Crédito fotografía: 
Cedida
Bajo estrictas medidas de higiene y seguridad, los jóvenes que se mantienen en internación provisoria y en régimen cerrado en el recinto dependiente del Sename de La Serena, pudieron retomar las visitas con sus seres queridos.

Luego de un largo periodo de confinamiento producto de la crisis sanitaria, fueron siete meses de espera para que los jóvenes del centro de internación provisoria y de régimen cerrado (CIP-CRC) de Las Compañías, se reencontrarán con sus familiares y seres queridos, quienes esta semana efectuaron la reunión.

Así lo confirmó el director del centro dependiente del Servicio Nacional de Menores, Luis González. “El retorno de las visitas se da gracias a las favorables condiciones de nuestra región y también por el compromiso demostrado por las y los jóvenes, educadores y equipo técnico, quienes desarrollaron conversatorios de preparación para las visitas”, señaló. 

Dentro de los acuerdos con los jóvenes, el director explicó que, “los adolescentes se comprometieron a respetar lo establecido y las medidas de distanciamiento físico, además del buen uso de elementos de protección personal, en beneficio de su salud”.  

Protocolo

Para el día de las visitas se habilitó en el sector de escuela del recinto, cinco mesas y diez sillas al aire libre para recibir a los familiares. A la vez, se encuentra estrictamente prohibido el consumo de tabaco y alimentos, respetar la distancia física, la obligación del uso de mascarillas y protectores faciales, así como el lavado de manos al inicio y término de la visita. 

Junto con ello, según informan desde el centro, los jóvenes al finalizar el encuentro se deben cambiar ropa, la cual es llevada a lavandería para su higienización.

Reencuentro

Luego de la larga espera, los adolescentes y sus familias pudieron reencontrarse al interior del centro. Al respecto, la joven M.A, pareja de uno de los infractores, señaló que su visita estaba llena de nerviosismo tras tanto meses, “ahora que lo vi quedé más tranquila. Me parecen bien las medidas de prevención, es difícil no abrazarlo, pero es por nuestro bien. Han sido meses complicados, a pesar que en las videollamadas hablábamos harto, no es lo mismo verlo y estar juntos”. 

Respecto a las medidas que exige la pandemia, la joven expresa, “sé que la visita no volverá a ser como antes o al menos es difícil, pero con sólo verlo y saber que está bien es bueno”, sostiene. 

Otra de las impresiones que dejó el reencuentro en medio de la emergencia, fue la de uno de los jóvenes internos, quien expresó su alegría al ver a su madre. “Me gustó verla. La abracé porque no me aguanté las ganas. Pero después ocupamos las sillas y continuamos así, yo no sabía qué preguntarle, pero sólo pude tomar sus manos y saber que vino a verme me ayudó”. 

Por estas semanas se mantendrán restringidas las visitas a una hora semanal, con uso de elementos de protección personal, y en la medida que se generen y respeten los compromisos se evaluará su ampliación.

Durante el período de cuarentena y hasta el día de hoy no han existido casos de jóvenes con Covid positivo al interior del centro, por lo que desde la Unidad de Salud del recinto se realizan controles diarios, recalcando las medidas de higiene como lavado de manos y uso de mascarillas.

En tanto, la directora del Sename Coquimbo, Verónica Zárate, se refirió a la importancia de este reencuentro para los jóvenes en su estabilidad emocional. 

“Ha sido un proceso lleno de emotividad y tiene especial importancia para su estabilidad emocional. Jóvenes, familias y funcionarios han asumido este paso con gran responsabilidad, tomando todas las precauciones y medidas sanitarias para el cuidado de su salud”. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Lo más visto hoy

 

Diario El Día

 

 

 

X