Crédito fotografía: 
Getty Images
Con 75 casos siendo atendidos y otros 25 en lista de espera, lo que no había pasado jamás, desde el Sename y la PDI atribuyen estas cifras a que los abusadores han detectado, y se están aprovechando, del excesivo tiempo que pasan los menores conectados a las redes sociales en medio de la pandemia. El llamado es a que los padres estén alerta, hablen del tema para que los niños y niñas tengan la confianza y cuenten si llegan a ser víctimas de prácticas como el sexting o el grooming.

La llamaremos “Ana”. Tiene 13 años y es la menor de tres hermanos. Vive en La Serena y según sus padres, desde antes de la pandemia, prácticamente no salía a fiestas ni carretes. En definitiva, era una adolescente extremadamente tranquila, ingenua. Su principal pasatiempo era escuchar y también ensayar coreografías de música coreana (K-pop) con su grupo de amigas durante las tardes después del colegio. 

No pasaba demasiado en las redes sociales, sin embargo, tras la suspensión de las clases presenciales, sus aficiones cambiaron un poco. Si bien continúo saliendo poco, o casi nada, las horas frente al computador aumentaron ostensiblemente, estando prácticamente todo el día conectada entre lo que tenía que ver con los estudios vía online, y el ocio. 

Haciendo "amigos"

Le gustaba la fotografía y no tenía problemas en tomarse imágenes y compartirlas a través de plataformas como Instagram y Facebook. No encontraba que hubiese nada de malo en aquello, pero claro, tampoco imaginó que existirían sujetos que estaban “al acecho” por contactar a niñas y adolescentes como ella. 

Fue en el mes de abril, en plena pandemia, cuando comenzó a recibir mensajes de un sujeto que decía tener su misma edad y también vivir en La Serena. Entablaron una “amistad”, que poco a poco el individuo fue llevando a otro plano. El contenido de los mensajes subía de tono y aunque “Ana” se sentía incómoda prefirió no decir nada, ni al tipo, ni menos a su familia. De hecho, siguió conversando con él, y en su peor error, intercambiando fotografías. 

Cuando finalmente le dijo a esta persona que no quería mantener más contacto con él, era demasiado tarde. El sujeto tenía en su poder material de la menor del que ella sentía mucha vergüenza, y fue categórico en decirle que si no le continuaba enviando imágenes las iba a difundir. Ante esto, la pequeña no supo qué hacer, bloqueó al individuo, pero se mantuvo con el miedo latente ya que en alguna oportunidad le dio su dirección y temió que le pudiera hacer algo, además, tenía sus fotografías. 

Pasaron los días, y su hermano mayor fue quien notó cambios en su comportamiento. Ya no se conectaba a las redes, dejó de asistir a las clases online y prácticamente no salía de su cuarto. Su madre, alertada le preguntó qué había sucedido y “Ana”  llorando contó que le estaba pasando.

De inmediato, activaron las alarmas, y aunque desde la familia nos pidieron absoluta reserva de los pasos que iban a seguir, sí dejaron claro que no se iban a quedar de brazos cruzados, “porque estos tipos están sueltos por ahí, abusando de cualquiera. No lo vamos a dejar pasar”, precisaron. 

Datos que preocupan

Ni “Ana” ni su familia saben dónde fue a parar el material que la menor le envió al sujeto que podría perjudicar a la niña de apenas 13 años, y temen que pueda ser difundido e incluso comercializado.

Claro, esto es una posibilidad bastante latente, sobre todo luego de conocerse a principios de este mes las cifras de explotación sexual infantil entregadas por el Sename, donde se informó que a nivel regional se estaban atendiendo 75 casos, y que la gran mayoría tenía que ver con este tipo de situaciones vinculadas a la pornografía infantil, en los delitos asociados a prácticas como el sexting (envío de mensajes y/o fotografías de tipo sexual) y grooming (situación en la que un adulto se gana la confianza de un menor de edad desde lo virtual, para desinhibirlo y luego extorsionarlo y amenazarlo). En esta categoría entraría lo que le ocurrió a la menor serenense. 

Incidencia de la pandemia

La directora regional del Sename, Verónica Zárate, se muestra preocupada por las cifras, y es enfática en señalar que el aumento este año ha sido importante en relación al 2019. Lo atribuye directamente a la pandemia donde la mayoría de los niños ha incrementado el tiempo que pasan utilizando dispositivos, y navegando en las diferentes plataformas de internet.

“El aumento que tenemos respecto a años anteriores es gigante, sobre todo en lo que tiene que ver con hechos y delitos que se cometen a través de las redes sociales (…) Actualmente en nuestro programa de atención a las víctimas tenemos una lista de espera de 25 casos de menores, algo que no es usual pero se explica por las circunstancias que se están viviendo durante esta crisis sanitaria”, manifestó Zárate. 

Realizó un fuerte llamado a estar alerta, y a que este tipo de temas sean abordados por la familia, “con naturalidad” de manera que si el niño llega a ser una víctima, sepa lo que le está pasando y denuncie lo antes posible.

“Es bueno abordar estas cosas, porque cuando al niño o niña le ocurre esta situación, existe temor, mucha vergüenza también, y mucha culpa por haber caído en esta trampa, y no les cuentan a sus padres”, indicó la directora de Sename. 

En ese sentido, es fundamental que la familia se encuentre alerta a las señales. “Un niño da muchas señales cuando algo le está pasando, cuando una situación le está generando conflicto. Evidentemente hay cambios de conducta, tristeza repentina y está el miedo que se puede detectar”, sostuvo. 

PDI en alerta

El subcomisario Lorenzo Macaya, coordinador regional del Cibercrimen de la PDI, pone el acento en que la pandemia y sus circunstancias han generado consecuencias no deseadas como los delitos sexuales vinculados a las redes sociales e internet. “La información que manejamos es que estos delitos sí han ido en aumento y éste ha sido considerable, y claro, tiene que ver con el confinamiento, con la cantidad de tiempo que están pasando los menores sin una supervisión de un adulto en internet y las redes sociales. Claramente los pedófilos saben esto, y están atentos buscando a sus víctimas”, sostuvo el policía. 

Además, precisó que la principal plataforma por la que los individuos buscan a los menores es a través de Instagram. “Hemos detectado que allí realizan la búsqueda fundamentalmente por la fotografías, pero se caracterizan por no usar sólo una red, y cuando ubican al menor por Instagram es probable que también lo busquen por Facebook y por las redes que estén disponibles”, aseveró Macaya, agregando que a su vez, otro nicho que han detectado los sujetos son los juegos online.

“Aquí estos tipos entran a jugar con una identidad falsa, una edad falsa, se hacen amigos de los niños o las niñas para posteriormente obtener fotografías, en la mayoría de los casos, y ya cuando el individuo está en poder de las fotos extorsiona a los menores. Es un tema muy complicado”, indicó el subcomisario. 

Siempre a la vista

El detective asevera que siempre hay formas de prevenir, y una de las más efectivas es que los adolescentes utilicen internet donde estén a la vista de sus padres, no encerrados en sus habitaciones. “Esta es una medida bastante buena, porque la idea no es prohibirles que utilicen las redes sociales, sino que lo hagan de forma segura. Una buena forma de mantener control es tener el computador fijo en el living de la casa, por ejemplo”, insistió. 

Más cifras 

En otras de las cifras dadas a conocer por el Programa de Protección Especializado en Explotación Sexual Comercial Infantil y Adolescente (PEE) Ciudad del Niño, se indicó que un total de 32 menores de edad han sido víctimas de actividades sexuales remuneradas. Así lo indicó Karen Tapia, coordinadora PEE Ciudad del Niño.

“El equipo PEE, en trabajo con Sename Regional, ha despegado acciones de difusión en diferentes campañas de verano, invierno, fiestas patrias (2019-2020), con la finalidad de sensibilizar y dar a conocer este fenómeno (…) Se ha puesto énfasis a las acciones de prevención y difusión a nivel regional contra la explotación, esto debido al incremento de casos detectados”, finalizó. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X