• En la cafetería italiana Da Carol, alcanzó a realizarse el lanzamiento por parte del receptor judicial Arturo Herrera, sin embargo, la comunidad y los locatarios evitaron otros cuatro desalojos.
    En la cafetería italiana Da Carol, alcanzó a realizarse el lanzamiento por parte del receptor judicial Arturo Herrera, sin embargo, la comunidad y los locatarios evitaron otros cuatro desalojos.
  • Los comerciantes del Mercado Municipal de Coquimbo, junto a otros gremios y coquimbanos, bloquearon calle Varela en ambos sentidos en protesta por los desalojos.
    Los comerciantes del Mercado Municipal de Coquimbo, junto a otros gremios y coquimbanos, bloquearon calle Varela en ambos sentidos en protesta por los desalojos.
Crédito fotografía: 
El Día
Receptor judicial alcanzó a retirar todos los implementos y productos de uno de los locales de cuatro que tenían orden de desalojo, pero los comerciantes, con apoyo de la gente, evitaron que fueran sacados los muebles a la calle del resto de los afectados. El propietario del local que pretende expulsarlos del lugar llegó cerca de 6 de la mañana, descerrajó puertas, sacó medidor del agua y cortó electricidad.

Tensos momentos fueron los que vivieron entre los locatarios del Mercado Municipal de Coquimbo, luego que un receptor judicial, Arturo Herrera, llegara  a desalojar cinco locales comerciales del recinto, tras un pleito legal que tienen con el propietario del edificio, Jorge Rubio.

Pero los problemas de los comerciantes del mercado no comenzaron con ese mandato judicial de desalojo que traía el receptor judicial, sino que horas antes, cuando el propietario del reciento, cuya venta ha sido duramente cuestionada, habría llegado con un grupo de personas cerca de las seis de la mañana, habría procedido a sacar el medidor del agua, dejándolos sin suministro y  sacando los arranques de electricidad desde los medidores de luz.

osteriormente habría puesto cadenas y candados propios en los accesos del edificio, dejando sin ninguna posibilidad de que los locatarios accedieran a sus locales, según narran los propios comerciantes.

Algunos de ellos habrían alcanzado a llegar mientras el propietario se encontraba en el lugar, pero éste no cesó en su accionar, lo que habría tensionado la situación y fue alejado del sector.

Finalmente, el receptor judicial alcanzó a desalojar a un locatario cuyo negocio se encuentra por calle Melgarejo, pero para los cuatro restantes se opusieron tenazmente e incluso retornaron a su local al desalojado.

Dado lo ocurrido, los comerciantes tomaron la determinación de quedarse durante toda la noche a cuidar el recinto para los días que vienen, con el objeto de evitar que Jorge Rubio pueda tomar nuevamente una medida arbitraria e incluso señalaron que temían hasta que el recinto fuera incendiado para poder sacarlos de ahí.

El presidente del sindicato de locatarios, Patricio Basaure, dijo que había sido una mala sorpresa lo ocurrido. 

“Fue una mala sorpresa, llegando a las cinco y media de la mañana Jorge Rubio con un séquito de unas 30 personas, rompió candados, se mete al mercado cortando agua, luz, dejando una serie de deterioros y sacando el techo en algunos casos. Afortunadamente algunos vecinos y los guardias nos avisaron y logramos detener lo que pretendía hacer Jorge Rubio. Lamentablemente a eso de las nueve de la mañana vino u n receptor judicial con 5 órdenes de lanzamiento, una de la cual no corresponde, porque está suspendida y logró lanzar a una persona a la calle junto con Carabineros, las otras cuatro nos opusimos apoyados por la comunidad y distintos gremios como los pescadores”, señaló el dirigente.

Agregó que estaban muy inquietos, porque “hemos sufrido dos atentados ya por parte de Inversiones Mercado, pero vamos a hacer guardia, porque tenemos temor que hasta puedan incendiar este mercado que es de la comunidad de Coquimbo”, indicó.

Barricadas

Los comerciantes, apoyados por otras personas, que los apoyaron para evitar el desalojo, a modo de protesta por lo que calificaron de una prepotencia de parte del empresario que les cortó el agua y la luz y cerró el mercado, pusieron barricadas y cortaron la circulación del tránsito por las dos vías de calle Varela.

Conscientes de la situación

Los 17 locatarios del Mercado Municipal dijeron estar conscientes de la situación legal que estaban enfrentando y que no desoirán a los tribunales, pero indicaron que hubo un acto de prepotencia de parte de Jorge Rubio, quien aprovechándose de las circunstancias que se están viviendo ha querido imponer normas  bajo su criterio personal. “Si acá pasa un atentado o un incendio del edificio, aprovechándose de la situación que se está viviendo, él será el responsable”,  indicaron.

Apoyo de la autoridad

El alcalde de Coquimbo, Marcelo Pereira, quien concurrió a reunirse y a solidarizar con los pequeños comerciantes indicó que desde un principio los han estado apoyando y que agotarán todos los medios para encontrar una solución pacífica y llamó al empresario Jorge Rubio a sentarse a dialogar para resolver la situación.

“Los hemos apoyado no solamente en temas jurídicos, sino que también  hemos esperado la respuesta por parte del Consejo de Defensa del Estado para que se pronuncie respecto de la venta de este recinto, saber cómo se realizó de forma tan dudosa, en una forma tan desprolija. Yo estoy acá como alcalde y ciudadano y estamos en la postura que no nos van a mover del mercado, estoy apoyando cien por ciento, desde que partió el movimiento y vamos a continuar con todas nuestras fuerzas, de tal manera que el mercado no sea destruido, hasta que el señor Jorge Rubio se siente a conversar”.

El edil dijo que habían mantenido en un comienzo conversaciones con el empresario, pero que de la noche a la mañana dejó de contestarles hasta el teléfono. “Yo lo vengo a emplazar ahora y decirle que se abra a la conversación, porque lo que hizo hoy en la mañana, comenzar a sacar los medidores de agua y de luz, no tiene nombre. Entró de una manera que no corresponde y que afecta a los locatarios en un momento de complejidad social, donde las ventas no han sido buenas y repercute en muchas familias”, señaló el edil.

Por su parte, el concejal Fernando Viveros, dijo que lo ocurrido era una muestra más del modelo que funciona en nuestro país, “donde los intereses económicos están por encima de intereses históricos, patrimoniales, laborales de la gente de Coquimbo. Hoy en una forma matonesca, con un grupo de personas llegó el empresario a cortar la luz, el agua, mostrando la prepotencia de tener el control total. Hay que recordar que este es un edificio emblemático que le fue vendido a un precio totalmente inferior y hoy se quiere demoler para un estacionamiento”, afirmó Viveros.

El también concejal, Guido Hernández,  indicó que “esta es una más de las distintas acciones de fuerza que está tratando de llevar adelante el señor Rubio con personas que ya han venido en otras oportunidades a cortar los servicios básicos sin la autorización correspondiente”. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital