Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
En medio de la polémica por el explosivo aumento del comercio ambulante ilegal, el presidente del gremio en La Serena, Patricio Araya, asegura que esta solicitud se está haciendo desde el año pasado, ya que se instala gente que no tiene permiso y genera un desorden en el comercio establecido con el cierre de las calles. Los ambulantes, en tanto, aseguran que han intentado regularizar su situación pero no son escuchados y necesitan trabajar.

El estallido social había invisivilizado diferentes problemas cotidianos de la ciudad, pero el día miércoles por la mañana volvió a instalarse uno que desde hace años no tiene solución. Se trata del comercio ambulante ilegal que a diario se toma las calles del centro de La Serena y que en las últimas semanas había experimentado un explosivo aumento.

Fue a eso de las 10:00 de la mañana cuando en medio de una fiscalización, se produjo un violento enfrentamiento entre los comerciantes, Carabineros e inspectores municipales.

Todo se originó luego que una mujer que vendía frutas y verduras en la intersección de las calles Cienfuegos con Gregorio Cordovez fue abordada por funcionarios policiales lo que no generó una buena recepción de su parte. Se ofuscó e incluso habría golpeado a un inspector municipal, por lo que fue detenida por Carabineros. Luego de eso vino el caos.

Los demás ambulantes reaccionaron para defender a su colega y para evitar que sus productos fueran requisados, lo que provocó que el entrevero pasara a mayores ya que los ilegales formaron una barricada cortando el tránsito y comenzaron a lanzar objetos a las fuerzas de orden quienes debieron utilizar sus elementos disuasivos para dispersarlos.

El procedimiento terminó con dos personas detenidas y duras críticas al municipio de La Serena por parte del comercio no establecido, ya que, aseguraron, no les estaba entregando el apoyo necesario y ellos necesitaban trabajar.

Otro día conflictivo

Volvimos al lugar ayer, y a eso de las 11 de la mañana, calles como Balmaceda, Eduardo de La Barra y Cordovez se tornan prácticamente intransitables debido a que las veredas están copadas con estas personas que se dedican al comercio ilegal. Artículos electrónicos, para celulares, prendas de vestir, y zapatillas son sólo algunos de los productos que se pueden encontrar en estas verdaderas ferias callejeras no autorizadas. Pero también se venden frutas y verduras y es ahí donde Carabineros, aparentemente, estaría poniendo el foco según fuimos testigos.

Una patrulla policial se desplazó lentamente por toda la calle Cordovez en donde los puestos ilegales estaban instalados y sólo se detuvieron al llegar a Cienfuegos donde se ubican quienes comercializan estos productos comestibles. Allí, los funcionarios se bajaron y le quitaron la mercadería a dos vendedores. Una de ellas se expresó duramente contra la fuerza policial. “No dejan trabajar a la gente. Uno invierte para esto, no anda robando. A la señora ayer (miércoles) le quitaron todo y perdió cien mil pesos, entonces es injusto porque ni siquiera están dando permiso. Yo fui a pedir, pero no me lo dieron. No encuentro trabajo y tengo hijos, qué más voy a hacer”, sostuvo la mujer, quien prefirió no dar su nombre.

No entiende por qué Carabineros y los inspectores se están centrando sólo en quienes venden verduras. Tampoco lo entiende Carolina Prado quien vende verduras desde hace años en el mismo lugar. “Esto es algo contra las verduras específicamente. No tenemos permiso, pero por qué el alcalde no habla con nosotros para que nos ubiquen en un lugar, y nosotros lo vamos a hacer en la buena”, precisa esta madre serenese de cinco hijos.

Municipio guarda silencio

Desde el municipio de La Serena prefirieron guardar silencio al menos por ahora. Aunque el edil Roberto Jacob sí habló del tema el día miércoles. “Nosotros por la contingencia no quisimos agregar otro problema más a lo que estaba pasando, pero hoy día tomamos la decisión que esto no puede continuar” dijo el alcalde a propósito de los incidentes.

Indicó que actualmente existen 54 vendedores ambulantes autorizados, pero dichos permisos habrían sido entregados en casos excepcionales, como a quienes tienen alguna capacidad diferente.

