• El Relleno Sanitario El Panul es administrado por Inversiones El Panul Limitada.
  • “No Más Relleno” junto al concejal de Coquimbo, Guido Hernández.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona / Camila Estay
Afirmaron que su funcionamiento ocasiona malos olores, además, de plagas de moscas, otros insectos, aves y roedores. Los efectos en la calidad de vida y al medio ambiente ya se extenderían hasta Sindempart. Recinto que recibe alrededor del 65% de la basura producida en la Región de Coquimbo, ya fue condenado por la SMA a pagar una serie de multas.

Hasta las oficinas de Diario El Día llegaron los integrantes del movimiento “No Más Relleno” junto al concejal de Coquimbo, Guido Hernández, para exhibir su molestia por el depósito sanitario ubicado en El Panul. 

En concreto, exigen que se especifiquen plazos para su cierre y que por mientras el acopio cumpla con la Ley 19.300 o sobre Bases Generales del Medio Ambiente. 

“Venimos a manifestar nuestro sentir como comunidad. Hemos estado luchando hace ya bastante tiempo por el tema del relleno sanitario y por incumplimientos que son graves y gravísimos, a juicio de nosotros en un comienzo y que ahora se han visto sustentados tanto por la Seremía de Salud como por la Superintendencia de Medio Ambiente”, declaró la representante de la agrupación que une a los vecinos de distintos sectores aledaños al lugar de acopio de desechos, Rocío Carvajal. 

En este sentido, afirmó que estos incumplimientos afectan no solo a los habitantes adyacentes, como a ella que vive a 1,5 kilómetros, sino que se ha transformado en una problemática que perjudica la calidad de vida y el medio ambiente de otras partes como Sindempart. 

SMA multó en octubre al recinto

Punto en el que hace hincapié la dirigente y como respaldo citó la resolución de la SMA caratulada como “Procedimiento Administrativo Sancionatorio Rol D-025-2018 seguido en contra de Inversiones Panul Limitada”. 

Documento el que con fecha 28 de octubre de 2019, se les condena a pagar varias multas por reinyectar lixiviados en el antiguo vertedero según consta en inspecciones realizadas en 2015 y 2017, además, de disponer residuos en el vertedero clausurado sin tener autorización para ello, no ejecutar las medidas asociadas a la detección de contaminación de las aguas subterráneas, no contemplar todos los contenidos incluidos en su RCA (Resolución de Calificación Ambiental) correspondientes al plan de seguimiento de calidad del aire para el rastreo en la población de generación de olores y emisiones en el área del lugar, no haber ejecutado el plan de cierre del vertedero en los términos aprobados en su calificación, no captar los lixiviados filtrados desde los taludes del relleno permitiendo su acumulación en el suelo sin impermeabilidad, recibir residuos de origen no domiciliario, no reemplazar la bomba de impulsión que presentó una fuga, no ingresar los informes de seguimiento establecidos en su permiso ambiental y por último, no responder a los requerimientos de información de la misma superintendencia. 

“Hemos estado trabajando en innumerables reuniones con todas las autoridades competentes, llámese intendenta, consejeros regionales y con la Municipalidad de Coquimbo, la que no estaba en un principio muy partidaria a apoyarnos pero que después se dio cuenta de la situación”, agregó. 

De este modo, Carvajal destacó el apoyo brindado por el representante de RN, al que posteriormente se sumaron otros concejales de diferentes sectores políticos. Escenario por el que se definen como un grupo transversal. 

Las afectaciones cotidianas

Consultada respecto de cómo les perjudica en sus rutinas diarias la existencia de El Panul, reveló que se perciben malos olores y se observan agentes que podrían ser transportadores y transmisores de patógenos. “Es tanto el nivel de moscas que hay alrededor, que tú no puedes siquiera realizar un asado u otras actividades al aire libre porque es mucha la cantidad de vectores: moscas, otros insectos, aves y roedores. De hecho, hay una plaga muy grande en Coquimbo y sobre la que no descartamos que exista una relación directa con el relleno”, dijo la integrante del movimiento.

Cabe destacar que El Panul recibe  en sus 10 hectáreas alrededor del 65% de la basura generada en la zona.   

“Hemos conversado muchas veces con su encargado (...) siempre ha existido una relación políticamente correcta con la empresa pero la verdad es que como comunidad ya estamos hastiados de los compromisos que, a esta altura, resultan irrisorios para el nivel de esta compañía...recordando que reciben cientos de millones mensuales no solo de parte de Coquimbo, ya que es el único relleno sanitario autorizado que cumple, entre comillas, con la ley en la Región de Coquimbo (...)”, complementó. 

¿Desechos industriales?

Por último, la dirigente reveló que lo que más los complica es que no solo recibirían residuos domiciliarios sino industriales. “No lo decimos solo nosotros sino que también las autoridades competentes lo avalan (...) es mucho más complejo, existe una normativa para eso, tiene que haber un manejo y resguardo de esos residuos y no existe. Hay evidencia de residuos hospitalarios, se han encontrado cadáveres, residuos industriales e ionizantes (...) no hay una segregación de parte de la empresa, lo único que hace es pesar la basura que llega y cobrar, no les importa de donde vino. Tu llegas, tu pagas y listo”, concluyó.

Las gestiones quedan en nada

Por su parte, el presidente de la Junta de Vecinos de La Herradura, Nelson Herrera, dijo que se han reunido con diferentes autoridades y hasta han realizado presentaciones frente al Concejo Comunal de la ciudad puerto pero todo queda finalmente en nada. “El alcalde (Marcelo Pereira), en un momento dado, se comprometió a integrarse a nuestro movimiento, de hacerlo ciudadano en son de protesta hacia la empresa. También, en sus palabras (dijo que), ‘se cierra el diálogo con la empresa porque se perdió la confianza’, porque no está dando cumplimiento a las normas que se están pidiendo que se regularicen”, añadió. 

¿Cierre inmediato?

En tanto, Hernández aseveró que sería muy irresponsable plantear el cierre inmediato del recinto sin una alternativa, no obstante, solicitó a la máxima autoridad regional, Lucía Pinto, que se “pusiera un esfuerzo adicional” para darles solución y plazos. 

“Entendiendo que existe un informe en donde se da cuenta de los terrenos que podían servir para una solución definitiva, la que apuntara a una tecnología que pudiera hacer una mejor reducción de residuos y que sea amigable con el medio ambiente”, adicionó

Asimismo, el concejal aseguró que sería lamentable que terminara el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera, del que se siente parte, sin entregarles a los vecinos de la capital provincial una solución definitiva. 

“Coquimbo no puede seguir siendo el basurero de la región”, afirmó. 

Conjuntamente, el integrante de Renovación Nacional reveló que requirió al alcalde Pereira que al igual como se hizo en la comuna de Til Til y apelando a las condiciones de infraestructura y cumplimiento de la Dirección de Obras Municipales (DOM), se pudiera hacer una clausura simbólica del depósito como manera de llamar la atención no solo del Gobierno Regional sino que demás comunas, porque  ellas también deben trabajar en su política de reducción de residuos. 

Intervención del Colegio Médico

Finalmente considerando la buena disposición del colegio médico local y de manera similar a lo ocurrido en la Región de Antofagasta, solicitó que pudieran “colaborar con sus equipos técnicos para determinar el real impacto que puede llegar a este recinto, con estos incumplimientos en la salud de las personas”, dijo.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital