están ejerciendo”, agregó.

La autoridad comunal mencionó la esperanza de que lo ocurrido no quiebre las conversaciones, precisando que “si nosotros quisiéramos mantener esto a la fuerza, a costa de la salud emocional de los locatarios, de los trabajadores, lo podríamos hacer, pero creemos que no es el camino correcto y lo que pedimos es que todas las partes pongan un esfuerzo adicional, que flexibilicen sus posiciones, porque aquí hay familias y niños dentro”.

Trabajador de la empresa

Juan Carlos Pavez, quien dijo trabajar para la empresa Inversiones Mercado, quien lo autorizaba para hacerse cargo de los locales desalojados,  al ser consultado por su presencia en el lugar, sostuvo que “estamos haciendo una diligencia judicial decretada por el Tercer Juzgado de Letras de Coquimbo. Está autorizado a desalojar y descerrajar un par de personas que tienen la orden en este momento. Se suspendió el lanzamiento por un acuerdo con el concejal Guido Hernández que le quiere hacer una propuesta a la empresa”. 

Buena disposición 

Sobre la disposición que Inversiones mercado tendría para dialogar, el personero dijo que “siempre, la humanidad enseña eso, que todos  debemos dialogar, si a nadie le gusta esto (el desalojo), usted cree que a mí me gusta estar aquí escuchando insultos, golpes y todo lo demás, a nadie le gusta eso. Siempre la gente se entiende conversando, por eso nos crean con una lengua, con una voz y con un cerebro para pensar. Aquí las cosas están claras, las órdenes están, los juicios están, está todo en regla, no hay ninguna cosa que se esté haciendo sin regla”.

Sobre las eventuales reuniones sostenidas con la empresa que busca tomar posesión del recinto para materializar allí un moderno proyecto, Juan Carlos Pavez, aseveró que “se reunieron con el sindicato del mercado, hay grabaciones de esas conversaciones, las que duraron más de una hora, donde se les propuso formalmente dos millones y medio de pesos a cada locatario y se les condonaban deudas de diez millones de pesos en arriendo, agua que se debe en más de un millón; luz que se debe en más de un millón de pesos a la fecha y otras deudas más que se han generado por este tema, pero ellos (los locatarios) nunca dieron una respuesta, si hubiesen dado una respuesta, no estaríamos aquí".

"Es bueno que la ciudadanía de Coquimbo conozca la verdad, conoce un solo lado nada más. Hay mucha información que desconocen,  hay mucha gente que no tiene idea cómo esto se ha dado, a la fecha se conoce una sola parte, los invito a conocer la otra”, subrayó el trabajador de Inversiones Mercado.

Por ahora, se espera un nuevo encuentro entre locatarios y la constructora y un eventual acuerdo.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital