• Nelson Caro (a la izquierda) y Hernán Galdames (derecha) señalan que están disponibles para dialogar tanto con las autoridades comunales como los habitantes.
    Nelson Caro (a la izquierda) y Hernán Galdames (derecha) señalan que están disponibles para dialogar tanto con las autoridades comunales como los habitantes.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
Ejecutivos argumentan que ellos se rigen por estrictos controles y fiscalizaciones y que, si tuvieran este tipo de problemáticas, no podrían funcionar. En todo caso, hacen un llamado a generar un diálogo con vecinos y autoridades para zanjar dudas

En la edición de ayer de Diario El Día se dio a conocer la molestia que representantes de los habitantes de los sectores de La Herradura Oriente, La Rinconada, La Higuera, La Puntilla, Las Lomas, El Panul y Altos del Panul, expresaron a las autoridades durante la sesión del concejo comunal, por los problemas que aseguran le estaría ocasionando la presencia del relleno sanitario El Panul, emplazado en las cercanías.

Esto toda vez que se conociera la información de que, pese a que la Resolución de Calificación Ambiental entregaba al sitio una vida útil hasta el año 2018, desde la actual administradora Inversiones Panul Limitada, aseguraron que gracias a una nueva tecnología que tritura los residuos, podrán continuar recibiendo las más de 600 toneladas diarias hasta el 2023.

A juicio de los vecinos, la cercanía con el recinto que recibe cerca de los 64% de los residuos sólidos de la región, provenientes de ciudades como Coquimbo, La Serena y La Higuera, estaría provocando una serie de problemas, entre ellos los malos olores y denuncian que actualmente han tenido que lidiar con una gran cantidad de vectores o plagas que han llegado hasta sus hogares, afectando a cerca de 40 mil habitantes que viven a menos de 3 kilómetros.

“Nosotros nos estamos viendo afectados por todo lo que tiene que ver con el relleno, este lugar ya llegó a su vida útil y queremos que nos respeten como personas, no podemos seguir viviendo con los malos olores, ratones, moscas, pulgas, garrapatas y una serie de plagas que nos afectan diariamente y no nos dejan tener una vida normal”, indicó Perla Ortiz, pobladora y representante del sector El Panul N°2. 

Sin embargo, desde la empresa refutaron estas afirmaciones asegurando que se trata de un recinto que cuenta con todas las fiscalizaciones pertinentes. Reconocen, eso sí, que podrían emitirse algunos olores como consecuencia de un recinto de estas características, pero aseguran que no son los responsables de las plagas que se les atribuyen.

“Ellos dicen en la publicación que están llenos de plagas, que tienen garrapatas, pulgas, que hay moscas, pero estas no son generadas por nuestro recinto, porque si fuera así nosotros como recintos estaríamos llenos de ellas y no es así”, sostuvo Hernán Galdames, jefe de operaciones del relleno sanitario.

Respecto a qué estaría provocando estas plagas, señala que debería ser objeto de una investigación, pero hacen ver que no son la única empresa que trabaja con residuos en el sector. “Además hay gente que en los sectores aledaños bota basura, no tienen los servicios básicos, no cuentan con alcantarillado, pero eso no es de nuestro dominio. Todo eso conjuga para llamar plagas, pero a nosotros nos fiscalizan y tenemos que tener control con respecto a las plagas, si no no podríamos funcionar”, precisa Nelson Caro, administrador del recinto.

El problema que existe en el lugar, aseveran, no tiene que ver con su presencia, dado que este sitio desde 1980 funcionó como el basural de Coquimbo y desde 1990 como vertedero controlado, bajo una resolución del ministerio de Salud. Desde el 2005, en tanto, comenzaron a operar como relleno sanitario. “No es que estemos recién llegando, sino que lo que aquí ha ocurrido es que la gente, obviamente por alguna necesidad, se ha ido acercando hacia nosotros y a lo mejor estamos impactando en ellos de alguna forma”. Esto obedece más a un ordenamiento territorial urbano que ha llevado a la ciudad a crecer hacia ese territorio, puntualiza.

EXTENSIÓN DE VIDA ÚTIL

Desde la empresa explican que la resolución que ellos obtuvieron es por una cota, una capacidad, la que aún no cumplen, por lo cual no estarían actuando fuera de la normativa y no requerirían solicitar una nueva autorización ambiental para extender sus operaciones.

Galdames explica que cuando se inició el proyecto se consideró aproximadamente una vida útil con ciertas condiciones “pero estas han mejorado”. Inicialmente, por ejemplo, no se consideró la descomposición de la basura, la que a la fecha ha incrementado en un 30% su capacidad.

Además, agrega que las maquinarias con las que se realizaría la compactación de los residuos eran de menor capacidad, lo que fue resuelto con la llegada a fines de 2016 de una nueva máquina compactadora. “El año pasado la empresa incorporó mayor tecnología trayendo una trituradora que aumenta en un 60% el volumen de terreno para poder meter mayor cantidad de residuo. Todo eso lo mesclamos y nos da una capacidad volumétrica mayor para alargar nuestra vida útil. De esta forma, nosotros nos manejamos por la capacidad volumétrica y en este momento es aproximadamente hasta el 2023”.

Cuando hablan de ampliación, indica, es para lo que viene del 2023 en adelante “con nueva tecnología, otro tipo de proyecto, la incorporación de reciclaje”, precisa.

CONVERSACIONES CON VECINOS Y AUTORIDADES

Desde la empresa señalan que se han puesto en contacto con diversas autoridades para darles a conocer los alcances de la operación y que, por ejemplo, ya le presentaron los antecedentes al Consejo Regional, con quienes tienen una visita programada para el martes 9.

También se le envió, asegura Galdames, una carta abierta al alcalde y al concejo comunal. “Les pedimos que nos fueran a visitar, estamos a la espera de la respuesta y que nos indiquen la fecha. También se la hicimos presente al alcalde de La Serena y al seremi de medio ambiente. Que mejor que seamos nosotros los que estemos solicitando que nos vayan a ver”, recalcó.

En el caso de los vecinos, señalan que aún no han tenido contacto, pero que mantienen las puertas abiertas al diálogo. “El ideal sería que pudiéramos contactarnos con ellos, personalmente desconozco quienes son, porque nunca nadie nos ha ido a tocar la puerta, pero nosotros siempre hemos pedido que nos vayan a ver, no hay nada mejor, para que vean la calidad de relleno sanitario que tiene la región, así que de todas maneras les extendemos la invitación”, precisó.

GENERACIÓN DE ENERGÍA

Cabe destacar que la empresa mantiene en carpeta en la actualidad un proyecto para generar energía eléctrica a través de gas, para lo cual están trabajando con una empresa española. “A fines de junio deberíamos tener los contratos firmados con las empresas que nos van a hacer todo el estudio más la planta”, indica Nelson Caro.

Con todo ello, afirma, si la firma de los primeros acuerdos se concreta en junio o julio de este año “estamos hablando de que en enero de 2019 deberíamos estar conectados  generando”.  

Aún no se define, en todo caso, si esta energía será inyectada al Sistema Interconectado Central (SIC) o se va a trabajar con un particular comprador. “Esas son las alternativas que se van a estudiar”, precisa.

FRASE:

“No es que estemos recién llegando, sino que lo que aquí ha ocurrido es que la gente, obviamente por alguna necesidad, se ha ido acercando hacia nosotros”, NELSON CARO, Administrador del recinto.

CIFRA:

40 mil serían los habitantes que estarían siendo afectados por esta problemática.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X