Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
La mesa técnica entregó el viernes pasado la propuesta de reforma constitucional, entre las indicaciones se estableció que el plebiscito de entrada será el 26 de abril de 2020, en la instancia se podrá votar si aprueba o rechaza una nueva Constitución Política para Chile.

El viernes  se dio punto final a las conversaciones de la mesa técnica, instancia donde se definió la fecha para el plebiscito de entrada, así como el mecanismo para la elección de representantes ante una eventual convención constitucional y la cantidad de representantes para ambas instancias.

El acuerdo del órgano, conformado por abogados y cientistas políticos de todos los sectores políticos –los que participaron el 15 de noviembre –permitirá materializar la reforma habilitante para iniciar el proceso de elaboración hacia una nueva Constitución Política para Chile.

El documento fue entregado a las distintas colectividades para su posterior discusión en el Congreso, aunque quedaron algunos temas pendientes como paridad de género e inclusión de pueblos originarios, además de listas de independientes.

Franja y fecha de plebiscito

El texto de propuesta de reforma constitucional plantea que luego de tres días de su entrada en vigencia, el presidente convocará mediante un decreto supremo a un plebiscito nacional para el domingo 26 de abril de 2020.

Además, contempla una franja de 30 minutos diarios de transmisión para cada una de las alternativas, ya sea “apruebo” o “rechazo” una nueva Constitución.

El Tribunal Calificador de Elecciones (Tricel) conocerá del escrutinio general y proclamará aprobadas las opciones que hayan obtenido más de la mitad de los sufragios. Si la ciudadanía elige elaborar una nueva Carta Magna, el jefe de Estado deberá convocar en un plazo de cinco días a la elección de miembros de la convención seleccionada.

Elección de miembros de las convenciones

Los comicios que definirán a los miembros de la convención (voz que hace referencia a la convención constitucional y convención mixta constitucional) –que se denominarán “convencionales constituyentes”-  se regirán por el sistema de elección de diputados y lo establecido en las leyes de votos y escrutinios, de inscripción electoral, de partidos y de transparencia.

De esta forma, la convención constitucional estaría conformada por 155 miembros electos 100% por votación popular. De acuerdo al documento, aquellas personas que mantuvieran cargos públicos “cesarán sus funciones en el momento en que sus candidaturas sean inscritas” para este proceso. Esto no aplicaría para diputados y senadores bajo la opción mixta.

Respecto a la elección y conformación de este órgano, algunos temas que quedaron pendientes fueron la paridad de géneros, los escaños reservados para pueblos originarios y las listas de independientes. Si bien se dejó abierta la opción de ingresar estos temas hasta antes del 25 de junio de 2020, en el comité político realizado ayer, Chile Vamos descartó realizar modificaciones al texto de la mesa técnica, generando reacciones inmediatas en la oposición quienes consideran el texto como una “propuesta”. Desde el bloque oficialista los catalogaron de “irresponsables” por la intención de cambiar el documento.

Respecto a la convención mixta constitucional estaría compuesta por 172 miembros, 86 parlamentarios y parlamentarias en ejercicio electos por el Congreso Pleno y 86 ciudadanos y ciudadanas electos específicamente para esta instancia. Bajo esta modalidad, los parlamentarios quedarían eximidos de sus obligaciones en el Parlamento mientras participe de la convención.

Requisitos de los candidatos

Podrán ser candidatos a la convención cualquier ciudadano chileno mayor de 18 años y con derecho a sufragio. Mientras que los ministros, subsecretarios, seremis, miembros activos de las FF.AA. y de Orden y Seguridad, miembros del Poder Judicial, entre otros funcionarios de organismos públicos, cesarán en sus cargos al momento de presentar sus candidaturas. Misma regla se aplicará para senadores y diputados, solo en caso que en el plebiscito de abril gane la opción de una convención constitucional, no el órgano mixto.

Además, aquellos dirigentes gremiales o vecinales tendrán que suspender sus funciones al inscribir sus candidaturas.

Remuneración de los convencionales

La propuesta indica que desde la proclamación del Tricel, los funcionarios públicos  -a excepción de las autoridades que deben cesar en sus cargos- y los trabajadores de las empresas del Estado podrán hacer uso de un permiso sin goce de sueldo, mientras trabajen en la convención.

Los convencionales estarán afectos a la ley de probidad en la función pública y a la ley de lobby.

