Crédito fotografía: 
Referencial
De acuerdo a información de Carabineros, durante el primer semestre del 2019 en la Provincia de Elqui se produjeron 103 casos, la mayoría en contra de menores de edad donde en el 75% de los casos, el victimario es un familiar o conocido. Actualmente, el Sename, a nivel regional, atiende a más de 300 niños y niñas vulnerados sexualmente, el principal grupo de riesgo junto a las adolescentes.

El pasado 2 de junio, una familia Coquimbana vivió una de los peores momentos de su vida. Lo que sería una celebración en la que se encontraba todo el grupo, en Guanaqueros, se convirtió en un infierno que jamás olvidarán. 

Eran alrededor de las 17:00 horas y luego del almuerzo, los asistentes continuaban la sobremesa de la velada ofrecida por la dueña de casa, una mujer de unos 40 años. Lo que nadie imaginaba era que uno de los invitados ocuparía ese lapso en el que todos compartían para cometer una lamentable acción delictual. 

Un sujeto de 60 años, quien era la pareja de la madre de la anfitriona, se apartó de los demás adultos y fue hasta una de las habitaciones en donde se encontraba una de las niñas de la casa, hija de la dueña. 

Según informó la policía en su minuto, el individuo, aprovechándose del conocimiento que tenía de la menor de 8 años, la abordó, primero intentó interactuar con ella, y luego  comenzó a realizarle tocaciones impropias de índole sexual. 

Afortunadamente, alguien llegó al lugar y el sujeto no pudo continuar cometiendo el ilícito. De inmediato, toda la familia se fue contra él, lo retuvieron, mientras la madre llamó a Carabineros quienes efectuaron la detención. 

Denuncias que no paran

El caso de la familia de Guanaqueros no es aislado. Las denuncias por abuso sexual han aumentado en la última década, y esto puede verse desde dos ópticas. La primera es que la gente está recurriendo más a la fuerza policial cuando detectan estos casos, y, otra tesis puede ser que se estén produciendo más delitos. No existe respuesta para esa interrogante, lo cierto es que en los últimos años los requerimientos a Carabineros por este tipo de sucesos se han mantenido en un rango parecido.

En particular, en la Provincia de Elqui, durante el primer semestre del 2019, de acuerdo a cifras de la institución policial a las que tuvo acceso Diario El Día, se registraron 103 denuncias por abuso sexual, 46 de ellas en contra de mayores de 14 años, y 57 casos en los que la víctima tenía una edad inferior. 

De estos delitos, 16 se denunciaron en la Primera Comisaría de La Serena; 15 en Quinta en la Sexta Comisaría de Vicuña; 63 en la Segunda Comisaría de Coquimbo, y 9 en la Sexta Comisaría de Las Compañías (ver gráfico). 

Carabineros llama a la prevención

Desde Carabineros, el Mayor Francisco Aravena, subprefecto de Coquimbo, llamó a no alarmarse por las cifras, ya que si bien parecen altas, no están lejos de lo que fue el año pasado, con 107 casos en el primer semestre, de hecho bajaron, pero no por eso cesarán los esfuerzos por proteger a las víctimas.

“Los delitos sexuales son una prioridad de persecución criminal, debido al daño individual que provocan en las víctimas y al impacto en la familia y la sociedad que generan, especialmente cuando se mantiene la impunidad a través de los mecanismos de poder que ejercen los agresores”, enfatiza Aravena. 

El Mayor, hace hincapié en el cuidado que se deben tener con los niños y niñas, “que son más vulnerables a ser víctimas de estos delitos por parte de una persona mayor”, ya que muchas veces se ocupa la fuerza física, la presión o el engaño. “En la mayoría de los casos, los delitos sexuales ocurren a través de un proceso gradual y no en un evento único”, precisó. 

Coquimbo: Números rojos 

Uno de los puntos que llama la atención en las cifras es la gran cantidad de ilícitos que se producen en la comuna porteña (63 casos). Según Aravena, hay múltiples factores que pueden explicar este fenómeno. “Existen variables sociales, económicas, familiares, escolares etc… Pero lo importante no es el lugar, lo importante es que sea donde sea, nuestros esfuerzos están siempre  en la prevención y en incentivar a la comunidad a emplear los canales formales para el correcto tratamiento y denuncia oportuna,  ya sea directamente ante  Carabineros, PDI o  Fiscalía sobre este  tipo de delitos”, sostuvo. 

Menores en peligro

El ejemplo de Guanaqueros hacía alusión a una menor de ocho años, y las cifras de Carabineros también detallan que este grupo etario precisamente es el más vulnerable. Aquello lo tienen claro desde el Sename regional, donde la directora, Verónica Zárate, detalla que los casos han ido aumentando a través de los años.

“Nosotros atendemos a niños menores, que ya han sido vulnerados en sus derechos, y la cantidad ha crecido sostenidamente. El año 2018 nosotros atendimos 10.019 niños que fueron víctimas de cualquier tipo de vulneración, dentro de eso, más de 5 mil asociadas a situaciones de maltrato infantil, y de ellos 673 niños que habían sufrido abuso a su integridad sexual. Esto a nivel regional”, puntualiza Zárate. 

Para la directora del Sename, el número es alarmante, sobre todo porque, según asegura, la mayoría de los casos ocurren dentro del contexto intrafamiliar, o con alguien conocido, con quien se genera una situación de engaño o amenaza. “Aquí es donde el abusador somete al niño y abusa de él. En ese sentido, nosotros tenemos programas para abordar la reparación al maltrato de los menores que han sido víctimas, donde intentamos que el niño pueda tener un desarrollo normal. Resignificar esta vivencia y no culpabilizarse, que es algo muy común”, indicó. 

"Hay que creer a los niños"

Zárate hace un llamado a la confianza en los niños que son víctimas, a los que muchas veces no se les cree cuando le cuentan a las familias. “Lo que pasa es que como ocurre entre personas cercanas, muchas veces el victimario es un padrastro, un hermano, un tío, y es difícil aceptarlo en un principio, y no dar crédito a lo que el niño está contando”, manifestó. 

75% de los victimarios son conocidos

La subcomisario María Jesús Castro de la Brigada de Delitos Sexuales y Menores de la PDI, pone el acento en lo mismo que señalaban desde el Sename, es decir, en que en la mayoría de los casos, específicamente en un 75%, los victimarios están dentro del contexto familiar de la víctima, cuando ésta es un niño o niña.

“Estamos hablando de gente cercana, por lo mismo hay que tener siempre un autocuidado también dentro de la familia en este tema con nuestros hijos, y nuestra labor como PDI es educar a la gente al respecto”, señaló la integrante de la policía, enfatizando en que el cuidado personal es clave. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X