Crédito fotografía: 
El Día
Pudo ser sólo un chiste, sin embargo, un tuitero editó parte de un programa en vivo donde se simulaba desconocer la muerte de Diego Maradona, omitiendo que se trataba de una broma, lo que podía deducirse fácilmente, pese al particular humor del conductor. Lo grave, es que medios nacionales tomaron el registro sin contexto, ni mayores antecedentes difundiéndolo y dando por hecho una situación que no era real, evidenciando una peligrosa falta de rigurosidad.

El miércoles recién pasado, en el programa Abriendo El Día, de El Día TV, que se transmite de lunes a viernes a las 08:00 horas por las plataformas online de Diario El Día, el conductor Juan Carlos Pizarro hizo una broma que crecería como una bola de nieve. Con su particular humor, simuló enterarse en vivo, por voz de otro de los profesionales, que Maradona había muerto, siendo que su deceso ocurrió el 25 de noviembre, algo que había sido ampliamente abordado durante este mes en el espacio, por los mismos periodistas que estaban en el estudio. De hecho, la broma, era la introducción para lo que fue un repaso por los deportistas que partieron este 2020.

Nadie de los que observaba el matinal en ese momento pudo haber creído finalmente que el periodista ignoraba el fallecimiento del deportista, puesto que, pese a que el conductor se mostró estupefacto, llevando sus manos a la cara de manera incrédula, segundos más tarde se evidenciaba la sátira, por lo que el hecho pasó desapercibido. Sin embargo, el día después, un usuario de Twitter, Sebastián Munizaga, que en la descripción de su cuenta señala ser periodista, subió un extracto del vídeo, sólo con la parte donde en que Pizarro ironiza, omitiendo el contexto, y desde luego, haciendo a un lado el sentido común, de que es inevitable no enterarse de un hecho de esa magnitud si conduces un espacio diario de actualidad. 

Más que un chiste

Debido a este tuit irresponsable, muchas personas, que desconocen el programa y a Pizarro, creyeron que efectivamente se estaba informando un mes después de la noticia, lo que provocó reacciones en redes sociales, debido a la descontextualización del registro. Aunque sí, algunos más sagaces, percibieron que había sido una burda simulación. 

Pudo haber quedado ahí, y ser sólo un chiste, una mala práctica del tuitero Munizaga, publicando el material editado y direccionando la impresión de quienes lo vieron, ya que acompañaba el registro con el texto: “Cuando te golpean con la noticia de la muerte de Diego Armando Maradona, a un mes de lo sucedido...”. Sin embargo, y más allá de donde venga y a quién le haya tocado vivir esta situación, se puso en evidencia la liviandad con la que otros medios recogen información periodística, sin corroborarla. 

Cayendo en las fake news

Se puede comprender de una persona que no tiene una formación periodística el divulgar algo de lo cual no tiene total certeza, lo que resulta impresentable, es que dicha broma al aire terminara creyéndose y publicándose por medios nacionales, como Chilevisión y The Clinic, que le dieron espacio a la “noticia” resaltando que “un periodista se enteraba al aire y en vivo que Maradona estaba muerto hacía un mes”. Es decir, tomaron y compartieron un material audiovisual, sin comprobar fuentes, con poca o nula rigurosidad profesional y así, de una broma al aire, nace una fake news.

Más allá de la anécdota de un programa de TV online y la jugarreta de sus reporteros –y aquí lo grave y peligroso- es cómo cada vez con mayor frecuencia y facilidad entramos en el terreno de las noticias falsas que llegan a recoger algunos medios de comunicación.

El gremio de periodistas

La presidenta nacional en ejercicio del Colegio de Periodistas, Nathalie Castillo, reconoce que las fake news han aumentado en el último tiempo producto de las nuevas tecnologías, “la proliferación de las redes sociales y la  reproducción de contenidos a través de estas mismas, van generando las condiciones para que la desinformación pueda llegar a personas de manera universal, muchas veces sin tener ningún tipo de criterio periodístico, por lo tanto, genera diversas reacciones por parte de las audiencias”.

Referente a los medios de comunicación frente a las noticias falsas, señala que desde el periodismo es importante apegarse a la veracidad de los hechos y al contraste de fuentes que fueron testigos o que tengan vinculación con el suceso que va a generar la noticia. “La responsabilidad del periodista frente a esta situación es actuar bajo las más estrictas normas éticas que promueven los códigos éticos del periodismo y también los códigos deontológicos que rigen nuestra profesión, siempre con una responsabilidad social frente a cualquier circunstancia”, señala Nathalie Castillo.

Subraya que los medios de comunicación tienen un rol preponderante a la hora de entregar noticias, por lo que deben chequear la información, contrastar fuentes y entregar la mayor diversidad y voces a lo que es un hecho. Y claro, esta vez se trató sólo de dar por cierto algo que fue expresado en un contexto de humor, pero de ahí a que se opere de la misma forma con informaciones que son realmente importantes, puede haber una delgada línea que no se puede cruzar. 

Desde la ANP

El presidente de la Asociación Nacional de la Prensa, ANP, Juan Jaime Díaz, también se refiere a las noticias falsas, como en este caso, que medios serios y establecidos publiquen como cierto algo que difundió un tuitero, indicando que hoy en día los profesionales de la prensa, más que nunca deben tener un cuidado tremendo, y ser responsables, porque “somos los que estamos parando o no permitiendo que las fake news, de alguna manera, empiecen a ser mucho más creíbles o trasciendan”, expresó. 

Señala que las noticias falsas son uno de los grandes flagelos que se están viviendo, porque tienen efectos económicos, en la honra de las personas, en la política y también en la democracia. “Aquí lo preocupante es la desinformación, porque hay una creencia exponencial de la gente en las redes sociales, a pesar de que la gente se está dando cuenta y está recurriendo a los medios tradicionales para confirmar la información. Por lo tanto, nuestra responsabilidad es ser mucho más cuidadosos, porque la gente está creyendo más en los medios tradicionales”.

En la ANP se han comprometido a realizar un trabajo permanente para ser rigurosos y Juan Jaime Díaz, destaca que han sido los propios medios informativos los que se están preocupando e incluso están creando secciones importantes donde dan a conocer cuáles son las fake news y cuáles las noticias correctas, para lo que se requieren profesionales especializados y metodologías.

Pero insiste en que el trabajo riguroso de los periodistas y de los medios es esencial para evitar noticias falsas, dañar el trabajo de otras personas, o exponerlas a ser juzgadas por situaciones que no son reales. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Lo más visto hoy

 

Diario El Día

 

 

 

X