Crédito fotografía: 
El Día
La Comisión de Régimen Interno de la Cámara de Diputados desestimó las denuncias interpuestas contra Pedro Velásquez, por los ex asesores del parlamentario, Ángelo Giovine y Mauricio Cortés, quienes recibieron la noticia con impotencia ya que están convencidos que “hubo mano negra” en la decisión y que el ex edil de Coquimbo movió sus influencias en el Congreso para no ser sancionado.

La inquietud en los denunciantes de Pedro Velásquez debido a la falta de noticias respecto a la resolución del caso estaba instalada hace varias semanas.

Tanto Ángelo Giovine como Mauricio Cortés, ambos exasesores del parlamentario, habían recurrido al parlamento para dar a conocer los presuntos abusos de carácter sexual y laboral cometidos por ex alcalde de Coquimbo cuando éste era su jefe. 

Leer también: Desestiman denuncia de acoso sexual en contra Pedro Velásquez por falta de pruebas

Las víctimas presentaron la reclamación ante el Congreso Nacional, amparándose, y a la vez inaugurando el “Protocolo de Prevención y Sanción del Acoso Sexual” que pretende sancionar conductas de esta naturaleza, y que fue aprobado en el mes de enero del año pasado. Con esto, esperaban “hacer justicia” y que el diputado “tuviese un castigo por lo que hizo, y que no le sucediera a nadie más”. 

Sin embargo, ayer por la tarde, a eso de las 13:00 horas cuando recibieron la respuesta que tanto esperaban y que los había tenido angustiados y en vilos por más de tres meses, sintieron que todo se vino abajo.

El fallo fue categórico y en la última página firmada por la diputada socialista Maya Fernández, designada como investigadora, se podía leer la sentencia breve y concisa: “Se desestiman ambas denuncias interpuestas contra el diputado”. Con esto, según las palabras tanto de Ángelo como de Mauricio, “quedaron devastados”. 

La génesis de todo

Pero vamos al comienzo, al detalle de las denuncias, las que pese a que fueron presentadas por separado, se investigaron de manera conjunta ya que sólo hubo  días de diferencia entre las reclamaciones.  

El primer caso salió a la luz el pasado 24 de septiembre y el protagonista era Ángelo Giovine, hijo del ex Gobernador de la Provincia de Elqui, Américo Giovine. En su acusación, describía hechos de connotación sexual que había tenido que soportar durante la época en la que trabajó con Velásquez. 

Entre los antecedentes que entregó a los medios en su minuto señaló que el diputado simplemente “se encaprichó” con él. “Yo no pertenezco a la política, yo a él no le pedí trabajo, ni lo conocía. A mí me trataba muy bien desde un principio, como excepcional, de forma cariñosa, era de tocarme las manos, de hacerme invitaciones… hay un sinfín de cosas”, declaraba. 

Al principio estas situaciones no pasaban de ser “extrañas”, pero según el denunciante fueron subiendo de nivel y de acuerdo a lo que quedó consignado en la acusación formal, “el diputado habría realizado una invitación al señor Giovine para que fueran desnudos a la playa y, así mismo habría insistido en invitar al denunciante a un lugar para cohabitar en Coquimbo”, algo a lo que Giovine se negó. 

Posteriormente, según se lee en el documento, “Velásquez realizaría una serie de insinuaciones más para ofrecerle viajes y visitas al extranjero, incluyendo Italia, Buenos Aires u otros destinos”, y por último, en el punto cuatro, se señala que “durante una reunión del equipo de trabajo realizada en el mes de enero del 2019, el diputado se habría despedido del denunciante mediante un beso forzado en la boca”. 

El caso de Mauricio Cortés

El segundo de los casos se conoció el 27 de septiembre, sólo a los días de que estallara el tema de Giovine. Esta vez, era Mauricio Cortés quien acusaba al parlamentario y en su oportunidad entregó su testimonio en exclusiva para Diario El Día, el mismo que posteriormente relató a la fiscal designada para la investigación Maya Fernández (PS) quien reemplazó a la removida Gael Yeomans (CS).

“Lo conocí en una actividad navideña en diciembre del 2018, donde otra persona me lo presenta. Ahí fue muy amable, conversamos y me ofreció trabajo porque yo le dije que estaba cesante. Había salido recién del municipio de Ovalle. Me ofreció 300 mil pesos para hacer labores administrativas en la oficina que tenía él allá”, sostuvo en una entrevista concedida el 3 de octubre del 2019.  

Al igual que con Giovine, “las cosas fueron subiendo de tono”, y se produjo, primero una sobrecarga laboral, y posteriormente el acoso sexual. “Durante los trayectos en automóvil a la Región de Coquimbo me preguntaba cosas de índole sexual, me decía si yo era activo o pasivo. Si yo sabía lo que significaba eso, me imagino que pensando que yo era homosexual, todo eso mientras acariciaba mi pierna”, aseguró Mauricio. 

La decisión unánime

Desde hace varios días que en los pasillos del Congreso Nacional se comentaba que la resolución ya estaba lista, pero que las notificaciones a los involucrados se habían retrasado producto de la ausencia del parlamentario quien presentó una licencia médica por bastante tiempo y que sólo retornó a sus funciones el 14 de enero. Además, se decía, que con el estallido social, este fallo que debía estar listo en un plazo de 20 días simplemente se “archivó” y se retomó recién ahora que existe “un poco de normalidad”. 

Pero ayer era el “Día D” y así nos lo confirmaron cuando nos pusimos en contacto con fuentes el interior del parlamento durante la mañana. “Efectivamente, hoy día mismo (ayer) vieron el tema, y está en proceso de escritura la resolución, por lo que debiese salir hoy (ayer) o mañana”, confidenciaron, eso sí, sin dar luces del resultado. 

