Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Mario Esquivel acudió a El Día para exponer la situación que viven, donde pese a recibir la remodelación del segundo piso de su casa, aún no puede habitarla. Encargado municipal comprometió ayuda con plazo de diez días.

La tarde del lunes llegó a las oficinas de El Día Mario Esquivel (55). Venía con una extraña mezcla de sensaciones: por un lado, la alegría de saber la entrega del segundo piso de su casa, reconstruido con el subsidio de mejoramiento de vivienda que otorgó el Serviu. Pero también con molestia, al no tener respuestas ni encontrar alguien que asuma la responsabilidad tras el robo de cañerías que sufrió durante el proceso de remodelación.

“La semana pasada, mi hija fue a la casa y le pidió permiso a los trabajadores para ver los avances de la casa. En ese momento se dio cuenta que faltaban todas las cañerías. Todas. Desde la entrada hasta la última del patio. Hicieron hasta excavaciones. Fui a conversar a la Municipalidad y me dijeron que no iban a responder”, comenzó diciendo.

“Yo les entregué la casa bien, quiero tenerla como corresponde, con todo puesto”, agregó.

Problemas y dudas

La mañana de ayer, fue la hija de Mario, Patricia Esquivel, quien conversó con El Día. Con preocupación, expuso que “fuimos a hablar y nos dijeron que no, que no se harían cargo de nada. Nos señalaron que nosotros compremos las cañerías y arreglemos. Por el momento no tenemos ninguna solución, todos se han lavado las manos”, reveló.

Además, esta situación les generó otro problema. Para entregar la casa, debieron arrendar una bodega donde guardar sus cosas por el plazo que duraran las reparaciones, el cual ya caducó.

“Nosotros arrendamos una bodega para dejar las cosas de la casa por estos tres meses. Ayer nos llamaron que el tiempo expiró y que si queremos seguir teniendo las cosas, tenemos que pagar. Entonces esto retrasa nuestros planes porque se supone que hoy nos iba a entregar nuestra casa bien”, expuso. 

Una esperada solución

Durante la ceremonia de entrega, Erick Osorio, encargado de la oficina de vivienda de la Municipalidad de Coquimbo, habló con El Día sobre la problemática de la familia Esquivel.

“Efectivamente, la Municipalidad a través de nuestra oficina, le hemos restaurado la casa a mucha gente, donde ya llevamos más de 500 favorecidos. En el caso en particular, lamentablemente le robaron sus cañerías y, entendiendo este problema, la empresa que ejecutó estas obras va a responder por los daños con que se vio afectado”, expuso.

Finalmente, dijo que el tiempo para que puedan tener su casa operativa son “diez días, ese es el plazo que se ha dado la empresa, conversé con ellos y es así”, remató.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X