Aseguró que mientras las circunstancias se lo permitan, seguirá trabajando con Carabineros despejando las calles, reiterando que contratará 15 guardias permanentes para el centro y recordó que la ordenanza que multa a quienes les compren a ilegales ya está aprobada y comenzará a regir desde el 16 de diciembre.

No le pudimos consultar sobre si era verdad que no ha existido voluntad de diálogo ni tampoco si es que hay una focalización a quienes venden frutas y verduras.

Cámara de comercio no da más

Para el Presidente de la Cámara de Comercio de La Serena, Patricio Araya, la situación ya no da para más y no da crédito a lo expresado por los ambulantes ilegales de que estarían dispuestos a cambiarse y pagar patentes. “El año pasado hubo un compromiso de que pasada la época navideña ellos iban a buscar un lugar donde instalarse fuera del centro, incluso hablaron de que tenían un lugar en calle Domeyko, pero no se cumplió, y ahora vemos el mismo problema en la misma fecha”, sostuvo Araya.

Cuestiona al alcalde respecto al por qué no hizo respetar ese acuerdo y le exige que este año no haya cierre de calles que faciliten este comercio durante la navidad. “Ese es un gran problema para nosotros, nos complica porque se interrumpe el tránsito de la ciudad, viene menos gente y la gente que está visitándonos está invadida por el comercio ambulante ilegal”, expresó.

Para Araya, no todos los que se instalan en esa feria navideña tienen permiso. “Hay 54 que tienen permisos, y el año pasado se les dio permiso a unos cuantos más, pero es evidente que en este lugar se ponen ambulante ilegales también, porque se presta para eso. Nosotros ya hicimos la solicitud de que no haya cierre de calles por este comercio y estamos a la espera de respuesta”, aclaró.

Foco de inseguridad

Rolando Casanueva, coordinador regional de Seguridad Pública, puso el acento en la inseguridad que se produce en el centro de la ciudad debido al excesivo comercio ilegal que prácticamente no deja circular libremente a las personas. “Sin duda que debido a la problemática social de los últimos 50 días el comercio ambulante se ha transformado y pretende ocupar todo. El municipio está haciendo las gestiones porque nosotros tuvimos una mesa de trabajo respecto al tema (…) Lo que ha aumentado son extranjeros que están ejerciendo el comercio ambulante y también afuerinos que están aprovechando estas circunstancias sociales para vender productos sobre todo ahora que se aproxima la fiesta de Navidad”, indicó.

Territoriales

Consultado respecto a que muchos de los productos que se están comercializando provendrían de los saqueos, Casanueva fue claro al señalar que no existen antecedentes de aquello. Lo que sí precisa es que son individuos muy territoriales y actúan violentamente si alguien les invade el espacio que se han “tomado”. “Ellos se consideran dueños de ese sector, y si alguien lo ocupa se producen peleas entre ellos mismos. Además hay que agregar que las aglomeraciones de gente que se producen debido a su presencia propician robos por sorpresa y el hurto, aprovechando el descuido que pueden tener las personas”, explicitó. 

Aprender a convivir

La exalcaldesa de La Serena y actual presidenta del Core, Adriana Peñafiel, también tuvo que enfrentar la problemática de los vendedores ambulantes en su momento “producto de los problemas económicos de la gente”. En ese sentido, recuerda que dentro de las medidas que adoptó “fue comenzar a crear las agrupaciones jurídicas a través de la municipalidad y en su oportunidad me contacté con distintos comerciantes que tenían terrenos y de ahí nacieron las ferias persa. Esa fue una forma de entregar un terreno y las ferias funcionan hasta hoy en día”, manifestó.

Pero otra de las soluciones fue la de implementar los recordados “carritos verdes” que todavía la gente añora. “Lo que pasa es que el comercio ambulante es difícil erradicarlo, lo que sí hay que abordarlo como una forma de organización y que puedan funcionar con una adecuada estructura”, sostuvo, agregando que hay que coexistir. “Pero dónde está la molestia hoy día. Primero los vecinos que tienen que transitar por las calles y lo otro del comercio establecido porque se ha generado una suerte de venta indiscriminada y un uso intensivo del espacio público por donde tienen que transitar los peatones generando una situación de desorden que genera inseguridad. Ahí es donde radica la mano articuladora del municipio. Pero hay que hacer un reconocimiento y que es difícil que se erradique se tiene que buscar una solución estructurada para dar respuesta a la ciudadanía”, concluyó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X