• Después de una larga insistencia, los familiares lograron que sus demandas fueran escuchadas y finalmente podrán, aunque con restricciones, visitar a sus cercanos que han perdido la libertad.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Voces señalan que se trata de una decisión justa y que corresponde a un “derecho humano” que debe respetarse. Desde el Gobierno sostienen que la determinación permitirá bajar la tensión que se vive al interior de los penales, aunque hay visiones disidentes que aseguran que esta medida debió implementarse con mayor antelación.

Una buena noticia para internos de los diferentes penales de Chile y también para sus allegados es lo que se informó hace algunos días, y que indicaba que desde ayer se reanudaba la visita a la cárceles de parte de familiares de personas privadas de libertad.

Cabe destacar que estas visitas estaban suspendidas desde el inicio de la pandemia, razón por la que los cercanos a los internos salieron a realizar diversas manifestaciones pacíficas con globos blancos expresando su inquietud por la falta de un protocolo para efectuar dicha acción.

En efecto, el plan, que fue aprobado por el Ministerio de Salud, consta que las visitas se podrán efectuar en todos los recintos del país, salvo en aquellas ciudades que se encuentren en la Fase 1 del Plan Paso a Paso, según destacó el ministro de Justicia, Hernán Larraín. 

“En ese caso, y por razones obvias, no se pueden efectuar visitas (...) Es un derecho humano para que los internos puedan estar con sus familiares. Hemos tenido tensiones en algunos recintos justamente por esto, han reaccionado por la falta de visitas. Así que hemos dado este paso con doble cautela, y como hay personas que no lo quieren, será más fácil controlarlo”, señaló la autoridad de Gobierno.

Cabe precisar que podrá ingresar sólo un familiar a la vez, mayor de 14 años. Habrá toma de temperatura y una corroboración en el Sistema Epivigila, para así tener plena certeza de que no se trata de alguien que deba estar en cuarentena.

Si bien la decisión es bien apreciada por los distintos actores, hay voces que aseguran que la medida pudo haberse abordado con anterioridad.

Coordinación

La seremi de Justicia y Derechos Humanos, Alejandra Valdovinos, en conversación con diario El Día, señaló que “es un día importante para Gendarmería y, particularmente, para quienes están privados de libertad en nuestra región y país, porque después de nueve meses en que los internos e internas no han podido recibir familiares, se han retomado las visitas. Se han autorizado que estas personas, antes de Navidad, tengan todas a lo menos una visita de un familiar cercano”, aseguró.

“Ha sido muy duro, pero la responsabilidad de Gendarmería y de nuestro ministerio nos ha impulsado a cuidar a las personas”, Alejandra Valdovinos, seremi de Justicia y Derechos Humanos

De acuerdo a la autoridad, era comprensible la inquietud de parte de familiares y amigos de los internos, pero no era factible apurar los procesos considerando la dinámica que ha tenido la pandemia.

“Ha sido muy duro, pero la responsabilidad de Gendarmería y de nuestro ministerio nos ha impulsado a cuidar a las personas, suspendiendo las visitas durante este tiempo, porque su salud está primero. Sin embargo, no debemos olvidar que el Coronavirus sigue presente en nuestras vidas, por eso se ha confeccionado un plan debidamente aprobado por la autoridad sanitaria, elaborado por el Departamento de Salud de Gendarmería y con la autorización de la Comisión Técnica, que la integra el Colegio Médico, profesores de facultades universitarias, y equipos del Ministerio de Salud, con protocolos que fueron aprobados formalmente, dando paso en todo Chile a este proceso de reapertura de las visitas”, subrayó Alejandra Valdovinos.

Con matices

El exseremi de Justicia y abogado, Carlos Galleguillos Carvajal, en conversación con nuestro medio, valoró la medida aunque puso en entredicho la reacción del Gobierno.

“La medida determinada por la autoridad va en el sentido correcto, puesto que efectivamente las personas privadas de libertad tienen el derecho humano a recibir la visita de sus familiares más cercanos. Y si bien nos encontramos en un contexto bastante inusual producto de la pandemia, en el entendido que se tomen todas las medidas correctas, es favorable y permite distender los ánimos al interior de las unidades penales. Cuando no hay visitas, se generan conflictos importantes al interior de las cárceles, que muchas veces terminan en agresiones, atentados y delitos. Por tanto, creo que reabrir las unidades penales para las visitas, con las medidas que se han anunciado, es pertinente para contribuir en una mejor relación de convivencia interna”, acotó.

Sin embargo, consideró que es una “decisión tardía, tomando en consideración que ha habido cambios de fases en las distintas comunas y regiones. Es evidente que ha habido una baja en nivel de contagios, y sería bueno que el Ministerio de Justicia informara de las consecuencias del encierro de las personas sin acceso a la visita de sus familiares más cercanos. Conociendo la cultura penitenciaria, me parece que a ratos hay un velo que tapa una realidad compleja. Es importante saber lo que ha ocurrido al interior de los distintos penales durante la pandemia”, aseguró.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Lo más visto hoy

 

Diario El Día

 

 

 

X