Crédito fotografía: 
Cedida
En conversación con Diario El Día, el parlamentario manifestó que está de acuerdo con un nuevo Royalty, sin embargo, mostró su preocupación con el proyecto de Ley que se discute en el Congreso, ya que no se dimensionan las reales consecuencias que provocaría en el empleo, la economía y el desarrollo del país.

Recientemente la Comisión de Minería de la Cámara de Diputados, aprobó un nuevo Royalty que establece una compensación favorable al Estado por la explotación de todos los minerales concesibles, con una tasa del 3% que se aplica sobre las ventas, con la finalidad que este impuesto se destine en una parte a un Fondo de Convergencia Regional y el otro vaya directamente a financiar proyectos que contemplen medidas de reparación en comunas dónde se extraigan los minerales. Un escenario que inquieta al diputado Juan Manuel Fuenzalida, principalmente porque paralizará esta actividad y afectará a todas las personas y pymes que giran en torno a los proyectos mineros.

Diputado, ¿Cómo califica la presentación de este proyecto?

“En el papel se puede observar que es un lindo proyecto de ley dirigido a la galería, sin embargo, es un proyecto improvisado, erróneo y ajeno a la realidad, porque no existe ningún tipo de análisis que dimensione las consecuencias económicas y sociales para miles de familias chilenas que dependen de la actividad minera. El tema es muy simple, un nuevo Royalty Minero es el certificado de defunción para todos los que dependen directa o indirectamente de esta actividad.”

¿Cierra la puerta a un nuevo Royalty para las empresas mineras?

“Mi posición es que estamos de acuerdo que se genere un Royalty, pero sobre la base de corregir el actual impuesto específico que estableció el ex Presidente Ricardo Lagos en el 2005, conocido como Royalty II, en que la tasa se aplica sobre las utilidades, obviamente mejorando lo que debe quedar en regiones. No entenderlo así, sería fatal para actuales proyectos que dejarán de ser competitivos si se las aplica una tasa sobre las ventas. Además, las medianas, simplemente no podrían subsistir debido a que esta nueva ley afectaría los ingresos de las operaciones, sin importar si son rentables o no. Al mismo tiempo, con esta fórmula de corregir, no cambiaríamos las reglas actuales, las cuales son la base para estimular la inversión y por ende la competitividad de las pequeñas, medianas y grandes empresas ligadas al sector”.

Algunas voces han señalado que se necesita la aplicación de un verdadero Royalty Minero en Chile. ¿Usted que les responde?

“Les digo que estoy completamente de acuerdo, pero las cosas se deben hacer bien, sin afectar la forma como se hace minería en Chile, ya que lo quieran o no, es la principal actividad económica del país, generando trabajos, inversión y desarrollo. Pero también le digo que, con este proyecto de ley, afectaríamos la competitividad de grandes y medianas compañías mineras, llevando a varias a mantener sus actuales operaciones sin realizar nuevas inversiones y a otras las llevaría directamente a cerrar. Para que hablar de los proyectos que están en carpeta, porque está claro que esas inversiones futuras se irán a otros países, que tienen reglas que no afectan la competitividad de estas.  Los proyectos mineros, siempre son a largo plazo y por eso están pensados de esa manera. Este es un proyecto de ley técnicamente deficiente, en que nuevamente está operando la improvisación, que durante todo este tiempo ha estado presente en el parlamento y lleva a la presentación de mociones alejadas de la realidad.”.

Entonces, ¿Estamos frente a un proyecto inconstitucional?

“Obviamente porque es una materia que corresponde exclusivamente al Presidente de la Republica, por lo cual solicitamos la reserva de constitucionalidad”.

Diputado, colocándonos en la vereda de enfrente ¿Qué pasa si este proyecto sigue avanzando?

“Simplemente, las empresas, sean grandes o medianas, que no sean competitivas, no van a poder soportar este gravamen sobre las ventas. Lo que evidentemente es que, si se concreta este proyecto de ley, va a provocar el cierre de proyectos o el traslado del capital hacia otro país que entregue mejores garantías para su operación”.

En este mismo contexto, ¿Qué pasaría con el tema del empleo frente a esta nueva carga tributaria?

“Sin inversionistas interesados en colocar su capital en nuevos proyectos y forzando a las actuales operaciones mineras a reestructurar sus costos simplemente se perjudican las fuentes de trabajo y por ende todo el encadenamiento productivo que se genera a partir de la minería. Empezando por las empresas contratistas y prestadoras de servicios de apoyo hasta la familia que decidió instalar un emprendimiento para otorgar alojamiento. Es decir, el encadenamiento productivo se viene al suelo. Nosotros somos una región minera, en que necesitamos atraer inversiones con reglas claras. No queremos que se repita el escenario del mineral El Indio, donde poco a poco sus trabajadores fueron desvinculados hasta que el yacimiento cerró sus puertas, trayendo un duro golpe para sus funcionarios y familias”.

¿Cuál es el mensaje a los parlamentarios?

“Legislar responsablemente y dejar de lado el populismo. Este proyecto está definiendo el futuro de la minería en Chile. Necesitamos una actividad productiva que genere inversión y puestos de trabajo. Hoy, no se requiere que los proyectos se queden estancados, sino que se conviertan en el motor esencial de desarrollo en un momento tan difícil como el que estamos viviendo y es ahí donde la actividad minera nos puede dar un tremendo impulso”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X