En el caso de la convención mixta, los parlamentarios que la integren quedarán eximidos de su obligación de asistir a las sesiones del Congreso. Además, el documento fija en 50 UTM (cerca de $2 millones 480 mil) la remuneración mensual de los convencionales, más asignaciones que deben establecerse en el reglamento de la convención, que serán administradas por un comité externo.

Integraciones de las convenciones

La convención mixta constitucional estará integrada por 172 miembros, 86 de ellos corresponderán a “ciudadanos electos especialmente para estos efectos” y 86 parlamentarios, los que “serán elegidos por el Congreso Pleno”. Los candidatos podrán presentarse mediante listas o pactos electorales y se elegirán de acuerdo al sistema que rige la elección de diputados. En el caso de los convencionales constituyentes no parlamentarios, “estos serán elegidos de acuerdo a las reglas establecidas en la Ley Orgánica Constitucional sobre Votaciones Populares y Escrutinios, en su texto vigente, al 25 de junio del 2020”.

Sin embargo, la reforma disminuye la cantidad de cupos a elegir por distrito. En el caso de la Región de Coquimbo que corresponde al distrito 5, la cantidad para este órgano es de 4 convencionales constituyentes.

En lo que respecta a la convención constituyente, estará conformada por 155 ciudadanos, mismo número de diputados actualmente. Es decir, se mantendrá el número de personas electas por cada división político electoral y se elegirán bajo el mismo sistema que rige a los integrantes de la Cámara Baja.

De esta forma, en la región se podrán elegir a 7 convencionales constituyentes para esta instancia.

El documento también establece algunas prohibiciones, por ejemplo, los convencionales constituyentes no podrán postular a otro cargo de elección popular mientras ejerzan sus funciones y, además, que no podrán ser candidatos hasta un año después de que cese la convención.

Necesidad de despechar el proyecto

El presidente de la Comisión de Constitución, Matías Walker, comentó que se espera que este proyecto se convierta en ley antes del 28 de diciembre, fecha que le permitiría al Servicio Electoral (Servel) preparar el plebiscito del 26 de abril. De hecho, confirmó que será votado  mañana  miércolesy se despachará a sala.

“Es muy importante despachar este proyecto desde la Cámara de Diputados esta semana,  pensando que el Senado lo pueda ver la próxima y dejar unos días por si hay algo que se deba revisar. Debiéramos tener publicada la reforma constitucional antes de que finalice el año, para que el Servel tenga los 120 días que necesita para coordinar y organizar el plebiscito”, detalló.

Los temas que entrampan el acuerdo

El diputado demócrata cristiano dijo que si bien valora el acuerdo firmado el día viernes, hay una serie de detalles que la oposición espera seguir tratando de manera paralela.

“Nosotros vamos a seguir trabajando en los temas complementarios que como oposición hemos acordado, como los escaños reservados para los pueblos originarios, garantizar una constituyente paritaria y las listas de independientes, que puedan competir en igualdad de condiciones”, agregó.

El diputado Walker recordó que la comisión fijó un plazo hasta junio de 2020 para discutir estas materias, pero que lo ideal sería contar con esas reformas antes del plebiscito.

“La idea es que la gente que vote por la opción de una convención constitucional, sepa de antemano que esta instancia será paritaria, por ejemplo, o que garantizará los escaños para nuestros pueblos originarios, además, para los independientes que se podrían presentar por listas o temáticas”, puntualizó.

Sin calculadora

Respecto a algunas voces que critican esta medida, como el comunicador Gonzalo de Carrera, quien compartió en su Twitter que al otorgarse “antidemocráticamente escaños reservados a pueblos originarios  y con ello la izquierda burla el quórum de 2/3, seremos millones de chilenos los que sabremos dónde están los responsables”.

Tweet que incluso salió a responder el propio presidente nacional de RN, Mario Desbordes: “De la Carrera cree que todos quienes pertenecen a los pueblos originarios son de izquierda o derecha, y para el colmo cree que la centro derecha sacará con suerte un tercio (...)”.

Ante singulares “dimes y diretes”, el presidente de la Comisión de Constitución dijo que este acuerdo es un compromiso del Estado de chile y que se debe dejar de lado la calculadora.

“Acá lo importante  es implementar una convención sin discriminación donde estén representados los pueblos originarios, hoy tenemos el registro de la Conadi, esas personas perfectamente pueden votar por representantes de sus pueblos con sus escaños reservados”, concluyó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X