Crédito fotografía: 
El Día
La solicitud de la Asociación Chilena de Municipalidades (AChM) no tendría el peso como para ser aceptada por el Ejecutivo, en tanto, el exsubdere e impulsor de la Ley de Fortalecimiento de la Regionalización, Ricardo Cifuentes, aclaró que la postura del organismo no cuenta con el respaldo de toda la directiva y que se “quisieron pasar de listos”. Por otra parte, las colectividades siguen trabajando para llevar a sus mejores cartas a los comicios de octubre.

Incertidumbre generó la petición que hizo el lunes pasado la Asociación Chilena de Municipalidades (AChM) al Ejecutivo de posponer las elecciones de gobernadores regionales, dado que no existirían las condiciones para los comicios ni para la implementación del inédito cargo.

En la Región de Coquimbo, la noticia fue catalogada por algunos actores como un “error” ya que los argumentos entregados por el organismo no tendrían el peso suficiente como para ser aceptada.  

El seremi de Gobierno, Ignacio Pinto, aclaró algunas dudas y comentó que tienen toda la disposición y que trabajan activamente en implementar el proceso de regionalización y así cumplir con la ley que ya fue aprobada.

“El proceso ya se inició, en noviembre pasado, cuando se detectaron 15 competencias que debían ser traspasadas a los Gobiernos Regionales y el presidente instruyó a los ministerios y servicios que, en un plazo de seis meses, se transfieran esas atribuciones”, detalló.

No obstante, el vocero también dijo que el proceso constituyente, que comenzará con el plebiscito de entrada en abril, podría afectar o modificar lo que se está llevando adelante.

“Hemos escuchado los planteamientos que está realizando la Asociación Chilena de Municipalidades y no podemos desconocer que el proceso constituyente puede afectar o modificar la regionalización que estamos llevando adelante. Por esto, la Subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere) se ha comprometido a revisar y analizar los fundamentos de esta solicitud; conocer las visiones de todos los sectores políticos y luego resolver cómo podemos continuar”, agregó.

“Maniobras encubiertas”

Quien también se refirió al debate que abrió la AChM, fue el exsubsecretario de Desarrollo Regional, Ricardo Cifuentes, que no dudó en catalogar el requerimiento como una “maniobra bastante burda” por parte de algunos alcaldes.

“Este es como el cuarto o quinto debate que los oficialistas intentan pegarle a la ley y yo soy un convencido que no les va a resultar. Siempre ha habido algunas maniobras encubiertas para tratar de bajar las elecciones de gobernadores regionales y yo creo y espero que esta sea la última”, respondió.

El también impulsor de la Ley de Fortalecimiento de la Regionalización –que fue promulgada en febrero de 2018 bajo la gestión de Michelle Bachelet- hizo el contrapunto respecto a la postura conocida en los medios nacionales y aseguró que esta no representa a toda la directiva de la asociación.

“He estado conversando con varios alcaldes que estuvieron en esa reunión y ellos tienen una versión totalmente distinta. Por algo el alcalde Felipe Delpin (DC) tuiteó que no estaba de acuerdo y que fueron los alcaldes de derecha, Germán Codina (RN) y Rodrigo Delgado (UDI) los que expusieron la idea”, manifestó.

La exautoridad también indicó que según los antecedentes que él maneja, el encuentro tenía otro carácter y era hablar sobre la situación de los municipios y “pedirle al Gobierno un aumento en el fondo común porque los municipios están desfinanciados”.

“Fue ahí cuando se quisieron pasar de listos y plantearon este tema, que no cuenta con el apoyo de los demás jefes comunales de la directiva”, concluyó.

Evidente retroceso

El magister en Democracia y Gobierno de la Universidad Autónoma de Madrid, Eduardo Marín, también fue consultado por el escenario y fue categórico al señalar que en un momento donde la totalidad de las instituciones están bajo la lupa por la ciudadanía, la elección de un nuevo actor podría generar un contrapeso al poder institucional.

“Aquí vemos que cierta elite municipal no cree que pueda ser el momento más oportuno para la elección de gobernador regional. En definitiva se sumaría un nuevo actor que podría ser visto con buenos ojos porque habría distribución de poder”, aclaró.

El docente reconoce que esta nueva institucionalidad no nació “tan fortalecida” como debiera ser, pero más allá de eso, considera que es un paso importante para la descentralización.

“Esta elección ya está fijada y quizás no nació fortalecida pero sigue siendo un primer paso que debemos dar, porque si lo postergamos eternamente se entrampa la ejecución de la institucionalidad, de hacerlo sería un retroceso para el proceso”, aseveró.

Los partidos siguen trabajando

El Día contactó a dos dirigentes regionales de partidos políticos, de oposición y oficialista y, ambos señalaron que siguen trabajando para llevar sus mejores cartas a las elecciones del próximo 25 de octubre.

Gonzalo Escorza, presidente regional del Partido Comunista, ratificó su postura frente a los inéditos comicios y criticó que “ese” sector de la asociación demuestra el excesivo centralismo que se ha vivido en los últimos años, aseguró, además, que la figura de gobernador regional podría levantar las regiones tras el 18/O.

“Mantenemos la postura desde que se comenzó a trabajar en esta idea cuando estaba la presidenta Michelle Bachelet; apoyamos la ley y participaremos en la elección. Esto es una maniobra de la derecha, de ese 6% que está políticamente derrotado y de un Gobierno que terminó hace bastante tiempo.  No aceptaremos que un grupo de alcaldes venga a imponer y deseche la voluntad de la gran mayoría de este país”, cerró.

Por su parte, la UDI también manifestó que siguen direccionando sus esfuerzos en llevar a las elecciones regionales a los mejores nombres. “Hasta ahora nosotros seguimos en la búsqueda de los mejores candidatos para gobernador regional, porque la ley sigue y no se ha postergado”, comentó Oscar Tapia, líder del gremialismo.

De igual forma, Tapia aclaró que si el Ejecutivo da luces de querer postergar esa instancia, debe ser mediante un acuerdo entre todos los actores políticos. Y que respecto a la solicitud de la AChM “están en su legítimo derecho de pedir lo que ellos estimen conveniente”.

La mirada histórica de la derecha

Eduardo Marín también se refirió a la postura histórica que ha tenido la centro derecha respecto a temas de descentralización. De hecho, hizo un análisis más fino y calificó de “paradójico” que haya sido la ministra secretaria general de Gobierno, Karla Rubilar, -quien era una eventual candidata a gobernadora regional- la que haya “abierto” la puerta al debate.

“Si bien no dijo ni que sí ni que no, abrió una puerta al debate y a analizar la situación. Históricamente la derecha nunca ha visto con buenos ojos los procesos de descentralización, muchos terminaron siendo aplastados por la fuerza militar y lo que vemos acá es el seguimiento de una tradición”, explicó.

Respecto a una de las ideas que han tomado fuerza en el debate, especialmente en redes sociales, es sobre la cantidad de papeletas y la posibilidad de confundir a la ciudadanía. Ese 25 de octubre los documentos serían la de concejales, alcaldes, gobernadores regionales y, si gana la opción del ‘Apruebo’ se sumarían la de los convencionales.

“Ese tema de la desconfianza y en no creer en la capacidad de información de la gente se tiene que acabar algún día y es lo que en cierta medida nos ha llevado un poco a vivir esta situación de hoy, porque persiste esa elite que desconfía de la capacidad de decisión de la gente”, arremetió.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X