• Joselyn Traipe quiere hacer saber a la comunidad que está exigiendo justicia por su familia y espera que nadie tenga que enfrentar lo que a ella le ha tocado vivir.
  • Las familias afectadas por la muerte de un cercano por la irresponsabilidad de un conductor pretenden agruparse y crear una organización de apoyo.
Crédito fotografía: 
Bastián Salfate
El día de ayer, Joselyn Traipe encabezó una marcha para exigir la máxima pena para el conductor que provocó el choque que le arrebató a su esposo e hijo y que dejó a su hija en estado grave hasta el día de hoy.

Una veintena de personas llegó, ayer sábado, a la Plaza de Armas de La Serena, para solicitar la máxima condena posible contra el conductor que en estado de ebriedad provocó un accidente, el pasado 27 de abril en el Puente Zorrilla, que dejó como saldo dos fallecidos y a una menor todavía grave, todos integrantes de la familia Garrido Traipe.

Han pasado tres meses del trágico hecho y la madre,  y única ocupante que resultó ilesa tras el episodio, Joselyn Traipe indicó que esta actividad es para que las autoridades y la comunidad no se olviden del fatal accidente y que se tome conciencia del daño  que causó el irresponsable conductor que con su acción destruyó los sueños de una familia completa.

Traipe sostuvo que esta era la última marcha que iban a efectuar antes de la sentencia del imputado por la muerte de su esposo e hijo.

“Queremos que los jueces tomen conciencia de la decisión que van a tomar, mi marido y mi hijo fallecieron, mi Mery  sigue grave. Necesito que se realicen dos condenas de forma individual, una por mi marido y otra por mi hijo, y también por los daños de mi hija que hasta ahora sigue internada en el hospital”.

La atribulada madre indica que todavía no tienen fecha del juicio  y que por ahora está centrada en apoyar la recuperación de su hija.

“Ella pronto será enviada a la casa y comenzará su rehabilitación en Teletón. Esperamos un milagro y que se recupere. Su avance no ha sido mucho, pero tenemos la esperanza. Empieza un tema complejo porque no se cuenta con muchos kinesiólogos ni enfermeras para poder apoyarla como se debiera”.

 

Crear organización

Joselyn Traipe relata que muchas personas que han perdido algún familiar por la irresponsabilidad de un sujeto al volante se han acercado a ella para prestarle apoyo y contarle sus experiencias.

“Muchas de ellas no lograron justicia o se han retrasado mucho los juicios, que demoran y nos afecta a l no tener justicia. Los jueces de la Región deben dar su sentencia, yo sé que nada me va devolver a la familia que perdí, pero sí se debe aplicar el máximo rigor de la Ley al culpable. También los conductores que manejan en estado de ebriedad  deben tomar conciencia de que por su irresponsabilidad, de un momento a otro pueden destruir una familia”.

Traipe sostiene que a raíz de conocer a otras personas que han vivido casos similares, surgió la idea de crear una organización que los reúna.

“Ya somos casi 10 familias, pensamos reunirnos y hacer fuerza para generar un cambio de código penal y mejorar la ley Emilia, porque tiene muchos vacíos. Las penas son muy bajas y muchas no son cumplidas, pedimos que  si les van a dar 10 o 15 años de cárcel sea efectivo y no con firmas”.

La madre señala que para esta idea de crear una organización cuentan con el apoyo del diputado Francisco Eguiguren  y de personas que desde Santiago las asesoran en el tema judicial.

 “La pena para el que cometió este delito es la misma, no importa si morían los cuatro o uno”, Jessy Orrego, dirigente de la Organización de  Padres Oncológicos

Jessy Orrego, dirigente de la Organización de Padres  Oncológicos, manifestó que han entregado todo el apoyo a Joselyn Traipe y a otras familias que han sentido el mismo dolor de perder un ser querido.

“Al  conocer el dolor  de la familia Garrido Traipe, nos hemos recordado de otros casos similares que han pasado en la región, como el de Sofía Guamán, de 11 años, cuyo imputado por el caso hoy está libre con arresto domiciliario y firma mensual luego de dos años, ya que él apeló, diciendo que su esposa va a tener un hijo, la justicia le dio la libertad.  Está el caso de Noemí (8) en Guanaqueros, donde el chofer iba conversando por teléfono y el de Lázaro en Tongoy, un caso en el que todavía no se sabe quién fue la persona que lo atropelló  y se dio a la fuga”.

Orrego indica que son al menos 7 las familias que han vivido una pérdida por una irresponsabilidad de un conductor, que se han reunido en la zona y que van a hacer fuerza para que cada uno de los casos no quede impune.

“Se va a  luchar por hacer un cambio en las leyes del tránsito que están obsoletas. La pena para el que cometió este delito es la misma, esto si hubiesen muerto los cuatro o uno, por eso el llamado es a que las autoridades tengan en cuenta esto. Esperamos que el dolor que experimentan estas familias pueda ser escuchado y ser el motor para el cambio de estas leyes”.

 “Las penas son muy bajas y muchas no son cumplidas, pedimos que  si les van a dar 10 o 15 años de cárcel sea efectiva y no con firmas”, Joselyn Traipe, madre que sufrió la pérdida de su esposo e hijo en un accidente

Agrega que se han contactado con personas de otras ciudades del país para crear esta organización a nivel nacional y llevar sus demandas al Congreso.

Para Ricardo González, de Terapia Moto, relata que ellos están apoyando a Joselyn Traipe para que tenga justicia por la pérdida de sus familiares.

“Igual queremos que la gente tome conciencia sobre los riesgos de manejar en estado de ebriedad. Nosotros en nuestras motos estamos más expuestos a sufrir un accidente. Por lo mismo tenemos que tener una mayor precaución. El conductor debe tener mucho cuidado, estar siempre atento porque en cualquier momento se puede provocar un accidente. Uno al conducir debe estar muy atento, de mi papá aprendí que uno puede manejar muy bien, pero, ¿y el resto?”

Por ahora, Joselyn Traipe espera saber pronto las penas que tendrá el sujeto,  que fue formalizado por los delitos de conducción en estado de ebriedad con resultado de muerte y lesiones, y la negativa injustificada de detener la marcha y prestar ayuda en un accidente en el que hay personas heridas, quedando en prisión preventiva por peligro de fuga durante los 70 días en que quedó fijado el plazo de investigación. 1201

Trágica mañana

La madrugada del pasado 27 de abril, el vehículo donde iban los cuatro ocupantes fue impactado de frente por la camioneta en la que se trasladaba el sujeto (33) en estado intemperante, quien, además, tras lo ocurrido, se dio a la fuga sin prestar ayuda a los heridos ni dar aviso a la policía.

Los resultados fueron trágicos. El padre de familia, Miguel Garrido, chofer de la línea 39 de colectivos, murió instantáneamente, mientras que los dos menores, Mery Danae (8) y Jean Pierre (13) salieron eyectados por el parabrisas del automóvil, quedando gravemente heridos. Horas más tarde, el adolescente de 13 años no resistiría, falleciendo en el hospital San Pablo de Coquimbo, mientras que la pequeña Mery Danae quedaría grave en riesgo vital y hasta la fecha sigue internada en el Hospital de Coquimbo.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X