• Raúl Bustos sostuvo que en estos tiempos uno de los principales desafíos de las mujeres es incorporar.
Crédito fotografía: 
Cedida
El máximo representante de la institución en el país tomó conocimiento de las denuncias por presunto acoso y abuso sexual que involucran a voluntarios de la capital regional, por lo que envió un oficio solicitando todos los antecedentes para verificar que se hayan activado los protocolos correspondientes incluso en los casos que involucren a los más altos mandos, sin distinción.

El fuego cruzado que se vive al interior del Cuerpo de Bomberos de La Serena ha escalado a nivel nacional. Luego del reportaje publicado por Diario El Día donde el superintendente Ángelo Pizarro reveló que existen seis denuncias por acoso y abuso sexual, pero que al margen de ellas, hay otras acusaciones precisamente en contra de la autoridad bomberil, la Junta Nacional de la institución reaccionó. Así lo indicó su presidente, Raúl Bustos, quien solicitó un informe respecto de estos hechos, “los que deben ser aclarados a la brevedad”, precisó, remarcando que la participación femenina en la entidad y el respeto a sus derechos constituye uno de los ejes fundamentales en su funcionamiento, por lo que no pueden permitir vulneraciones de ningún tipo.

-¿Tenían conocimiento de lo que estaba sucediendo?

“Como Junta Nacional de Bomberos de Chile es la primera vez que tenemos conocimiento de estos hechos. Antes no habíamos recibido ninguna información oficial respecto de la situación. No hemos recibido ninguna denuncia como Junta Nacional, tampoco ninguna declaración firmada. Sí recibimos algunas consultas de personas que dicen estar investigando esto, pero ahora, a raíz del reportaje que hicieron ustedes hemos solicitado al Cuerpo de Bomberos de La Serena un informe respecto de la situación planteada, y de las acciones que se tomaron en relación a las denuncias que se recibieron, porque cualquier cosa que dañe a nuestros funcionarios y nuestra imagen institucional es algo que nos afecta”.

-Pero usted dice que sí le habían llegado comentarios…

“Sí, pero como institución no podemos hacernos cargo de comentarios, ni siquiera puedo opinar respecto de ellos. Nosotros somos una institución que tiene todo un departamento jurídico, de relaciones públicas, es decir, estamos estructurados y no obramos en base a comentarios ni nada por el estilo. Nos tenemos que remitir a fuentes oficiales, y dado lo que apareció en el diario hemos tomado conocimiento y estamos haciendo las consultas y solicitando los informes”.

-¿Le llama la atención que estas denuncias sean en un lapso muy corto?

“Mire, nosotros tenemos protocolos para actuar en ese sentido, pero yo desconozco si hay denuncias ante el Ministerio Público, si están sólo en Bomberos, entonces, le insisto. Aquí lo que primero requerimos es un informe oficial para conocer los detalles de lo que está sucediendo. Ahí recién podemos solicitar algunas diligencias para saber en qué pie estamos y cómo ha reaccionado el Cuerpo de Bomberos de La Serena frente a esta situación”.

-Existen acusaciones directas en contra del superintendente Ángelo Pizarro, que él ha descartado. En ese sentido, ¿se le va a llamar personalmente para pedirle explicaciones del caso? Hay mujeres que dicen no denunciarlo porque Pizarro es su jefe…

“Necesitamos un informe general de la situación, porque con respecto a eso, nosotros tenemos protocolos donde la persona puede realizar la denuncia en forma anónima si tiene miedo a represalias. Existen las vías para resguardar los derechos de las víctimas y esperamos que se estén respetando. Entiendo también que el Cuerpo de Bomberos de La Serena tiene protocolos propios, y por eso estamos solicitando los antecedentes. Todavía no me puedo referir a situaciones particulares porque no contamos con la información adecuada, luego de ello seguramente tomaremos alguna medida”.

Combatir los casos

-En términos generales, ¿es común que esto pase en Bomberos o son casos aislados?

