Crédito fotografía: 
Leonel Pizarro
Con quemaduras en la tráquea por la inhalación de humo y gases fue hospitalizada una vecina de Sotaquí luego que su residencia fuera consumida por el fuego. Dos de sus hijos, de 21 y 9 años, resultaron ilesos del incidente, mientras la mascota resultó con quemaduras en sus patas delanteras.

Por Roberto Rivas – El Ovallino

Con un cuadro de quemadura interna por la inhalación de gases y humo, se encuentra hospitalizada Sandra Carvajal, de la localidad de El Guindo, tras un voraz incendio que consumió su vivienda en cuestión de minutos.

La mañana de este lunes, y por causas que no se han determinado, aproximadamente a las 5.30 de la mañana el fuego se hizo presente en la casa 121 de la familia Olivares Carvajal en la calle Los Sauces de esa populosa comunidad de Sotaquí, sorprendiendo a los residentes y obligándolos a salir en medio de la emergencia.

La madre se llevó la peor parte, al resultar con lesiones graves por la inhalación de gases, mientras sus hijos menores, que viven allí, de 21 y 9 años respectivamente resultaron ilesos. La mujer fue trasladada por los vecinos del sector hacia los centros asistenciales donde le tuvieron que intubar para atenderle las heridas en la tráquea.

“Mi mamá está grave, aunque estable y le tendrán que hacer algunos exámenes para ver si hay que operarla. Mientras tanto mis hermanos se van conmigo a la casa de mi abuela que es cerca de acá, mientras podemos resolver que hacer con la casa”, indicó a El Ovallino el hijo mayor de la familia, Ignacio Lemus.

Emergencia

Una vez que las llamas comenzaron a consumir las piezas del inmueble y las pertenencias externas, los vecinos inmediatamente llamaron a los bomberos de Sotaquí, quienes requirieron del apoyo de Bomberos de Ovalle en la lucha contra el fuego.

El Almacén JP, el negocio familiar que era la cara frontal de la residencia, se redujo por completo. Mercadería, insumos, herramientas, refrigeradores y material promocional se perdió en los primeros minutos del siniestro, dejando la huella negra del paso del fuego.

Una camioneta tipo pick up mostraba su esqueleto metálico tras el paso de las llamaradas, que se encargaron de arrasar con todo tipo de material consumible, entre el plástico, gomas y cojines, dejando  al descubierto la metálica armazón.

Los vecinos de calle El Sauce, y de las calles cercanas, comenzaron desde tempranas horas de la mañana a organizarse en función de colaborar con los afectados. Desde quienes gestionaban herramientas, quienes ayudaron a cargar los escombros en los camiones, hasta quienes aportaron con maquinarias para remover los desechos.

El municipio de Ovalle, a través de la Oficina Comunal de Emergencia, realizó una visita de contención, ofreciendo como primera respuesta, la gestión del retiro de escombros. Además, a los afectados, se les hizo entrega de colchones, frazadas, ropas de abrigo, dispensadores de alcohol gel y se realizó la derivación del caso  al departamento Social, para su evaluación y próxima ayuda.

Mascota herida

Otro de los afectados resultó en uno de las habitantes de cuatro patas: la mascota familiar Toby, quien reflejó quemaduras y cortes en sus patas delanteras.

El veterinario Patricio Roco, tras solicitud de vecinos preocupados, se acercó hasta la zona a evaluar el estado del perro, pudiendo determinar la gravedad de las lesiones y aplicando el tratamiento correspondiente.

 

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día