Crédito fotografía: 
Alejandro Pizarro
Al pago de impuestos, se suman los montos por retiro de basura. En pandemia, además, la limitación de aforos, que solo se hace efectiva al interior de los locales, marca un nuevo precedente en el histórico conflicto.

La instalación de alrededor de 100 comerciantes ambulantes en la principal arteria céntrica de La Serena, la calle Gregorio Cordovez, se viene repitiendo desde hace meses a vista y paciencia de autoridades y policías. Si bien corresponde a una actividad que no está permitida en el papel, (según la Ordenanza Municipal de Comercio en la Vía Pública del 13 de enero de 1993) es una realidad, la cual afecta tanto a los habitantes que a diario circulan por el sector, como a quienes mantienen allí sus negocios de manera establecida.

A los peligros de contagios de Covid-19 por las aglomeraciones, y a la exposición a delitos como robo por sorpresa y hurtos, se suma la “competencia desleal” entre este tipo de negocios y los establecidos en locales comerciales céntricos, ya que estos últimos deben pagar más dinero por diferentes conceptos como arriendos, patentes e impuestos, y a la vez deben cumplir con protocolos sanitarios y aforos máximos que repercutirían negativamente en sus ventas.

Patricio Araya, presidente de la Cámara de Comercio y Turismo de La Serena, sostuvo que “esa problemática se viene repitiendo desde hace muchos años, pero ahora se ha visto agravada”, explicando que se agudizó desde octubre de 2019 “y particularmente con la pandemia”.

Sobre las principales desventajas que el comercio informal traería para el comercio establecido, Araya indicó que los perjudica de “diferentes formas”, las que resumió en tres puntos principales.

“Primero en que dada la pandemia es preocupante que no se produzca el distanciamiento social en el centro. Mucha gente no va al centro producto de esa situación, por el problema de salud que se genera en el sector y eso nos preocupa”, manifestó Araya, añadiendo que otra de sus preocupaciones tiene que ver con la seguridad. “Este tipo de aglomeraciones llama a la delincuencia”.

Se agudiza competencia desleal



Como tercer punto Patricio Araya sostuvo que se profundizarían las diferencias de las condiciones económicas y de financiamiento, ya que “ellos no pagan impuestos, no se sabe la procedencia de la mercadería, tampoco pagan ningún tipo de sueldo ni imposiciones, no son sujeto a fiscalizaciones (sanitarias), lo cual va a en desmedro de nosotros que sí las tenemos”, aseguró Araya, recordando que “producto de la pandemia nosotros tenemos un aforo limitado, de 10 metros cuadrados por cada cliente”, a diferencia de los ambulantes, puesto que “ellos tienen el aforo ilimitado, por decirlo así”.

“Muchas veces ellos se instalan frente a un local establecido que vende lo mismo y obviamente la persona que está esperando en la fila, que lleva un par de minutos, 10 o 15 minutos para poder entrar dado el aforo prefieren comprar en el comercio ilegal que está afuera porque el tiempo del cliente es limitado. Entonces eso también nos produce una competencia desleal y estamos preocupados porque hemos sido uno de los gremios más golpeados desde el estallido social en adelante”, sostuvo el presidente de la Cámara de Comercio y Turismo de La Serena.

Problema con la basura



Otro de los temas que planteó Araya tiene que ver con el retiro de basura, debido principalmente a las multas a las que se expondrían los locatarios cuando sus residuos son mayores a lo permitido.

“Hemos tenido grandes problemas con la suciedad que dejan ahí, porque ellos se retiran y dejan todo” indicó el presidente del gremio, explicando que “a los comerciantes establecidos nos cobran por el retiro de la basura y nos multan por dejar más basura”.

Araya sostuvo que los vendedores ilegales no pagan por este concepto “lo hacen de forma gratuita y dejan donde estimen conveniente”, añadiendo que le parece imprudente el cobro a los comerciantes establecidos. “Hemos tenido que estar pagando multas por la sobre producción, lo que se viene arrastrando desde 2018. A veces no somos nosotros los que dejamos la basura, sino que la dejan otros usuarios y los mismos comerciantes informales, frente al local establecido y posteriormente eso se toma como si fuera de éste”. Por lo mismo llamó a las autoridades a reconsiderar este cobro.

Buscando una solución 



Con respecto a encontrar una solución que favorezca al comercio establecido, Araya indicó que “hemos conversado con diferentes autoridades desde que partió esta situación, incluso ahora con la última cuarentena estábamos muy contentos porque en los primeros días se logró controlar el acceso del ambulante al centro de la ciudad, pero eso duró con suerte una semana y media y posteriormente se lo fueron tomando de a poco, hicieron protestas y finalmente las autoridades cedieron”. 

 

Leer también: El día a día de la “feria” de calle Cordovez en momentos críticos de la pandemia

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X