“Bueno, nosotros hemos tenido casos de esta naturaleza, y por eso hemos generado protocolos consensuados, establecido comisiones de género, para evitar este tipo de situaciones, prevenirlas, y si se verifican poder hacer las investigaciones del caso. En términos genéricos, el año pasado  surgieron algunas denuncias, y eso nos hizo reaccionar en este sentido y crear los protocolos necesarios sobre una situación que nos tiene muy preocupados, porque hay casos muy graves”.

-Respecto a lo de La Serena, las eventuales víctimas de altos mandos dicen que se controla incluso los Consejos Disciplinarios, ¿puede un superintendente hacer eso en la práctica?

“Lo que yo le puedo decir es que la Junta Nacional de Bomberos de Chile es un organismo con personalidad jurídica propia en el que sus socios son los cuerpos de bomberos. Por lo tanto, no es que exista un sometimiento jerárquico en que el superintendente dependa de la Junta Nacional. Ellos son autónomos, nosotros cumplimos un rol de coordinación y de representación ante la autoridad, pero disciplinariamente se rigen por sus propios estatutos y estos tienen que enmarcarse dentro de una reglamentación determinada, que regula el funcionamiento de una corporación”.

-Entonces, usted como Presidente Nacional, ¿qué facultades tiene para sancionar, fiscalizar a los distintos cuerpos de bomberos?

“Facultades sancionatorias no tenemos, estas cosas deben ser sancionadas por las propias instancias disciplinarias. Lo que sí podemos hacer, por ejemplo, es que si como Cuerpo de Bomberos de La Serena, encontramos alguna irregularidad tenemos un tribunal disciplinario que es para la corrección de procedimientos o faltas que se hayan cometidos como cuerpo en sí. Pero aquí también hay responsabilidades personales y existen hechos que podrían tener relevancia penal que tienen que ser investigados por el Ministerio Público y los tribunales competentes. Si hay delitos, la justicia ordinaria debe operar y dar origen a causas criminales”.

-¿Cuál es el paso siguiente si una vez que reciban los informes del Cuerpo de Bomberos de La Serena, detectan irregularidades?

“Bueno, como Junta Nacional tenemos que velar por el buen nombre de nuestra institución. Y si hay alguna infracción o alguna afectación a esta imagen, lógicamente que vamos a tener que crear las comisiones respectivas para que con este cuerpo veamos que los protocolos se cumplan”.

-Es decir, no pueden sancionar, pero sí pueden investigar…

“Así es, pero estamos a la espera de la información oficial, porque los cuerpos de bomberos están sujetos a una fiscalización nuestra y en eso también están incluidas las gobernaciones provinciales, que pueden recurrir a nuestra junta para que se les informe al respecto, por eso que en este caso hemos oficiado a La Serena. Con ese informe se tomarán las determinaciones respectivas”.

El capital de la imagen

-Usted ha señalado que hechos como este influyen en su imagen. ¿Le preocupa perder parte del apoyo ciudadano que mantienen?

“Claramente, por eso que estamos recabando antecedentes de manera seria, responsable y si en este caso hay alguna afectación, tomar las medidas correspondientes dentro de los ámbitos de acción que tenemos”.

-¿Existe machismo dentro de Bomberos?

“La incorporación de las mujeres a nuestra institución ha sido muy fluida y recurrente dentro de los últimos 20 años, pero tenemos bomberas con más de 50 años de servicio. Pero sí, hoy hay más mujeres y eso conlleva desafíos para nosotros para que el servicio de bomberas sea totalmente regulado, reglamentario, que no se pasen a infringir derechos fundamentales de la mujer, porque tenemos 7 mil funcionarias y muchas en altos cargos, lo que nos llena de orgullo, y por eso velamos para que no exista ningún tipo de discriminación”.

-Pero siempre hay puntos negros…

“Como en todos lados. Yo no puedo decirle que no hay, pero sí cuando detectamos alguna conducta machista la hemos abordado con la mayor responsabilidad para erradicarla. Hay una comisión de género también que nos han dicho que hay ciertas actitudes que invisibilizan a la mujer, no que la estén atacando pero sí que la invisibilizan, y esa invisibilización es una lesión a los derechos fundamentales de la mujer que nosotros tenemos que terminar. No son tiempos para este tipo de prácticas, tenemos que cambiar esa cultura machista”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X