Crédito fotografía: 
El Día
La elección de los ediles en nuestra zona mostró un aumento sustancial de las preferencias por figuras fuera de los partidos tradicionales. Así, el desencanto con el llamado “duopolio” se manifestó con claridad.

El que tiene mantiene, esa era la premisa en las 15 comunas de la Región de Coquimbo, ya que la mayoría de los alcaldes de la zona lograba históricamente su reelección. Sin embargo, fueron varias las sorpresas de la inédita elección vivida el fin de semana, las que cambiaron el mapa político que se había establecido en los comicios del 2016.

La principal característica de la jornada fue un aumento sustancial de la votación de alcaldes independientes fuera de pacto.  Así, el desencanto con el llamado “duopolio” se manifestó claramente en la elección.

Esto significa que nunca fue tan fácil desafiar a un edil en ejercicio, lo que es signo de un alza en la competitividad de los procesos democráticos. Lo anterior, queda claro con las derrotas de Marcelo Pereira en Coquimbo, Camilo Ossandón en Monte Patria, Manuel Marcarían de Los Vilos y Fernando Gallardo en Salamanca. Sin duda, fue un duro golpe que no esperaban.

Si bien un primer análisis puede revelar que la exNueva Mayoría perdió municipios importantes, que pasan a manos de independientes, la tendencia sigue siendo a la centroizquierda. Así, por ejemplo figura Ali Manoucheri, cercano al PS, en el puerto y el exconcejal socialista Christián Gross en la comuna vileña. Monte Patria, en tanto, queda en manos de Christian Herrera, exmilitante DC.

Varios de los alcaldes electos postularon como “independientes”, aunque  muchos son ex militantes de alguna colectividad. Quizás el objetivo de desmarcarse de los partidos tradicionales fue una buena estrategia para lograr la meta.

Claro que en las comunas más grande de la región, salvo Coquimbo, se mantuvieron los jefes comunales. En La Serena como se esperaba, ganó Roberto Jacob con relativa facilidad, aunque el 34,47% fue muy por debajo de lo que auguraba su circulo cercano.

Mientras que en la comuna de Ovalle, el alcalde Claudio Rentería logró su reelección con un 42,30%.

Otra batalla electoral que se esperaba compleja era en Illapel, donde el hijo del actual edil Denis Cortés Aguilera logró superar al exdiputado Luis Lemus y tomó la posta del municipio.

 Mapa político

Con los resultados de la jornada se puede establecer un mapa político  regional, que quedó con 11 ediles militantes o cercanos a la ExNueva Mayoría. Seis de ellos como independientes, tres de la DC, un radical y un comunista.

Mientras la coalición de gobierno cuenta con tres alcaldes, de ellos un independiente pro RN y dos UDI.

El caso especial es Gerald Cerda de Andacollo, quien sería el único completamente independiente.

Otro punto a destacar es la elección de una mujer alcaldesa, ya que en el 2016 ninguna candidata había logrado llegar al sillón edilicio de una comuna de la región. La postulante independiente, Carmen Olivares, consiguió en Río Hurtado el cargo de jefe comunal con el 45,83% de los votos.

 Golpe a la DC

Según los expertos, uno de los grandes damnificados de la jornada fue la Democracia Cristiana, que perdió uno de sus bastiones sagrados como es la comuna de Coquimbo, dirigida por sus militantes durante décadas. A la que debe sumar Monte Patria, pese a que muchos esperan que Cristian Herrera vuelva al redil luego del triunfo.

El cientista político, Luis Moncayo, explica  que el mapa de la correlación de fuerzas expresado a través de los alcaldes, está cambiando significativamente. No es un fenómeno solo de la región, sino del país, donde fue incluso mayor.

“Los casos de Coquimbo y Monte Patria son los que más llaman la atención, porque en la opinión pública se había producido un cierto acostumbramiento a que determinadas comunas permanentemente renovaban candidatos del mismo color. El aprendizaje es que ninguna situación está dada per se , es decir puede ocurrir en un sistema democrático. Nadie puede dar garantizado un permanente predominio político en un territorio determinado”, aseveró el profesional.

Sin embargo, Moncayo argumenta que el caso de Monte Patria es distinto al del puerto, porque quien ganó las elecciones es un ex DC.

“Para nadie es un secreto que siempre compitieron entre Cristian Herrera y el actual alcalde. Se estableció una competencia muy ardua entre dos demócratas cristianos, pese a que uno de ellos en su minuto renunció al partido. Distinto a lo de Coquimbo, donde la ciudadanía buscó un cambio”, analizó el experto.

El exvocero de gobierno señala que quien ganó en Coquimbo (Ali Manouchehri), tuvo un protagonismo deportivo popular, que le hizo sentido a los electores para elegirlo como opción.

“Los electores hoy valoraran la confianza que les da un determinado candidato. Es un depósito de confianza a una carta distinta a la que había en el municipio porteño”, agrega el académico de la UCN.

Por otra parte, el presidente regional de la DC, Patricio Solís, apuntó a que fue un proceso democrático donde participaron menos personas de las esperadas.

“La ciudadanía ha buscado una nueva alternativa en Coquimbo y Monte Patria, pero hemos ganado en Vicuña con Rafael Vera, en Combarbalá con Pedro Castillo y con Denis Cortés en Illapel”, reflexionó el dirigente.

Solís reconoce que es una dura derrota perder Coquimbo, la madre de todas las batallas.

“No vamos a esconder esto, encontramos que es lamentable, creemos que se había realizado un buen trabajo en la comuna y esperábamos que la ciudadanía nos diera su respaldo. No fue así y obviamente es parte del ejercicio democrático, pero efectivamente fue una derrota. Esperamos con más tiempo hacer los análisis y los balances que corresponden a este proceso”, concluyó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Lo más visto hoy

 

Diario El Día

 

 

 

X