Crédito fotografía: 
Juan Carlos Pizarro
La historia de Alfredo Bravo, de 63 años, que pasa sus días en La Recova al cuidado de los trabajadores, abrió el debate sobre la desprotección de las personas de la tercera edad que viven en la zona. Desde la oficina municipal del adulto mayor, la encargada, Alejandra Rojo, sostuvo que es urgente contar con el Eleam estatal, y realizaron una demanda en los tribunales de familia, para que desde Senama activaran la red de protección en el caso de este hombre, que no sería aislado.

En todo un misterio, y en un caso que revela un crítico drama social se ha convertido la situación de Alfredo Segundo Bravo Rubio. El adulto mayor de 63 años apareció “de la nada” el pasado 15 de diciembre en las afueras de La Recova, y hasta ahora nadie sabía de dónde provenía, ni cuáles eras sus orígenes.

De lo único que estaban conscientes entre los trabajadores del tradicional mercado serenense, quienes “lo apadrinaron” y le han prestado ayuda, ropa y alimento durante todo este tiempo, es que no se trataba de un indigente común como los que se ven a diario en el lugar, la mayoría con una fuerte dependencia alcohólica, sino que el hombre era diferente. Aquello lo supieron desde el primer día en que lo vieron “bien vestido”, aseado, y educadamente diciendo que “tenía hambre” y que no sabía dónde estaba. 

“Apadrinado"

Fue a través de las redes sociales que el caso de don Alfredo llegó a nuestro medio. Personal de La Recova publicaba que pretendía presentar una demanda por abandono del adulto mayor, ya que a todas luces, no era alguien que estuviera acostumbrado a vivir en situación de calle.

“Es un anciano sin ningún tipo de vicios, que no debería estar pasando por esta situación. Incluso, tiene una pensión, pero lamentablemente no la puede recibir”, indicaban. 

Fuimos a conversar con los trabajadores y con el propio don Alfredo, para conocer su historia, y allí, en La Recova, son categóricos: “Al caballero lo dejaron tirado”, aseguran. En esa línea, Jenny Tello, quien trabaja en el lugar hace 21 años expresa que nunca le había tocar ver un caso así.

“Lleva poco más de un mes acá, y nosotras como garzonas junto a otra locataria le estamos dando ayuda porque este caballero no es de calle, no sobreviviría. Aquí todos son indigentes que toman, fuman, que duermen en la calle, pero él no, entonces alguien tenía que hacerse cargo de él”, cuenta Tello. 

La mujer relata que don Alfredo en las últimas semanas ha estado pernoctando en el Hogar de Cristo, pero sale a las 6 de la mañana a la calle nuevamente y ahí queda a su suerte.

“Como él no anda pidiendo, nosotros le damos su desayuno, su almuerzo y su comida antes de irlo a dejar al hogar de nuevo en la tarde”, consigna. Pero sabe que no podrán hacer eso por mucho tiempo más, por lo mismo, han tomado contacto con las autoridades para que puedan abrirle un cupo en algún centro de larga estadía a esta persona.  

“Tienen que hacer algo, porque además está enfermo, si hablas con él te vas a dar cuenta que tiene una demencia senil muy potente y además, nos dijeron en el Hogar de Cristo que había un problema de esquizofrenia que no está siendo tratado. Pero aun así, creo que es inhumano que hayan venido prácticamente a botarlo aquí como lo hicieron”, asegura Jenny Tello. 

“Me dejaron aquí"

Hablamos con don Alfredo y sus palabras claramente denotan una senilidad. Al ser consultado respecto por sus orígenes, asegura que viene desde Santiago, que tiene dos hijos, pero que lo abandonaron acá, en La Serena.

“Me llevaron al hospital a una curación y no me fueron a buscar, más”, indica el adulto mayor,  cuyo relato luego se pierde en incoherencias, y busca a las trabajadoras que lo cuidan. 

Por momentos también recuerda que estuvo algún tiempo en Coquimbo, pero no ahonda en el tema. Sólo refuerza la idea del abandono y responsabiliza a su última pareja. 

¿Quién es don Alfredo?

Según se cuenta en La Recova, don Alfredo efectivamente habría sido abandonado. A principios de diciembre, habría sido dejado en el Servicio de Urgencias de un hospital local, y luego, quienes lo llevaban, a bordo de un automóvil plomo, no lo fueron a buscar. 

Intentamos corroborar o desmitificar esta versión, y lo cierto es que parece tener asidero. Pero fuimos a la génesis, y quisimos saber quién es este adulto mayor y por qué ya nadie quiere hacerse cargo de él. 

Resulta que las entidades competentes, como Senama y funcionarios de la Seremía de Desarrollo Social, ya fueron a visitarlo, y, de hecho, ayer (hoy) lo llevarían a realizarse un chequeo médico, pero ahora los pasos a seguir serían obtener un cupo para un Hogar, y buscar a su familia, algo que, de momento, se ve lejano, debido a que no existen cupos y el Eleam Estatal no está operativo. 

Municipio asume

Contactamos a la encargada de departamento del adulto Mayor de la municipalidad de La Serena, Alejandra Rojo, y fue ella quien nos dio mayores luces de la vida de este señor, quien hoy vive en el abandono. 

Rojo asegura que supieron del caso el día martes, cuando un trabajador de la Recova llegó para contarle de don Alfredo. Desde ese momento comenzaron una cruzada por buscar la red familiar y averiguar por qué lo habían dejado solo. 

No se sabe en qué momento exacto llegó a la región, pero sí se logró establecer que el hombre llevaría al menos cinco años en la zona, efectivamente llegado desde Santiago, donde tendría familia. 

Cuando llegó a La Recova, en un primer momento, una mujer procedente de El Romero en Las Compañías fue su cuidadora, pero no estuvo mucho tiempo con él debido a que en su momento la enfermedad de don Alfredo y su falta de tratamiento habría hecho a que tuviera conductas inadecuadas, incluso violentas, por lo que decidió dejar de cuidarlo, debido a que era un peligro para ella. Tuvo que regresar a La Recova y ahí fue donde los trabajadores lo apadrinaron. 

El fin de una relación

Pero, ¿qué pasó antes de que esta cuidadora no diera abasto con el adulto mayor? Según cuenta Alejandra Rojo, luego desde la Región Metropolitana, don Alfredo pudo establecerse en la zona, y tuvo una pareja, con la que convivió durante un tiempo en la comuna de Coquimbo, en Tierras Blancas. Aquello no habría terminado bien, ya que, presuntamente, la enfermedad del hombre había comenzado a agudizarse, por lo que tuvo problemas.

Su mujer presentó un recurso en tribunales y el hombre debió abandonar ese domicilio ya que se dictaminó una orden de alejamiento, la cual estaría vigente. Luego de esto, el anciano habría terminado en la calle.

“Lo que hicimos nosotros como departamento municipal fue poner a disposición de Senama esta información, para que pudieran hacerle un cupo en algún centro a  esta persona, porque nosotros no tenemos ninguna atribución en ese sentido”, enfatizó Rojo. Además, paralelamente, presentaron una demanda por abandono ante el tribunal de familia. “Con esta acción legal, las instituciones competentes tienen que hacer andar la red, buscar a los familiares y el tribunal tiene que ver quién es la persona responsable del abandono del adulto mayor”, agrega. 

Familia en Santiago

Desde la entidad municipal también intentaron ponerse en contacto con posibles familiares consanguíneos en Santiago, quienes deberían asumir la responsabilidad por don Alfredo, y tuvieron éxito, ya que encontraron una sobrina, pero esta, según dijo Rojo, “no quiere saber nada con él”. Además, desmintió que tuviera hijos y esposa en la Región Metropolitana.  

Por lo pronto, dice la funcionaria municipal, sólo queda esperar que “las instituciones funcionen”, y en este caso serían el Senama y los tribunales. Los primeros para gestionar un centro de larga estadía y los segundos para encontrar a la familia responsable que pueda pagar una manutención para complementar la pensión de don Alfredo.

“Nosotros acá estamos muy atados de manos, pero las demás entidades también tienen que hacer la pega, porque el caso de don Alfredo no es asilado. Nosotros tenemos 137 abuelitos abandonados en lista de espera para entrar a un Eleam”, aseguró. 

Senama

El Coordinador regional de Senama, Pablo Elgueta, sostuvo que, efectivamente el caso de don Alfredo es preocupante, pero ya activaron la red de apoyo.

“Lo más urgente ahora es verificar el estado de salud de este señor, y eso lo vamos a conocer hoy (ayer) porque lo llevaremos al hospital debido a su estado senil y a la esquizofrenia que estaría presentando la que debe ser tratada”, indicó, agregando que, a la fecha, se encuentran recabando antecedentes para lograr identificar a alguien de su familia, para indagar en las causas del abandono. 

Eleam de Las Compañías

Cabe señalar que, según han consignado las autoridades en distintos momentos, un Eleam estatal sería una gran solución para la situación que viven adultos mayores como don Alfredo, sin cupos para un centro de larga estadía. En ese sentido vuelve a cuestionarse el retraso del recinto de Las Compañías que debía estar operativo en octubre del 2018 pero que se retrasó debido a que la última licitación fue declarada desierta por falta de interesados. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital