• El tradicional mercado, que vivió un renacer luego del terremoto del 2015, corre peligro de dejar de existir. Y sus locatarios son los más inquietos.
  • “Hay un gran costo histórico y cultural, que también puede resultar un perjuicio para la comuna, lo que sería un desmedro con respecto a otras ciudades”. Patricio Basaure, locatario
  • “Ojalá que la Municipalidad nos pueda dar otro lugar específico o donde podamos arrendar, para que no quedemos en el aire”. Darwin Arqueros, locatario
Crédito fotografía: 
Foto: Lautaro Carmona
Según argumentaron, el privado responsable de este recinto pretende concretar un nuevo proyecto en este emplazamiento, lo que perjudicaría a más de cien trabajadores y sus familias

La preocupación cunde entre los locatarios del Mercado de Coquimbo, ubicado en pleno centro de la ciudad  en calle Bilbao entre Varela y Melgarejo, y que es uno de los puntos más atractivos desde lo gastronómico entre las personas que trabajan en el corazón de la urbe. Y claramente, también se trata de uno de los hitos más trascendentes de la historia porteña.

El exMercado Municipal, que durante la administración de Pedro Velásquez fue traspasado a Jorge Rubio, si bien adquirió su condición de recinto privado, sigue siendo uno de los espacios que mantiene un sello popular y con una indiscutible trascendencia en materia social, pues ahí laboran cientos de personas, muchas de las cuales llevan décadas relacionadas a este lugar.

Sin embargo, la inquietud se hace patente entre los locatarios, ya que el dueño les informó, tras una serie de rumores que surgieron en el entorno, que debían abandonar el recinto a más tardar a fines de agosto, con un propósito aún no clarificado, aunque se habla de la posibilidad de que se instalen estacionamientos y oficinas.

16 locatarios conforman el mercado en la actualidad

Existe incertidumbre entre algunos de los locatarios, que representan el sentir de personas que sienten que pueden perder su fuente de trabajo e ingresos.

Patricio Basaure, que desde hace 10 años tiene su restaurant en el Mercado, afirmó que hace “cerca de seis meses que ya veníamos escuchando rumores. Y curiosamente, llegó un equipo de topógrafos a realizar mediciones dentro y fuera del mercado. Sin darnos detalles, nos dijeron que estuviésemos tranquilos porque esto se demoraba”, les argumentaron.

Aseguró que terminó la temporada estival y que a comienzos de marzo llegó Jorge Rubio, representante de Inversiones Mercado, a señalarles que efectivamente debían salir del recinto. “A algunos de nosotros nos han llegado demandas de abandono del local o notificaciones de asesorías jurídicas donde se debe dinero, lo que tampoco corresponde”, comentó.

En total, son 16 locatarios, que trabajan directamente con cerca de 120 personas. Y si se suman los proveedores, calculan que son casi 500 los individuos involucrados. “Además, hay un gran costo histórico y cultural, que también puede resultar un perjuicio para la comuna, lo que sería un desmedro con respecto a otras ciudades”, argumentó.

A eso, se añade el perjuicio que significaron los trabajos que se vienen realizando en el centro de Coquimbo, lo que influyó también en la ventas y en no poder cumplir con algunos compromisos por parte de los locatarios, que piden una prórroga o que se reconsidere la posibilidad de terminar con este tradicional centro gastronómico de la comuna puerto.

Bajo este incierto panorama para más de 100 familias porteñas, esperan que el alcalde de Coquimbo, Marcelo Pereira, actúe como un mediador y así buscar soluciones. “Es cierto, muchos de los locatarios están consignados para sumarse al Mercado del Mar, pero queda aún mucho tiempo para que lo finalicen. Por eso, no queremos enfrentarnos a un problema de cesantía, que se puede venir en el corto plazo”, subrayó.

 

Los años de historia

Darwin Arqueros también es locatario del Mercado y es hijo de una antigua locataria, por lo que sabe del arraigo que tiene este recinto. “Más allá de la situación de la futura Recova Marina o de eventuales deudas, ojalá que se pueda solucionar el problema de fondo. Como decía Patricio (Basaure), el pasado invierno subsistimos gracias a la clientela habitual y en enero recién volvió algo de normalidad, y ahí recién logramos juntar algo de recursos en el verano. Y en marzo, nos piden que nos vayamos”, subrayó.

Arqueros admite que sólo piden un tiempo prudente para que los locatarios puedan salir del lugar. “Si esto se encuentra vendido, ya no hay nada que hacer. Ojalá que la Municipalidad nos pueda dar otro lugar específico o donde podamos arrendar, para que no quedemos en el aire”.

Este locatario espera que pueda negociarse la posibilidad de que se les pueda extender, al menos  hasta marzo del próximo año la permanencia en las actuales dependencias del exMercado Municipal. 3801i

LA RESPUESTA DEL MUNICIPIO 

Jorge Garrido, jefe del Departamento de Fomento Productivo del Municipio de Coquimbo, en diálogo con diario El Día, señaló que “nosotros manejamos todos los temas de economía comunal, y estos locatarios llevan muchos años en este sitio. Y para ello, hemos tenido conversaciones para adelantar el proceso. El alcalde nos ha instruido para ayudar a estas personas, por medio de diversos caminos”, subrayó.

Uno de ellos es por medio de fondos públicos, a través de Fosis, Sercotec o Corfo, postulando en forma individual para instalarse en otro sector, y así poder mejorar el modelo de negocios, según las ventas y el tipo de local.

“Otra posibilidad es potenciar es un espacio que quede en comodato, generando una ruta gastronómica. Y la otra es mediar para poder dilatar los procesos de desalojo en ese sector. Por esto, nos hemos adelantado a un problema y nos vamos a juntar con el alcalde el lunes 1 de abril a las 16:00 horas con representantes de los locatarios”, concluyó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital