Crédito fotografía: 
Archivo El Día
Investigadores del CEAZA, de Frente a la instalación de plantas desaladoras, señalan que es primordial tener claro el uso que tendrá el agua que se va a desalar, sea para fines de consumo o para la producción agrícola.

Escasez hídrica, falta de lluvias, frecuentes marejadas, fuertes vientos y la proliferación de algas que están afectando la producción acuícola en las costas de nuestra región, son algunos de los impactos que se observan en el océano, como consecuencia del cambio climático, los que a juicio de investigadores del CEAZA, es necesario observar y monitorear para una mejor toma de decisiones.

Así lo expusieron ante la comisión de Medio Ambiente, Energía y Minería del Consejo Regional (CORE), el oceanógrafo del CEAZA Víctor Aguilera y el Gerente del mismo organismo, Claudio Vásquez, quienes, junto con aportar decidora información sobre el tema, también recomendaron implementar urgentes acciones y medidas de mitigación para hacer frente a un fenómeno que provocará en el futuro, una alta vulnerabilidad, tanto en la vida marina como en la vida humana.

El consejero Carlos Galleguillos, presidente de la comisión de Medio Ambiente, del CORE, dijo que una vez más el CEAZA está haciendo un gran aporte a lo que debe ser el cuidado del medio ambiente.

“Nuestra gran preocupación es saber que pasa al instalar una planta desaladora, con la salmuera que se extrae del agua de mar. Nuestra opinión es que, si se devuelve al mar, sería un intento de asesinato de toda la vida existente en el mar.  Como Consejo hemos conocido diferentes opiniones de científicos, investigadores y académicos que trabajan este tema, pero la opinión del CEAZA, nos da confianza y nos deja satisfecho por cuanto recomiendan que se debe tener un especial cuidado con el ecosistema marino”, señaló el consejero.

Galleguillos, añadió que como CORE esperan que los futuros consejeros asuman esta tarea con convicción, pensando que es el único legado que le están dejando a las futuras generaciones.                                                                

Impacto del cambio climático

El oceanógrafo Víctor Aguilera, dijo que de la dinámica que está teniendo el océano producto del calentamiento global, se ha observado un aumento de la temperatura en los mares, la disminución de las lluvias, la disminución del oxígeno, la acidificación del agua y la proliferación de algas que están afectando la vida marina, pudiendo  ser nocivas  incluso para  la salud de las personas.

“Nosotros hemos visto que parte de la bondad de nuestra zona tiene que ver con la biodiversidad. Lo que hemos visto es que cómo la onda climática va cambiando y generando una serie de procesos biológicos, a la larga está poniendo en riesgo la seguridad alimentaria”, afirmó el investigador.                              

Añadió que una muestra del efecto del cambio climático se ha visto reflejado en recurrentes varazones de peces, moluscos y bivalvos en todo el mundo, cuya explicación científica está en la disminución del oxígeno en el mar, así como las marejadas y los fuertes vientos que son también un impacto notorio del calentamiento oceánico, fenómeno que están siendo muy recurrente en las costas chilenas.

Desaladoras y emergencia hídrica

Por otro lado, y dado el interés de los consejeros regionales por tener otras opiniones frente a la instalación de plantas desaladoras como alternativas para enfrentar la emergencia hídrica, los investigadores recomendaron tener en cuenta el uso que le darán al agua que extraigan del mar, la relación costo -producción y la calidad del agua.

“Debemos tener en consideración qué uso le daremos al agua que vamos a sacar y desalar. Puede ser para uso humano o uso productivo, porque ese es un tema que puede estar asociado a los impactos que este proceso va a tener en el ecosistema”, advirtió Aguilera.

Indicó que en base a ese probable impacto, el CEAZA se adjudicó un proyecto   a través de la red continental CEAZAMET con el que buscan implementar unidades de observación y monitoreo de la dinámica del océano y ver cuáles son los impactos que van ocurriendo en el territorio marítimo de la región,  que puedan tener algún impacto en la producción acuícola como pesquera, así como la nueva estrategia de inversión regional con  la instalación de plantas desaladoras.

Recomendaciones

Por su parte, el gerente de CEAZA, Claudio Vásquez, formuló algunas recomendaciones al CORE en torno a la emergencia hídrica.

“Me parece importante la necesidad que tenemos como como región, de incrementar la oferta de agua, ya sea con nuevas prospecciones al subsuelo, con nuevas tecnologías de reutilización de agua y también esta alternativa que en ningún caso se desprecia, como es la implementación de plantas desaladoras, de las que hay varias experiencias en el mundo. Sabemos que algunas han funcionado mejor que otras porque tienen una mirada desde la sostenibilidad, y porque, además, tienen estudios previos pertinentes”, concluyó.

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X