Sin embargo, durante el mediodía pudimos tener acceso al documento oficial que le fue enviado a Pedro Velásquez, Ángelo Giovine y Mauricio Cortés. La resolución era favorable para el diputado.

De manera unánime la Comisión de Régimen Interno compuesta por el presidente de la Cámara, diputado Iván Flores (DC) (quien la lidera) e integrada por Karol Cariola (PC), José Miguel Castro (RN), Sofía Cid (RN), Sergio Gahona (UDI), Carlos Jarpa (PR), Carlos Kuschel (RN), Pablo Lorenzini (DC), Jaime Mulet (FRVS), Iván Norambuena (UDI), Andrea Parra (PPD), Raúl Saldívar (PS), Ignacio Urrutia (ind.) y Gonzalo Winter (CS), coincidieron de manera unánime en que no existían pruebas suficientes para acusar a Pedro Velásquez, por tanto, según señala el documento resolutorio, en su número 8.

“La denuncia no cumple con los presupuestos establecidos en el artículo 16 del protocolo de Sanción y Prevención del Acoso Sexual en la Cámara de Diputados para considerarlas maliciosas o de mala fe”.  

De todos modos, confirmaron que considerando los testimonios recibidos, sí se le harán recomendaciones al legislador respecto a la necesidad de mantener mayor formalidad en sus relaciones laborales, especialmente con los funcionarios de su distrito. 

Una noticia que impactó

Pedro Velásquez,  hasta el cierre de la edición no fue posible conocer su versión, pero si realizó comentarios a través de sus redes sociales.

“Siempre estuve tranquilo, porque nada tuve que temer, llevo muchos años en política, era primera vez que ocurría una situación como ésta, y esperamos que esto no vuelva a ocurrir con la finalidad de que no sean otros parlamentarios, tanto hombres como mujeres, que se sientan afectados sin antes investigar los antecedentes de quienes hacen la denuncia, para tener la seguridad y no provocar daño injusto, tal como lo hacen los tribunales de justicia” indicó en su cuenta de Facebook.

Por su parte, los denunciantes se mostraron “consternados” y “decepcionados” por el actuar de esta comisión que no dio crédito a sus acusaciones. “La verdad es que todavía no me puedo explicar lo que resolvieron”, dice Mauricio Cortés, desde Ovalle, quien no podía creer lo que estaba leyendo cuando abrió su correo. 

Asegura que se trata de una injusticia, y que todo tiene que ver con el poder que tendría el parlamentario. “Aquí tenemos un protocolo que dice que prácticamente el diputado nos tendría que haber violado para que lo sancionaran. Obviamente que él movió influencias y consiguió lo que quería, que era salir libre de todo. Todos sabemos que el diputado siempre ha trabajado para la derecha y ahora le pagaron algún favor”, expresó. 

Está convencido de que toda la investigación “fue un show”, y que esto “estaba cocinado” desde antes. “Fueron cinco meses que nos tuvieron en esto sabiendo que el resultado iba a ser lo que nos dieron a conocer hoy, me parece impresentable, porque evidentemente aquí hubo acoso a nosotros como trabajadores”, precisó, agregando que esta resolución marca un mal precedente para las demás personas que quieran denunciar.

“Ahora la gente no se va a atrever a hacer lo que hicimos nosotros, porque saben que hay muchos intereses de por medio”, indica. 

Giovine no lo puede superar

Cuando contactamos a Ángelo Giovine justamente venía saliendo de la clínica producto de la descompensación que le provocó la noticia que le llegó desde el Congreso.

“A mí todo esto me generó un estrés, una depresión y una ansiedad generalizada, algo que fue diagnosticado por un médico, por eso siento tanta rabia que quede impune, porque yo me tuve que vivir todo esto, y ahora él está feliz de la vida. Tiró una licencia médica y ahora se va de vacaciones, como si nada hubiese pasado”,  refiere.

También está convencido de que hubo “cosas raras”, ya que no da crédito a que las pruebas que puso a disposición no hayan bastado. “Al principio, cuando los demás diputados veían los mensajes se tomaban las manos por lo terribles y explícitos que eran, y no entiendo cómo ahora lo encuentran de lo más normal. Cómo va a ser normal que te fuercen para darte un beso en la boca, cómo van a ser normales todos los mensajes e insinuaciones que me hacía este caballero”, expresó. 

Le sigue dando vueltas en la cabeza el que en su momento se haya removido de la investigación a la diputada Yeomans, y cree que con ella las conclusiones hubiesen sido diferentes. “Me parece muy sospechoso este cambio, porque en su lugar pusieron a Maya Fernández, que yo sé que es muy amiga de Pedro Velásquez, iban a comidas juntos. Entonces, desde ahí ya empieza todo lo irregular, porque le cambiaron a una enemiga por una amiga”, indicó Giovine, quien está pensando si va a apelar o no a la, para él, injusta determinación. 

Por qué el retraso

Según consignó el informe de Maya Fernández, “la Presente investigación se encontraba lista para ser resuelta inmediatamente después de realizada la prueba testimonial, es decir, con fecha 18 de octubre de 2019, en cumplimiento de los plazos dispuestos por el protocolos, sin embargo, ese día, como es de público conocimiento se produce el estallido social lo que implicó modificar la agenda de esta corporación en las semanas venideras (…) Adicionalmente, el diputado presentaría un licencia médica de la cual ha regresado recién con fecha 14 de enero de 2020, razón que explica la demora en la resolución de este caso”. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital