• El pasado invierno la Región de Coquimbo registró un déficit de precipitaciones del 86,4%.
Crédito fotografía: 
El Día
El investigador argumentó que es de vital importancia que tanto la comunidad como aquellas personas que realizan actividades productivas, se eduquen respecto a las consecuencias del cambio climático.

Déficit de precipitaciones y seis regiones con emergencia agrícola dejó la temporada de invierno en el país, la que según datos de la Dirección Meteorológica de Chile corresponde a una de las estaciones más secas de los últimos 70 años. En el caso de la Región de Coquimbo se registró una baja general de 86,4%.

En conversación con El Día, Carlos Olavarría, director ejecutivo del CEAZA, explicó que este escenario “ha sido uno de los signos más potentes de que necesitamos utilizar de manera eficiente el recurso hídrico. Es casi imposible pensar que vamos a poder vivir de la misma manera en la que lo hemos hecho”.

En este punto, el experto argumentó que es de vital importancia que tanto la comunidad como aquellas personas que realizan actividades productivas, se eduquen respecto a las consecuencias del cambio climático, ya que según dice es una realidad que nos afectará a todos por igual.

“El invierno seco ha sido uno de los signos más potentes de que necesitamos utilizar de manera eficiente el recurso hídrico. Es casi imposible pensar que vamos a poder vivir de la misma manera en la que lo hemos hecho"

“Tengo la impresión que el hecho de vivir en las ciudades nos hace perder un poco la conexión con lo que está pasando realmente en el país y el planeta. Es por esto que cuesta tomar conciencia real de que tenemos que hacer cambios ahora, no podemos esperar”, señala Olavarría.

En este sentido, precisa que teniendo en cuenta que el consumo humano es de entre un 5 y 10%, resulta necesario focalizar las acciones de mejoramiento en los sectores que utilizan una mayor cantidad de agua, como por ejemplo en los sistemas de riego y canales, protección de glaciares y embalses.  

Cambio de hábitos

El investigador indica que si bien a finales de los `90 se instaló con fuerza la discusión sobre los efectos del cambio climático en el mundo, la evidencia científica de hace más de 50 años apunta al acelerado aumento de las temperaturas, lo que sin duda significará un cambio en los hábitos del ser humano.

“La temperatura está aumentando mucho más rápido de lo que habíamos esperado y en ese sentido es que tenemos que modificar la manera en la que vivimos y es ahí donde surge el mayor problema porque los seres humanos son muy cómodos, les cuesta cambiar sus costumbres”, comenta.

En la misma línea, Olavarría explica que la forma más fácil de percibir el fenómeno es a través de la variación del clima, sin embargo asegura que también está aumentando la temperatura del mar, lo que se traduce en la alteración del pH del océano y por ende en problemáticas importantes para la fauna marina.

-¿Falta una mayor legislación para asegurar un mejor uso del recurso hídrico?

“Es una temática que nos afecta a todos. El Estado tiene que cumplir un rol activo y creo que lo tienen claro. No se puede dejar solo en manos de los privados porque a veces los intereses humanos se sobreponen a los de una comunidad. Nosotros también hemos estado realizando seminarios y charlas.

Hay un interés real y una preocupación porque tenemos que mejorar el conocimiento. Necesitamos que todos estemos educados para entender la problemática que está encima de nosotros”.

-¿Cree que las medidas se deberían haber tomado antes?

“Necesitamos que las medidas se tomen a nivel global porque finalmente nuestra contribución a una escala absoluta es relativamente pequeña. Más allá de ver si podíamos haber actuado antes, yo diría que está siendo cada vez más evidente que tenemos que tomar medidas fuertes tanto de mitigación como de adaptación”.

-¿Qué le parece que algunos líderes mundiales no tomen en cuenta el cambio climático?

“Hay algunos líderes mundiales que niegan los efectos del cambio climático y es lamentable porque son países bastante grandes. Si Estados Unidos y Brasil no quieren asumir el fenómeno, tenemos un problema serio porque no lograremos los objetivos. Tenemos que entender que todos estamos en el mismo planeta, no hay nadie que se va a salvar antes, todos nos veremos afectados bajo las mismas consecuencias”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día