Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Iniciaron conversaciones con la constructora que postula un nuevo proyecto en el lugar, con la que habría un preacuerdo y se trasladarían a calle Varela frente al terminal de buses en un terreno que será acondicionado y pagarán arriendo.

Un completo vuelco ha dado el conflicto que mantienen los locatarios del Mercado Municipal de Coquimbo con los propietarios del recinto, luego que los ánimos se han calmado y existiría un preacuerdo con la empresa constructora Inversiones Mercado que pretende instalar un nuevo proyecto en el lugar y su traslado podría materializarse a fines del mes de abril, en primera instancia.

De acuerdo a lo sostenido por el tesorero del sindicato de locatarios y por el concejal Guido Hernández, que los ha estado apoyando en las gestiones, se han sentado a conversar con los representantes de la constructora y se afinan los detalles para propiciar el traslado de los comerciantes al sector de calle Varela, frente al terminal de buses.

Los acercamientos comenzaron a producirse luego que los propietarios del recinto quieren evitar más conflictos y los locatarios también han mostrado cierto agotamiento y estrés por todo lo que les ha tocado vivir, especialmente el último año, cuando el caso además se ha judicializado.

Intento de desalojo

El concejal Guido Hernández narró que después del último intento de desalojo que sufrieron los locatarios en el mes de enero, que dijo se tornó algo violento, puesto que llegaron civiles con chalecos reflectantes y palos, por lo que posteriormente debió intervenir Carabineros, lo que provocó una situación complicadísima, puesto que había niños en el lugar, hecho que los motivó a hacer una reflexión  junto a los comerciantes y sus familias, lo que los llevó a tomar la decisión de no perseverar en la continuidad en el lugar, por sobre la seguridad física y emocional de todas las personas.

“Tuvimos una reunión con la empresa constructora y llegamos a un preacuerdo, ellos entendiendo que esta situación estaba creando problemas en la comunidad y que hay que flexibilizar los tiempos, porque ellos conocen de esta alternativa de poder trasladar a la gente. Nosotros fuimos transparentes y les dijimos que a pesar de salir del mercado íbamos a seguir buscando todos los métodos para evitar que demuelan ese edificio. Lo vamos a hacer hasta el final, estemos dentro o fuera del mercado”, dijo Hernández.

Solicitud al Serviu

Posteriormente los locatarios han realizado una serie de diligencias y gestiones, como solicitar un terreno al Servicio de vivienda y Urbanismo, SERVIU, ubicado en calle Varela, para poder trasladarse a ese recinto.

Tras reunirse con personeros del SERVIU, donde hubo buena disposición y se acordó pasarlo en arriendo y el municipio a habilitar el lugar.

“Cada de uno de ellos (locatarios) va a tener un módulo, entendiendo que el terreno va a ser en arriendo, pero esperamos que se convierta en el mercado, para que Coquimbo no pierda un recinto como este”, afirma el concejal Guido Hernández.

Una vez que se firme el contrato de arriendo comenzarán la construcción de sus locales o módulos para comenzar a laborar los más de cien trabajadores que funcionan en el actual mercado, aunque los dueños de locales no son más de 15.

Son tres entidades las que están comprometidas en el traslado de los locatarios del Mercado Municipal de Coquimbo hacia otro recinto: El SERVIU, que facilitará el terreno en arriendo; el municipio, que habilitará el espacio y los locatarios, que instalarán sus nuevos locales, para lo cual accederán a un crédito blando con BancoEstado.

Por qué deciden salir del mercado

¿Cuál es el motivo que lleva a los locatarios del mercado a salir del lugar, cuando una de sus posturas era permanecer en ese recinto?

Esto lo explica el tesorero del Sindicato de Locatarios del Mercado, Darwin Arqueros, quien señala que con todo lo que ha ocurrido se vieron muy expuestos ellos, sus familias y la gente que trabaja en el recinto.

“Hay familias que llevan 60 ó 70 años dentro del mercado, pero en los últimos acontecimientos con los intentos de desalojo tuvimos que encadenarnos prácticamente, con niños, mujeres, trabajadores, mientras carabineros estaba afuera tratando de entrar con otros civiles y eso nos desgastó. Nos estábamos exponiendo mucho y carabineros en un momento estuvo a punto de tirar lacrimógenas hacia adentro y al final intervino el gobernador y se llegó a un buen término. Después de eso entendimos que ya no era una lucha nuestra, era una lucha de papeles (legal). Por eso decidimos flexibilizar nuestra posición con respecto a la salida del mercado. En estos momentos hemos llegado a conversaciones con la empresa constructora, aún estamos en negociaciones, pero también están flexibles para poder salir como corresponde. Pretendemos en un momentos sacar todas nuestras cosas y entregarles las llaves como debe ser”, afirma Darwin Arqueros.

El locatario explica que en todo este proceso ellos han tenido una carga y una presión emocional enorme, la que es muy difícil de sobrellevar, especialmente con los intentos de desalojo a la fuerza, con los cortes de agua y de electricidad que han debido enfrentar, donde en muchas oportunidades son las familias las que más afectadas se han visto, las que se han resentido y finalmente terminará resolviéndose por la vía legal, cuando ellos pretenden salir del lugar de la manera más digna posible, especialmente porque ese recinto ha sido prácticamente su hogar. Allí, muchos han crecido y han hecho vida en familia en torno a ese histórico recinto.

“Desde el mes de julio del año pasado empezó con fuerza esta presión sobre nosotros, donde se ha visto afectada nuestra estabilidad emocional y familiar. No dormíamos prácticamente. Teníamos que hacer turno, dormir dentro del mercado, porque Carabineros o la empresa dueña quería sacarnos. Mandaban gente a sacar las cañerías del agua, mandaban a cortar la luz, lo que se hacía de mala manera, pero después entendieron de que tampoco era la forma. Por esa estabilidad emocional, por nuestras familias, de nuestros trabajadores, decidimos que había que asimilar que ya el mercado lo habíamos perdido de cierta manera y había que buscar una salida mediante el diálogo, lo que estamos teniendo en estos momentos con la empresa constructora y estamos a meses de lograr algo positivo, se nos está allanando el camino para tener nuestros negocios, porque lo único que queremos es trabajar, somos gente de trabajo”, explica Arqueros.

El Capitán Denis

Ramón Herrera, más conocido por su local “El Capitán Denis”, es uno de los comerciantes históricos de Coquimbo y ha estado apoyando desde hace muchos años a los locatarios del Mercado Municipal.

Por eso se muestra optimista de que las negociaciones llegarán a buen puerto y habrá una salida armónica y amigable, con lo que resurgirá un nuevo mercado para Coquimbo.

Dice que han estado preocupados de lo que ha sucedido y apoyando.“Debido a esto seguimos la lucha. Yo que soy uno de los más antiguos de Coquimbo y nosotros tenemos que cuidar lo que es nuestro. Coquimbo va a tener su mercado, gracias a quienes están ayudando como Guido Hernández, la empresa que ya se flexibilizó para conversar y recurrimos a ustedes para que el pueblo sepa la realidad de lo que se está haciendo, porque hay muchas cosas que no se saben. Tenemos más de 17 mil firmas del pueblo de Coquimbo para que no se demuela el mercado, pero a la larga la historia es diferente, porque los papeles se firmaron mucho antes”, señala Ramón Herrera, el Capitán Denis.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X