Crédito fotografía: 
Cedida
El recinto de diagnóstico se encuentra sin “producción de exámenes” debido a un inconveniente que llevó a generar “resultados indeterminados”. Desde el Colegio Médico acusan que hay una cantidad importante de muestras detenidas y que hay un desfase de al menos 7 días. La postura del gremio coincide con la visión que tiene el decano de la Facultad de Medicina de la UCN, institución que comenzó a recibir las muestras que no alcanzaron a ser procesadas en el hospital limarino. En tanto, desde el Servicio de Salud descartan tal situación y aseguran que los datos entregados durante los últimos días son “completamente fidedignos”.

Con entusiasmo se anunció el pasado 16 de abril la certificación que esperaba el laboratorio biomolecular de la Región de Coquimbo, habilitado en las antiguas dependencias del Hospital Dr. Antonio Tirado Lanas de Ovalle, ya que se convertiría en el primer centro que analizaría las muestras de covid-19 de la zona. Y con eso se dejarían de enviar exámenes al recinto hospitalario de San Felipe.

El Laboratorio de Biología Molecular del Servicio de Salud comenzó a operar ese mismo fin de semana con una capacidad de 150 muestras diarias y cuyos resultados estarían en 24 horas. Hoy, el panorama es totalmente distinto ya que el centro de análisis entró a una “etapa de mantenimiento” la que obligó a recurrir a otros recintos en plena fase 4.

“El laboratorio de Ovalle ha entrado en una etapa de mantenimiento lo que nos obliga a suspender el procesamiento de muestras por algunos días y se pone en práctica la planificación que se hizo para abordar esta contingencia”, señaló el martes el director (S) del Servicio de Salud, Edgardo González.

La autoridad también precisó que los exámenes tomados en la Provincia del Elqui serían derivados al laboratorio del Ceaza, que entró en funcionamiento ese mismo día, mientras que las pesquisas de la Provincia del Choapa volverían a ser enviadas al Hospital San Camilo, en la comuna de San Felipe.

“De la misma forma, vamos a hacer uso de la oferta privada y universitaria que existe enviando muestras pendientes a la Universidad Católica del Norte y también a laboratorios privados de la Región Metropolitana”, detalló ese día González.

Comunidad en alerta

Las dudas comenzaron a instalarse en la comunidad porque no había claridad respecto al tipo de falla que tuvo el centro de diagnóstico y fue ayer en la mañana, en el punto de prensa regional diario, donde se conocieron nuevos antecedentes respecto de la situación.

En esa oportunidad fue la doctora Alejandra Álvarez, subdirectora de Gestión Asistencial del Servicio de Salud quien ratificó que el laboratorio se encuentra sin “producción de exámenes” debido a una “falla en su equipo y esto llevó a generar resultados indeterminados, por lo que se está en espera de tener un diagnóstico definitivo y la operatividad de él nuevamente”.

Las declaraciones de Álvarez no pasaron desapercibidas y aumentó la sensación de desconfianza que ya se había instalado en la población y en la academia respecto de la cantidad de casos positivos confirmados en la región, cifras que posicionan la zona en un escenario distinto al registrado en el resto del país.

El Colegio Médico salió rápidamente a exigir mayor claridad y transparencia en la entrega de información, ya que la “falla” habría generado un desfase en la entrega de resultados de al menos 7 días aumentando la incertidumbre sobre el verdadero número de pacientes contagiados.

“Estamos sumamente preocupados porque sabemos que hay más de 400 exámenes en espera de ser procesados y que los laboratorios de la Universidad Católica del Norte (UCN) y el Ceaza están recibiendo muestras tomadas aproximadamente entre el 28 y 29 de abril. Esto  quiere decir que los informes diarios que se comunican tienen una validez un poco más reducida, ya que no estarían dando cuenta de la situación actual de contagios y que en el futuro pueden aumentar aún más porque hay resultados que al día de hoy no se conocen”, dijo Rubén Quezada, presidente del Colegio Médico Regional La Serena.

Quezada también comentó que desde el gremio valoran la disposición de los distintos laboratorios para reforzar la red del sistema público, dentro de ellos la UCN, y que hoy los esfuerzos se deben encaminar a eliminar esa lista de espera porque genera más incertidumbre en la población.

En tanto, desde la UCN expresaron que la llegada de muestras al departamento de Ciencias Biomédicas generó un sentimiento de sorpresa, esto porque hace una semana atrás conocieron una instrucción del Minsal que indicaba no usar su recinto porque no pertenecían a la red pública de salud, incluso la propia intendenta Lucía Pinto declaró que se recurriría a ellos sólo “si nos vemos con un número incrementado de casos”. Esto porque habría un cobro adicional para el Estado.

“El lunes por la noche nos llamaron desde el Servicio de Salud pidiéndonos colaboración para  procesar muestras de contenido de secreción nasal para procesar y determinar SARS-CoV-2 en nuestro laboratorio. Debo reconocer que nos sorprendió y nos explicaron  que el laboratorio de Ovalle tiene un desperfecto grave que no se va a poder resolver en algún tiempo y nos pedían ayuda”, contó a nuestro medio el decano de la Facultad de Medicina, Dr. Osvaldo Iribarren.

Sin embargo, pese a la extrañeza, el decano aseguró que la casa de estudio mantiene su línea y la “irrestricta colaboración y apoyo” hacia la comunidad en tiempos de pandemia y enfatizó en la importancia de conocer la línea epidemiológica en tiempo real.

“Tenemos un desfase entre 6 a 7 días desde que se toma la muestra hasta que tenemos el informe, lo ideal es que deba ser antes de 24 horas. Eso significa que la línea epidemiológica que estamos mirando hoy corresponde a una realidad que pasó la semana pasada y, desde ese  punto de vista, claro que es legítima la incertidumbre de muchas personas. Nosotros no dudamos en ningún momento en poner a disposición nuestro laboratorio para que al día siguiente y a primera hora de la mañana se empezara a procesar las muestras”, agregó.

Por su parte, ayer en la tarde el Servicio de Salud de Coquimbo emitió un comunicado destacando que “todos los resultados informados durante los últimos días son completamente fidedignos, y con el propósito de evitar cualquier error, hemos repetido los test de PCR a aquellos pacientes cuyos resultados no fueron concluyentes”.

Además de eso, descartaron la existencia de resultados pendientes, ya que los exámenes se enviaron “a los laboratorios del Hospital de La Serena- CEAZA, Universidad Católica del Norte, laboratorio del Hospital de San Camilo en San Felipe, y a dos laboratorios de la ciudad de Santiago, por lo que es importante mencionar que no existen muestras detenidas”.

La versión de la institución no coincide con la entregada por el Colegio Médico así como el decano de la Facultad de Medicina de la UCN. Ante eso, Rubén Quezada llamó a las autoridades a “contar con ellos” para una comunicación efectiva tanto de los logros como de aquellas acciones que se deben mejorar.

“Esta es una situación que es una de las muchas dificultades que pueden existir en el enfrentamiento de la pandemia. Como Colegio Médico esperamos que junto  con  enfrentarla adecuadamente  y  resolver cada uno de los problemas  que se puedan ir presentando en el camino, la información, respecto a estos eventos, tiene que ser comunicada de manera oportuna y con transparencia para evitar desconfianza”, concluyó.

UCN al servicio de la comunidad

Iribarren también contó que desde la UCN están comprometidos con la comunidad y que debido al escenario de emergencia solicitó expresamente duplicar el esfuerzo del laboratorio llegando, incluso, a contratar más personal y extender la jornada de trabajo.

“Estamos dispuestos a colaborar y eso es lo que hacemos, no hay otra lectura en eso. El número de muestras que comenzamos a recibir es tan importante que tuvimos que, sobre la marcha, buscar más profesionales expertos en manejo de patología viral y diagnóstico de ARN para dar velocidad y evacuar exámenes lo antes posible”, aseveró.

El decano de la Facultad de Medicina reflexionó y dijo que la comunidad no puede quedarse con la angustia y desesperanza de no saber rápidamente si es o no portador de la enfermedad. Y si bien, en primera instancia el recinto estaba preparado para analizar 50 muestras diarias, hoy esperan procesar 96 exámenes.  

“Nuestro laboratorio está bien implementado con gente experta y elementos de tecnología avanzada, podemos comentar que desde que ingresa una muestra hasta que el paciente tiene los resultados por correo electrónico no pasan más allá de 4 horas”, confesó.

Por último, Osvaldo Iribarren reflexionó sobre la importancia de contribuir en esta emergencia sanitaria, “tenemos que reconocer cuáles son los casos positivos, esa es la clave del éxito, si no lo hacemos nos vamos a enfrentar a una situación epidémica descontrolada y eso, nadie lo quiere”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital