Crédito fotografía: 
Cedida
La iniciativa para pacientes y ex pacientes con cáncer a lo largo de todo Chile, se extenderá hasta el próximo 22 de marzo.

Abrir espacios para la reflexión y toma de conciencia en torno a lo que conlleva enfrentar una enfermedad oncológica y, al mismo tiempo, entregar la oportunidad de canalizar experiencias, emociones, temores y sueños por parte de quienes la viven, son parte de los objetivos de "Estoy Aquí", Concurso Nacional de Relatos Oncológicos.

La iniciativa, que se extenderá hasta el próximo 22 de marzo, escogerá 24 historias destacadas, las que serán ilustradas por reconocidos artistas nacionales como premio a sus participantes. Mayor información y bases sobre el concurso en http://www.institutoncologicofalp.cl/estoy-aqui-2021/

Desarrollado por Fundación Arturo López Pérez, “Estoy Aquí” partió en 2017 como un proyecto dirigido a su comunidad de pacientes y ex pacientes. El éxito y buena recepción de la actividad, liderada en ese entonces por la Unidad de Medicina Integrativa, los motivó a repetir esta experiencia, esta vez, extendiéndola a toda la comunidad oncológica de pacientes y ex pacientes a lo largo de Chile. La actividad cuenta con el apoyo de la Universidad de Valparaíso, la Asociación Chilena de Agrupaciones Oncológicas (ACHAGO), y la Unión Internacional contra el Cáncer (UICC), entre otros.

Según la psicooncóloga de la Unidad de Cuidados Paliativos y Manejo del Dolor de FALP Paola San Martín, la evidencia clínica ha podido constatar la importancia que tiene para los pacientes poder expresar sus vivencias. “Hay una necesidad de ‘contar’, a otros y a sí mismos, sus experiencias para poder abordar las exigencias que impone una enfermedad oncológica y su tratamiento, y así, aliviar el dolor emocional”, explica.

En este sentido la especialista comenta que hay que entender que en esta enfermedad, a pesar de estar con su familia, el paciente puede sentirse muy solo, sentimiento que va directamente asociado a su necesidad de no querer hacer sufrir a sus seres queridos, “lo que finalmente se traduce en cierta inexpresividad o que guarde muchas de sus emociones”. 

San Martin agrega que "además de ser una herramienta fundamental a ser incorporada dentro del tratamiento oncológico, la escritura acerca al paciente a una sanación de carácter más espiritual, en cuanto le permite poder ir cerrando ciclos o temas pendientes, no resueltos y reconciliarse muchas veces con su historia".

 

El valor de la escritura

Marcelo Simonetti, periodista, escritor y miembro del jurado de "Estoy Aquí",  comenta que " así como se cree que el leer es una conversación con un otro, el ejercicio de la escritura propiamente tal representa una conexión con uno mismo. El valor de este proceso, radica en que nos ayuda a parar un poco el vértigo en el que nos acostumbramos a vivir. Nos permite mirarnos hacia adentro, a volver a encontrarnos con nosotros mismos para saber qué nos está pasando o qué estamos sintiendo".

Una experiencia que puede ser aún más significativa para quien recibe un diagnóstico oncológico y debe aprender a sobrellevar esta enfermedad. 

Así lo confirma Lucía Bozzo, paciente que debió enfrentar dos veces un cáncer mamario, por un periodo de 10 años. "Escribir tu experiencia ayuda a liberar esa emoción y es tremendamente útil para otras personas, para que conozcan cómo vivimos el proceso los que sí tuvimos cáncer. Pero al mismo tiempo, también es sanador. Es súper importante escucharse, enfrentarse a uno mismo, a tus temores, a tu propia existencia, y desde ahí reconstruirte y pararte", recuerda. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X