Crédito fotografía: 
Cedida
Con más de siete meses paralizados han debido tomar las medidas correspondientes para la reapertura, la que se dio en el mes de noviembre y se ha visto afectada por el retroceso a Fase 2 de la Región Metropolitana y de Valparaíso.

A pesar de la pandemia que se vive por Covid-19 el Valle de Elqui sigue siendo uno de los lugares privilegiados y escogidos por las familias para poder descansar, más aún desde que la Región de Coquimbo pasó a Fase 4 del Plan Paso a Paso. Una noticia que fue vista con buenos ojos por los administradores de los hoteles del Valle de Elqui. 

Fueron siete meses en los que hoteles, cabañas y los principales puntos turísticos debieron estar cerrados, esto  por el aumento de los contagios en la región y en el país, medida que se adoptó para resguardar la salud tanto de los trabajadores como de los visitantes. Este cierre se tradujo en que el rubro turístico ha sido uno de los más golpeados por la pandemia.  

A pesar de este panorama los dueños y administradores comenzaron a trabajar y capacitarse en conjunto con las instituciones y bajo los protocolos entregados por el Ministerio de Salud en una posible reapertura, la cual comenzó durante principios del mes de noviembre. 

Ha sido un trabajo de meses. En donde han adaptado su oferta y sus servicios para convertirse en destinos turístico seguros y lograr seguir entregando un servicio de calidad, cumpliendo con las expectativas de un público que busca el relajo y la desconexión. 

Yassef Adaro, subgerente del Hotel Vertientes explicó que el trabajo se llevó a cabo, “gracias a la Corporación de Turismo de Vicuña que nos ha hecho capacitaciones. Se preparó durante estos ocho meses de pandemia o de encierro con reuniones virtuales y en terreno. Nos hemos preparado bastante bien”.

Del mismo modo Rina Erle, administradora de Casona Distante, ubicada en la comuna de Paihuano, comentó que  han sido meses con bastante incertidumbre “vamos tomando el paso a paso, nos vamos programando casi semana a semana dependiendo de lo que la autoridad dictaminen”. 

Ante esto el dueño de UMA Hotel, Alejandro Mendoza, advirtió que han tomado las medidas pertinentes de salud. “Sobre todo, la limpieza de las habitaciones es bien profundo se demora más de cuatro horas en poder limpiarse (…) es mucho más complejo de lo habitual”. 

Espacios comunes

Si bien tanto Casona Distante como UMA Hotel se caracterizan por ser hoteles boutique, en donde se reciben no más de 15 visitantes. Tuvieron que adaptar sus espacios comunes para respetar los metros requeridos de distanciamientos.  “Teníamos una gran mesa donde tomábamos desayunos todos juntos con los huéspedes que es el sentido del hotel donde tú tienes una buena habitación con un baño, pero todos los otros espacios eran comunes. Dentro de eso igual tuvimos que hacer cambios, teníamos desayunos buffet, los que ahora hay que llevarlo individualmente, ha sido muy trabajoso, los cambios son bastantes”, sentenció Alejandro Mendoza. 

Por su parte la administradora de Casona Distante explicó, “nuestro hotel cuenta con ocho habitaciones por lo que el aforo depende de los espacios, por ejemplo, en la sala de estar la pusimos más mesas para cumplir con los metros de distancias y así también prevenir los contagios”. 

Reservas canceladas

Desde el mes de noviembre se vislumbraba que la temporada iba al alza con  reservas completas, pero el retroceso de la Región Metropolitana y de Valparaíso a Fase 2 afectó la venida de visitantes y las reservas que estaban planificadas principalmente para el fin de semana de Navidad y de Año Nuevo. 

“Abrí a mediados de octubre y la verdad es que la venida de los santiaguinos ha sido buenísima, noviembre fue como enero en cuanto a la cantidad de gente. En general fue bastante bueno hasta mediados de diciembre donde después del cambio de Santiago a Fase 2 si nos produjo problemas. Tuvimos cancelaciones de gente que no podía venir”, explicó el dueño de UMA Hotel. 

Del mismo modo Rina Erler afirmó que “estamos teniendo principalmente demanda local y nos estamos enfocando en eso. Estamos semana a semana organizando nuestro servicio y dependiendo de la demanda que vamos teniendo, pero eso ha sido la evolución durante estos dos últimos meses”. 

Por su parte el subgerente del Hotel Vertientes enfatizó que las expectativas para este verano se ven bastantes inciertas, “se respira mucha incertidumbre porque nos dicen que La Serena puede bajar a Fase 2, en el caso de Región Metropolitana ya bajó por lo que se nos cancelaron todas esas reservas y teníamos casi todo lleno”. 

“Siendo bien positivos esperamos que podamos funcionar. Que la gente cada vez sea más responsable sobre todo en las ciudades y poder salir de esto. Esperamos que la gente nos visite y darle las medidas de seguridad para que estén un par de días en el Valle de Elqui”, finalizó la administradora de Casona Distante.

Busca de tranquilidad

A pesar de la pandemia de Covid-19 hoteleros del Valle de Elqui sentencian que sigue siendo uno de los principales puntos turísticos de la región. “El destino Valle de Elqui tiene la característica de ser algo muy diferente, sobre todo para el santiaguino que vive en un departamento encerrado por meses, aquí tu puedes caminar, andar en bicicleta a caballo. Para ellos esto es un espacio de libertad y relajo que no lo han tenido durante mucho tiempo”, afirmó Alejandro Mendoza.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Lo más visto hoy

 

Diario El Día

 

 

 

X