Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Pese a que sólo faltan dos días para la diligencia que enfrentaría al ex arzobispo de La Serena y a sus víctimas, todavía no se realizan peritajes claves para determinar si el imputado está en condiciones mentales para ser parte del proceso, lo que genera preocupación en los denunciantes ya que, consultado, el abogado defensor, Cristian Urquieta, indicó que están evaluando, incluso, no estar en la audiencia si el juez no ordena realizar los exámenes psicológicos en el Servicio Médico Legal.

Se acerca el “Día D”. Este jueves por la mañana, tras más  de 30 años, las víctimas de Francisco José Cox volverían a verse las caras con el ex arzobispo de La Serena, hoy expulsado de la iglesia. 

Esto, luego que uno de los presuntos abusados, que hizo la denuncia formal y cuyo caso está siendo investigado por la justicia, Hernán Godoy, recibiera la notificación formal por parte de la Policía de Investigaciones a nombre del juez Christian Le-Cerf Raby encargado de las indagatorias, que debía presentarse el 19 de diciembre en los tribunales de justicia de la Región Metropolitana para un careo con quien le habría realizado tocaciones y besado al interior del arzobispado de la capital regional, cuando tenía 14 años de edad. 

Las dudas

En un artículo anterior publicado por Diario El Día, Godoy ya había manifestado sus dudas y temores respecto de que Francisco José Cox, no se presentara a esta diligencia, ya que sentaría un mal precedente para el resto del proceso.

“Es normal que la defensa recurra a todos los artilugios para que él no vaya a la audiencia. Será su estrategia, porque no le queda de otra, el abogado está defendiendo lo indefendible y a algo se tiene que aferrar. Pero me preocupa, me preocupa profundamente y me da miedo que se lo saque todo por demencia senil, por enfermedad. Si no asiste a esta audiencia sería un muy mal precedente para lo que viene”, manifestó la víctima en su minuto. 

Consultado nuevamente, a dos días de la audiencia, la incertidumbre se mantiene, ya que, según asegura, luego de la notificación, nadie le ha informado nada en relación a los detalles del procedimiento que se llevará a cabo en Santiago. “Hasta ahora sólo he tenido contacto con la persona de la PDI que me llamó. Nadie me ha dicho nada más, sólo sé que está programado como un careo, pero eso si él (Cox) se presenta, de no ser así, no sé qué pasará”, cuenta Godoy. 

De todas formas, dice estar preparado para enfrentarse con su abusador. Aunque asegura que en un principio fue difícil el asimilar volver a verlo luego de tanto tiempo y tanto sufrimiento, ya se hizo la idea de que el ex religioso, estará en la audiencia.

“Me ha costado, pero estoy mentalizado en que todo va a salir bien. Tengo que ir pensando en ese escenario, no puedo ponerme a pensar que no va a estar. Si bien es cierto, hay ansiedad, y una serie de sensaciones que no se pueden describir, creo que es natural, en medio de un proceso tan complejo. Pero quiero decirle en la cara todo lo que hemos pasado durante todo este tiempo”, precisó. 

Respecto si sería una mala señal la ausencia del imputado, reiteró que sí, pero que él sólo debe pensar en cumplir con presentarse. “Yo estaré ahí, lo mismo que Abel (Soto), y en eso nos tendemos que enfocar. Y mentalizarse en que él también va a estar, pese a que no lo tenemos claro, y sólo nos enteraremos el mismo día de la audiencia, ya que sabemos que su abogado está trabajando para que no vaya”, expresó. 

La otra víctima

La incertidumbre no sólo va por cuenta de Hernán Godoy. La otra víctima quien también fue citada al careo, Abel Soto, si bien prefirió no ahondar en el tema “por un tema personal de sanación”, adhiere a las palabras de Godoy, ya que tampoco se le ha informado sobre la presencia del ex sacerdote. “Lo único que yo sé es que tengo una citación y debo concurrir a ella”, expresó Soto. 

Defensa espera pronunciamiento

Tal como hace algunas semanas, nos pusimos en contacto con el abogado de Francisco José Cox, Cristian Urquieta, quien anteriormente había asegurado que su representado no estaba en condiciones de enfrentar un proceso como el que se venía.

“El estado de salud mental de monseñor Cox, no permitiría en ningún caso que se produjera algo como un careo”, indicó el profesional el pasado 3 de diciembre. Y fue más allá, aseverando que debido a los problemas cognitivos del imputado “la inimputabilidad es una opción y es algo que se va a tener que ver por los medios legales como informes periciales con el Servicio Médico Legal, etc… Pero sí, es efectivo que él tiene un daño cognitivo importante”, sostuvo. 

Lo llamamos nuevamente y ad portas del careo, tal como la parte querellante, no tiene certeza de lo que sucederá, ya que, asegura, el juez no se habría pronunciado respecto a las pericias que debería realizar el Servicio Médico Legal, pese a que ellos las solicitaron para justificar la no concurrencia del imputado.

“El ministro todavía no se ha pronunciado al respecto. Obviamente él está declarado medicamente con incapacidad que no le permite enfrentar un juicio, ya hay pericias respecto a ello, pero falta del Servicio Médico Legal, y nosotros lo único que estamos esperando es que el ministro la decrete. Lo único que deseamos es que a través de una institución objetiva se determine el estado mental de monseñor Cox, queremos tener claridad científica al respecto, eso es lo que se le está pidiendo al tribunal,  lo que además es algo obligatorio”, expresó Urquieta. 

Pero, si no se decretan estas pericias, ¿qué harán en la defensa? En relación a ello, el abogado precisó que tampoco tienen claro cómo actuarán.

“Lo que pasa es que se debiese decretar la diligencia, nosotros vamos si la decreta, hoy o mañana, vamos enseguida, porque lo último que queremos es impedir que se investigue. Ahora, esto está en manos del tribunal, nosotros ya fuimos notificados de la audiencia pero si no se practican estas diligencias, Cox no puede participar, porque no está en una situación mental idónea. Nuestra presencia es algo que tenemos que evaluar todavía, por lo que esperamos que el tribunal se pronuncie. No hay una decisión al respecto”, indicó el abogado. 

Vocero de Schoenstatt

Patricio Moore, vocero del Instituto Secular de los Padres de Schoenstatt, quienes están a cargo del ex arzobispo de La Serena mandatados por el propio Papa Francisco, fue consultado respecto al proceso del día jueves. 

Aseveró que como comunidad no van a estar presentes, y que todo lo estaba viendo el abogado, pero dio indicios respecto al estado de salud del ex religioso.

“Yo encuentro que no está bien, pero eso tendrá que determinarlo el juez. Esta es solo mi opinión personal, él tendrá que precisar si en definitiva estará o no estará en este careo”, indicó Moore, quien ya el pasado 12 de junio había señalado que la salud mental de Cox, se encontraba bastante deteriorada. “El diagnóstico es una demencia senil. Recordemos que él tiene 85 años. Respecto a sus condiciones físicas, está en silla de ruedas, tiene varias enfermedades, como diabetes y otras. Uno puede conversar con él, pero pasan 10 minutos y se va, no recuerda”, sostuvo en la oportunidad. 

Hamilton pide justicia

En conversación con Diario El Día, James Hamilton, uno de los emblemas en la cruzada contra los abusos sexuales a menores cometidos por integrantes del clero, e integrante de la Fundación Para La Confianza que asesora a las víctimas, hizo un emplazamiento directo a la comunidad de Schoenstatt, para que hicieran un gesto.

“Este es el momento en que el grupo de Schoenstatt, no actúe coludido como un grupo de delincuentes, sino que asuman la responsabilidad por el encubrimiento criminal que han cometido con un obispo abiertamente pedófilo. La gran responsabilidad es de los sacerdotes de esta comunidad que en su oportunidad, no sólo ocultaron sino que protegieron y mantuvieron a este cura pedófilo, y expulsado de la propia iglesia”, manifestó Hamilton, agregando que sus palabras no tienen que ver con el hecho de que ahora estén a su cargo, sino con “todo el tiempo anterior en que lo ocultaron y lo fueron a esconder a Alemania a sabiendas de las denuncias”. 

Específicamente respecto a la no presencia de Cox en la audiencia del día jueves, e incluso con la posibilidad de que no se presente nadie de su defensa, debido a la falta de peritajes, Hamilton llamó al sistema de Justicia, para que actuara con firmeza.

“La justicia de Chile debe dejar de traicionar a las víctimas, y considerar los fallos ya existentes como una prueba más que contundentes de que existieron abusos. Si Cox no se presenta es muy relevante porque es negarse, porque no es difícil argumentar con algún médico relacionado que la persona tiene demencia y no puede estar en un juicio, lo difícil es determinar qué grado de demencia se tiene. Eso requiere un peritaje, pero todas obstrucción que se haga por parte de la justicia penal, existiendo ya una determinación por parte del Vaticano, es un antecedente negativo desde el punto de vista ético, y una obstrucción a la reparación a las víctimas. Además, sería una muy mala señal para la sociedad”, precisó. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital