• El día de la audiencia el individuo dio a conocer que era enfermero. El juez de garantía ordenó la prisión preventiva por constituir un peligro para la sociedad.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Claudia Montero y su familia están pasando complejos momentos luego de que su hijo diera muerte a Eric Mansilla (28) vendedor de la tienda Reebok de Mall Plaza el pasado miércoles. Les duele lo que está viviendo, pero saben que “él se lo buscó” y que ahora la justicia debe actuar por la otra familia que perdió a un ser querido. Eso sí, la madre asegura que el hoy formalizado por robo con homicidio, tenía problemas psiquiátricos graves, que lo llevaron a actuar como lo hizo.

Las historias no están completas cuando no hablan todos los actores, y en el caso del homicidio Eric Mansilla (28) vendedor de Mall Plaza, quien fue asesinado la noche del miércoles 21 de agosto, todavía faltan protagonistas (involuntarios) quienes no han podido –o querido- expresarse. 

Son ellos, las fuentes a las que nadie acude, los únicos que por el momento pueden darnos las respuestas acerca de una investigación policial que todavía no se cierra y que podría tener muchos capítulos más. 

LA GÉNESIS DE TODO 

La génesis de todo tuvo lugar aquel miércoles negro, cuando el imputado llegó a eso de las 21:00 horas a la tienda Reebok del centro comercial. Allí, como cualquier cliente interactuó con el vendedor, quien a la larga sería su víctima. Conversaron sobre zapatillas, ropa y Eric le hizo algunas sugerencias. Habría sido “toda una puesta en escena” por parte del individuo, que incluso se quedó solo con otra dependienta en la tienda mientras Eric iba a la bodega. 

El punto de inflexión se produjo cuando tuvo que pagar. Estando en la caja el homicida, sacó una tarjeta visa para realizar el pago, pero el vendedor le dijo que no le servía por lo que se la devolvió. En ese momento, hizo el ademán de buscar otra tarjeta  o medio de pago, pero no fue más que “un amague” para que huir rápidamente con las prendas. Lo que sigue es conocido, Eric Mansilla corre detrás de él por calle Huanhualí, le da alcance en la intersección con Ruta 5 y en medio de un forcejeo el sujeto saca un cuchillo de 10 centímetros de largo y se lo entierra en el cuello dándole muerte. 

CUATRO MESES DE INVESTIGACIÓN 

La huida fue de película. El tipo corrió desesperado, tomó un colectivo, lo bajaron debido a que testigos iban tras él. Luego intentó persuadir al conductor de una camioneta, pero no pudo, por lo que no le quedó otra alternativa que continuar a pie hasta una bencinera y saltar una pandereta, para después huir a Calama donde finalmente fue capturado el sábado 24 por la PDI. 

En la audiencia de formalización, no le fue bien. El Ministerio Público solicitó que se imputara el delito de robo con homicidio, que tiene penas que van desde los 15 años hasta el presidio perpetuo. Pese a las atenuantes de la defensa nada pudieron hacer contra la decisión del juez, quien dio crédito a la tesis de la Fiscalía quedando el acusado en prisión preventiva mientras dure la investigación, cuyo plazo quedó fijado en 120 días. 

UN PERFIL “POCO USUAL”

Tras la formalización, la defensora Tatiana Barrientos, admitió que se trataba de un delincuente “con un perfil poco común”. Tenía una profesión, era Técnico en Enfermería Nivel Superior, y con 27 años de edad, no tenía antecedentes penales de ningún tipo, por lo que las dudas surgieron de inmediato. ¿Qué habría llevado a un joven aparentemente normal a cometer este delito? 

Ya lo dijimos al comienzo, fuimos en busca de respuestas donde los actores que no estuvieron en escena, pero que lamentablemente forman parte de la historia, por añadidura. 

En el sector donde el presunto homicida vivía junto a su familia todos saben de lo ocurrido con su vecino, pero la mayoría prefiere no involucrarse en el tema. Quienes lo hicieron, pidieron resguardo de su identidad, pero conocían al imputado y a su familia “desde siempre”, por lo que describieron “la extraña personalidad” del sujeto. 

Fueron dos amigos de la infancia quienes precisaron que cuando niño, “era muy normal. Jugaba con nosotros y, de lo que recuerdo, los papás eran muy estrictos con él. De hecho, lo tenían estudiando siempre, por eso que era re habiloso en el colegio”, precisaron. 

Ambos habitantes del sector, dicen que todo cambió cuando la familia, con el imputado incluido, se fue a vivir a Santiago por varios años. En esa época, el sujeto habría experimentado graves cambios de personalidad, y una serie de trastornos psiquiátricos, que lo llevaron incluso a estar internado en una clínica por un tiempo luego de haber intentado atentar contra su vida. 

Pese a estos problemas, terminó la carrera de Técnico en Enfermería y la ejerció por un tiempo. De hecho, pudo formar una familia, ya que tuvo una hija, pero la relación no prosperó y fue él quien se quedó con la custodia de la niña, a quien estaba criando con la ayuda de sus padres, don Manuel y doña Claudia, con quienes el individuo vivía. 

"Uno cría a sus hijos, les da la mejor educación, pero llega un momento en que uno no puede hacer nada más por ellos y toman sus propias decisiones", Claudia Montero, Madre del imputado. 

 

DE VUELTA A LA SERENA 

Tras varios años en la capital, el individuo regresó a su ciudad natal, La Serena junto a su familia a la misma casa donde se criaron. “Hace menos de un año que volvieron, la familia es súper amable, la señora siempre habla con mi mamá, y el caballero sale a andar en bicicleta, o salía porque desde lo que pasó que no se han visto”, cuenta un conocido del imputado. 

La misma persona asegura haberse sorprendido con la nueva personalidad del sujeto. “No era el de antes, era cambiante. Algunas veces se le veía muy tranquilo, y otras veces acelerado y poco amable, por decirlo así”, relata el vecino, quien cuenta una situación que vivió con  el hoy formalizado por robo con homicidio, que lo llevó a cortar todo tipo de relación con él. “Un día estábamos acá, afuera de la casa con mi hermano y él llegó desesperado preguntándonos por otro tipo que le debía una plata, y no paraba decir que lo iba a matar, cuando lo encontrara. Que lo iba a apuñalar, decía”. 

MALOS PASOS

Para sus conocidos, el que no haya tenido antecedentes, no justificaba el hecho de que no haya “andando en malos pasos”, de hecho, aseguran que era así. “Este cabro andaba en cosas raras, ahora último creo que debía una plata. No sé por qué, pero se le veía  medio angustiado”, asegura un vecino del sector. 

Por otra parte, la dependienta de un negocio cercano, quien manifiesta conocer al sujeto desde pequeño, ratifica que su estado actual no era muy bueno. “Aquí se le veía curado casi siempre, o drogado, no sé, pero por ejemplo, aquí vino a comprar en muy malas condiciones. A mí me daba pena por los padres, porque ellos son personas de trabajo que no se meten con nadie, pero el chico estaba mal”, cuenta la señora. 

“LA JUSTICIA TIENE QUE ACTUAR”

La buscamos y tuvo el valor de enfrentar a la prensa. La señora Claudia Montero, madre del autor del homicidio que impactó a La Serena, nos abrió la puerta de su casa para decirnos que era la primera y última vez que hablaría con algún medio. 

“No voy a defender lo que él hizo. Uno cría a sus hijos, les da la mejor educación, pero llega un momento en que uno no puede hacer nada más por ellos y toman sus propias decisiones. Sabemos que los dolores no se comparan, pero nuestra familia también está destruida. Para nosotros esto ha sido un terremoto”. 

-¿Encuentra alguna explicación para lo que hizo? 

“No te voy a decir nada de eso. Pero mi hijo cometió un error, y ahora tiene que pagar. Está enfermo, y por eso que le van a realizar pruebas psicológicas, pero la justicia va a actuar. Nosotros vamos a prestar toda nuestra colaboración. Yo tengo una hija, un hijo, y estamos sufriendo. Mi esposo está sufriendo y yo estoy enferma. Para mí esto ha sido un calvario”.  

 

-¿Le pediría perdón a la familia de la víctima? 

“Yo no sé si este es el momento de pedir perdón, todo tiene su momento. Ya habrá un momento para el perdón. Lo único que yo pido es que por favor, tengan en cuenta que nosotros también estamos sufriendo”. 

-¿Su hijo se encontraba sin trabajo?

“Sí, estaba sin trabajo, él es Técnico en Enfermería y tuvo muy buenos trabajos, ganó muy buenos sueldos, pero ahora se encontraba sin trabajo”. 

-¿Mantenía a su hija?

“Sí, él se hacía cargo sólo de su hija. Tuvo que hacerse cargo solo, por razones que no voy a comentar”. 

-La gente dice que era inestable…

“Mi hijo estaba enfermo, por eso había intentado suicidarse en su minuto. Cada seis meses, más o menos, se descompensaba. Ahora estaba sin trabajo y estaba viviendo una crisis, una profunda crisis”. 

 

 

CRONOLOGÍA

21 de agosto de 2019

El vendedor es atacado con un arma cortopunzante por el homicida quien robó en la tienda Reebok de Mall Plaza. 

 

24 de agosto de 2019

El imputado es detenido en Calama donde se encontraba con un amigo. 

 

28 de agosto de 2019

El sujeto es formalizado por robo con homicidio. 

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X