Crédito fotografía: 
El Día
La presión mediática y el trabajo de asesoría del municipio produjo que no se materializara la expulsión de los comerciantes del Mercado Municipal de Coquimbo. Presentaron oposición jurídica, ya que solicitaron aplazar la medida, argumentando los efectos adversos que produciría en los locatarios.

Llegó el día en que parte de los locatarios del Mercado Municipal de Coquimbo serían desalojados del inmueble. Precisamente eran tres de ellos los que debían retirar sus pertenencias y traspasar sus locales a Inversiones Mercado, empresa dueña del recinto, pero la medida no se materializó.

Desde la interna del municipio y los mismos comerciantes indican que la presión mediática ejercida por la comunidad habría sido un factor para que el dueño del inmueble, Jorge Rubio, no efectuara la expulsión.

Uno de estos casos es el de René Arqueros. Junto a su familia acumula cerca de 40 años al servicio de la comunidad, tanto en la venta de productos típicos de la zona como con su restorán “Nilfa”, en honor a su madre.

“Esto ya no es un tema solo de nosotros, es de la ciudadanía. La gente de Coquimbo se está levantando y tenemos apoyos de varias personas. Despierto todos los días a las 02.00 horas, puedo dormir sólo un poco, hay preocupación constante, pero gracias a Dios tenemos el apoyo de las autoridades y esperemos que se llegue a un acuerdo que sea conveniente para el dueño y para nosotros. Si no se logra recuperar el Mercado, esperemos que sea un precedente para que los coquimbanos digamos que no venderemos ningún lugar más”, confesó.

El mismo presidente de los locatarios, Patricio Basaure, considera que la medida podría dejar a varias familias en la calle.

“No es cosa de llegar y lanzar a la calle a las personas. Hay un drama social entre medio y una serie de cuestionamientos que se producen por ser un alzamiento. Si ocurre eso, la calle quedaría cortada y el tránsito se paralizaría. Mientras los tribunales no digan lo contrario, esto no va a ocurrir”, dijo.

Medidas judiciales

En rigor, serían cerca de 12 familias las involucradas, quienes se hubieran visto afectadas si la decisión se materializaba, dejándolas sin un sustento diario.

En concreto, los locatarios continúan realizando sus labores habituales, ya que además de la presión iniciada a comienzos de semana, los asesores jurídicos del municipio de Coquimbo optaron por ayudar legalmente a varios locatarios, argumentando el drama social que significaría la medida.

“Hay causas en la que no existe sentencia, en otras se presentaron recursos ante la Corte de Apelaciones y distintos tribunales para evitar el desalojo de los locatarios. Presentamos petición de aplazamiento de ese alzamiento con informe social elaborado por funcionarios de la municipalidad”, comentó el abogado del municipio, Claudio García.

Desde el municipio creen que el dueño del recinto no habría solicitado la fuerza policial, a la espera de lo que digan los demandados, mientras los tribunales de justicia esperan esos encuentros para solicitar el apoyo de Carabineros si es que lo amerita.

“A pesar de que existe una orden de desalojo, la presión de la ciudadanía es tan fuerte e intensa que va a hacer entender a la empresa que existe un cuestionamiento ético respecto de la forma en la que se llevó adelante el proceso. Esto los obliga y los emplazo a sentarse en la mesa con quienes estamos en la pelea, llegar a un acuerdo rápidamente, independiente de las investigaciones sobre posible irregularidades en la venta”, sostuvo el concejal Guido Hernández, autoridad que ha estado apoyando a los locatarios.

La tarea del municipio, ahora, es lograr un acuerdo con Inversiones Mercado y estipular que se logre aplazar la medida para que en el tiempo indicado se pueda reubicar a los comerciantes y que el Consejo de Monumentos Nacionales decrete al edificio como un inmueble patrimonial.

“La idea es llegar a una negociación con el dueño, tanto para que se aplace el desalojo o que el municipio readquiera el recinto con platas del Gobierno Regional y platas municipales”, sostuvo Basaure.

Apoyo popular

Desde el lunes, diferentes personalidades de Coquimbo y la ciudadanía en general entregaron su respaldo para que los locatarios no fueran despojados desde sus tiendas. Cerca de 4 mil firmas han reunido los comerciantes en señal de apoyo a la causa, quienes no quieren ver cómo el Mercado Municipal desaparece.

Ese mismo apoyo se ha dejado notar en personajes públicos. Las autoridades comunales, encabezadas por el alcalde Marcelo Pereira, mostraron su colaboración para evitar la medida y recuperar el recinto que data de inicios del siglo XX.

Por su parte, el plantel de Coquimbo Unido, encabezado por su capitán Matías Cano, entregó su apoyo en forma pública, en compañía de los futbolistas Sebastián Galani y Nicolás Berardo. En la instancia, el arquero argentino firmó la petición para que el recinto volviese a manos del municipio, comprometiéndose a mostrar alguna consigna referente a la lucha durante el partido entre los piratas y la U. de Concepción.

Respecto a esto, el municipio habilitó el mismo cuaderno de firmas en el Estadio Francisco Sánchez Rumoroso, para que más habitantes de la ciudad firmasen la petición.

Para hoy sábado, la barra Al Hueso Pirata realizará un banderazo como apoyo a los locatarios y el tradicional grupo musical Los Viking’s 5 visitará las instalaciones la próxima semana para animar a la comunidad a defender el recinto porteño. A su vez, los locatarios en conjunto con autoridades comunales idean otras actividades alusivas.

Aludidos por Velásquez

Este miércoles, el exalcalde de Coquimbo, Pedro Velásquez, respondió a través de un video las acusaciones del jefe comunal Marcelo Pereira y del concejo municipal respecto a la venta del inmueble ubicado en calle Melgarejo.

Uno de los puntos de su defensa fue que “yo les puedo decir de frente que efectivamente soy el responsable, pero no solo, aquí hubo un concejo que aprobó venderlo, como lo fue el alcalde Óscar Pereira, el actual concejal Juan Alcayaga y también pueden preguntar al exconcejal José Montoya”, decía en el video.

Mientras el actual concejal Alcayaga estuvo inubicable mediante vía telefónica, José Montoya (quien trabaja al interior del municipio integrando el Comité de Agua Negra en la oficina de Relaciones Internacionales) prefirió no realizar declaraciones, aduciendo falta de antecedentes del tema, ya que el hecho ocurrió hace algunos años.

Por lo pronto, los locatarios continuarán realizando sus actividades en el Mercado Municipal, a la espera de lo que resulten las posibles negociaciones que tengan autoridades comunales con el empresario Jorge Rubio. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X