Crédito fotografía: 
El Día
Si bien la cifra en general de eventos, considerando los primeros siete meses del 2018 y 2019, se mantiene más o menos similar, los números se disparan en lo que tiene que ver con fallecidos. Según estadísticas de Senda, durante todo el año pasado hubo cuatro víctimas fatales, y este año, a la fecha, y a falta de cinco meses para que termine el 2019, la cifra ya fue superada, ascendiendo a 5 muertes.

No ha sido un año feliz respecto a los accidentes de tránsito, sobre todo los que tiene relación con el consumo de alcohol. Si bien la cantidad de eventos como choques, colisiones o atropellos se mantiene en la media, si los comparamos con el 2018, la cifra se dispara en cuanto a la cantidad de fallecidos. 

Resulta que durante todo el año pasado, se registraron 4 víctimas fatales, mientras que este 2019 ya van 5 en poco más de 7 meses, algo que preocupa considerando que todavía restan cinco meses para que culmine el año,  y es en septiembre cuando se registra la mayor cantidad de accidentes, lamentablemente, con sus consecuentes víctimas. 

Hechos lamentables

El último episodio que generó pérdidas humanas fue el registrado la noche del sábado, en la Ruta D-715 que une la comuna de Combarbalá con la localidad de Cogotí. Se trató de una colisión frontal entre un vehículo menor y una camioneta que tuvo como resultado a dos mujeres, una de ellas menor de edad, fallecidas, mientras que otras tres personas quedaron gravemente heridas. 

De acuerdo a lo consignado en el parte policial, el conductor del automóvil más grande, presentaba un fuerte hálito alcohólico, lo que, presumiblemente, una vez más, habría provocado una tragedia. 

Pero el caso que más ha impactado durante el 2019, es sin duda el de la familia Garrido Traipe. 

Fue la madrugada del 27 de abril cuando un conductor ebrio destruyó la vida de estas cuatro personas que se desplazaban por el Puente Zorrilla desde Las Compañías. El sujeto, quien además se dio a la fuga tras lo ocurrido, impactó al vehículo y fallecieron tanto el conductor, Miguel Garrido, como el hijo mayor de la pareja, Jean Pierre Garrido (13), mientras que la otra niña,  Mery Danae, quedó con un daño neurológico severo que no le permite hablar ni moverse.

Quien resultó prácticamente ilesa, es la madre, Joselyn Traipe, que ha logrado sobreponerse al dolor, y se encuentra luchando por “hacer justicia” por los suyos. 

Un llamado al autocuidado

La directora regional de Senda Fernanda Alvarado, si bien valoró el que, en los últimos años la accidentabilidad no haya aumentado, lamentó las muertes cuya principal causa es el consumo de alcohol y que cobró sus dos últimas víctimas el fin de semana. Precisó que, la ingesta de alcohol desmedida no sólo provoca choques o colisiones, sino que también caídas y atropellos. Sí admitió, son las colisiones de alta energía las que tienen las peores consecuencias.

“El año pasado tuvimos cuatro muertos, tres por alcohol en el conductor y un peatón que fue atropellado bajo los efectos del alcohol. Respecto a este año ya llevamos cinco. En estos casos, fueron los conductores los que estaban con alcohol en la sangre”, precisó. 

Agregó que a ellos, como Senda, lo único que les queda es concientizar y seguir realizando campañas preventivas y en esa línea, este año han efectuado 10.062 alcotest a conductores de los cuales 46 han estado bajo la influencia del alcohol y 26 en estado de ebriedad. “Lo que buscamos es aumentar la percepción de riesgo respecto al consumo de alcohol. Que la gente sepa que si bebe y después conduce esto tendrá consecuencias, que pueden ser fatales. Consumir alcohol no es compatible con la conducción”, enfatizó. 

Cultura vial

Desde Santiago, el exseremi de Transportes y Telecomunicaciones de la Región de Coquimbo y actual secretario Ejecutivo de la CONASET (Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito), Luis Alberto Stuven, también se muestra preocupado por la cantidad de fallecidos, pero es categórico en señalar que se ha avanzado tanto en políticas públicas como legislación para ir disminuyendo la accidentabilidad y promoviendo la responsabilidad en los conductores, algo que, según asegura se ha conseguido en buena medida.

“Quiero partir diciendo que la conducción, habiendo consumido alcohol o drogas tiene consecuencias a veces fatales. Lamentablemente todavía hay personas que combinan esto, pero nosotros hemos hecho todas las acciones para poder erradicar esta conducta”, precisa. 

En esa línea, confía en que la Ley de Tolerancia 0 alcohol que entró en vigencia en marzo del 2012 como modificación a la Ley de Tránsito, ha servido para disuadir a los conductores ebrios.

“Cuando no hay lesiones a terceros, con esta ley, la de Tolerancia 0, que establece que el estado de ebriedad es en 0,8 gramos por litro de sangre y que la persona está bajo la influencia del alcohol cuando supera 0,3 gramos por litro de sangre, si son sorprendidos, están cometiendo un delito que conlleva una pena de 61 a 540 días más una multa de 2 a 10 UTM y la suspensión de licencia por dos años, esto ha hecho que los conductores ebrios disminuyan. Eso de acuerdo a nuestras fiscalizaciones”, indicó Stuven, enfatizando en que ha existido un “claro cambio cultural, pero todavía falta”. 

Pérdida en el control cerebral

El Jefe de la SIAT (Sección de Investigación de Accidentes de Tránsito) de Carabineros, el capitán César Lillo, conoce la materia como pocos, con años de experiencia investigando accidentes, sabe que una de las principales causas de muerte a bordo de un vehículo es que el conductor se encuentre en estado de ebriedad.

“Los conductores tienen que saber lo que pasa cuando conducen en esta condición, porque les genera una reducción de las capacidades psicomotoras perceptivas y reactivas, lo que les dificulta la toma de decisiones al momento de conducir, y se ven disminuidos también los tiempos de reacción, de acuerdo a la velocidad de desplazamiento que realice el automóvil”, enfatizó el policía, quien puntualizó que si se presentan estas condiciones, lo más probable es que esto termine con consecuencias fatales. 

Piden penas más duras

Cierto. Tal como lo expresó Luis Alberto Stuven, cuando no hay lesionados y el conductor circula bajo los efectos del alcohol opera la Ley de Tolerancia 0, pero cuando hay lesionados o víctimas fatales existe la Ley Emilia, del 16 de septiembre del 2014, que sanciona con cárcel efectiva de al menos un año a los conductores en estado de ebriedad que generen lesiones graves, gravísimas o la muerte. Además, se fija como delito fugarse del lugar del accidente y negarse a realizar el alcotest o test de alcoholemia. 

Respecto a las penas, si existe una víctima fatal, esta podría llegar a los 10 años. Algo que, por ejemplo para Joselyn Traipe, quien perdió a su marido y a su hijo, y su hija quedó en estado de coma, no es suficiente. “Creo que 10 años, para alguien que mató a dos personas es demasiado poco. A mí me arruinaron la vida, y a mi hija la dejaron como la dejaron. Por lo mismo, yo ahora estoy en una cruzada para que las penas se endurezcan todavía más, y que nadie tenga el atrevimiento de conducir en estado de ebriedad”, expresó Traipe. 

"Las penas ya son altas"

Consultado respecto al aumento de las penas que pide Joselyn Traipe, el legislador, diputado por la Región de Coquimbo, Matías Walker, cree que las penas con la Ley Emilia, ya son bastante altas puesto a que, en principio, estamos ante un cuasi delito.

“El delito es la conducción en estado de ebriedad, pero el resultado de muerte es algo casual. Aun así, la pena que establecimos es bastante alta y puede llegar a presidio menor en su grado máximo que son 10 años, esto es muy alto, considerando que no existe intención”, expresó el parlamentario. 

 

Cronología

27 de abril del 2019

En el Puente Zorrilla tiene lugar la colisión frontal que deja a la familia Garrido Traipe destruida. Fallecen dos personas y una menor queda en estado de coma. 

7 de mayo del 2019

Una camioneta impactó contra una palmera y los ocupantes huyeron del lugar. Horas después encontraron el vehículo y un joven a bordo en evidente estado de ebriedad. 

7 de julio del 2019

Niña muere tras ser atropellada en la caletera de la Ruta 5. La menor fue impactada por un automóvil mientras cruzaba y se presume que el conductor iba ebrio. 

17 de agosto del 2019

Dos fallecidos y tres heridos deja una colisión de alta energía en Combarbalá. El conductor de una camioneta involucrada, según el parte policial, presentaba hálito alcohólico. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X