Crédito fotografía: 
Diario Longino
El ingeniero iquiqueño fue designado Comandante en la misión de entrenamiento de astronautas análogos en Pila, Polonia. Un desafío que le permitió avanzar en la consecución de su sueño: convertirse en experto espacial y representar a nuestro país a nivel mundial.

Desde hace años, el ingeniero Felipe Suazo se empeña en cumplir su sueño: ser un reconocido astronauta chileno, viajar al espacio y representar con orgullo a nuestro país en esta senda sideral.

Para ello, el joven iquiqueño se ha preparado por mucho tiempo en programas especializados conectados con la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio, más conocida como NASA. Esta agencia del gobierno estadounidense es la responsable del programa espacial civil, así como de la investigación aeronáutica y aeroespacial.

Hace pocos días Suazo retornó de Polonia luego de cumplir un intenso entrenamiento como astronauta análogo, es decir, navegante espacial en instrucción en la Tierra.

De este modo, se convirtió en el primer astronauta chileno en participar en una misión de investigación y entrenamiento internacional.

astronauta chileno
Felipe Suazo | Diario Longino

El camino del joven astronauta chileno

La travesía espacial de Suazo comenzó en 2018, cuando cursaba cuarto año de Ingeniería Civil Industrial en la Universidad Arturo Prat de Iquique. Momento en que junto a Eduardo Peña -ingeniero en biotecnología de la misma casa de estudios- fueron seleccionados para integrar el “Programa PHEnOM” de la NASA.

Dicho programa, que prepara astronautas científicos, propone un plan de estudios presencial y online dedicado a investigar áreas de la ciencia en condiciones espaciales. En materias como fisiología, farmacología, ciencias en materiales, entre otros.

A diferencia de los tradicionales, los astronautas científicos son investigadores o profesionales con distintos grados académicos. Ellos desarrollan experimentos e investigación en temáticas de diversas áreas con alguna vinculación con los trabajos espaciales. “Si bien son preparados para viajar en misiones espaciales, solo algunas veces eso se concreta”, informó La Tercera en un reportaje de 2018 dedicado a los estudiantes.

En el caso de los jóvenes iquiqueños, ambos fueron seleccionados para formar parte durante dos años de un curso impartido por la Sociedad de Exploración e Investigación del Mar y el Espacio (Sieme), la cual trabaja directamente con la NASA.

“Ellos aprenderán desde física y reacción hasta cómo manejarse sin gravedad, fuerza G y aterrizajes fallidos”, comentó en ese momento Patricia Siques, directora del Instituto de Salud de la UNAP.

En la oportunidad, Suazo indicó al medio tecnológico FayerWayer que “Me encantan las simulaciones. Desde una piedra en el espacio, hasta un Apolo: simular los ángulos, la cantidad de combustible, las velocidades. También encuentro interesante predecir los movimientos de los asteroides, ahí hay muchas áreas. Todos esos aspectos se relacionan y me encantaría dirigir algún proyecto de ese tipo”.

astronauta chileno
Felipe Suazo | Diario Longino

PoSSUM

En 2019, el joven ingeniero viajó a Estados Unidos para formar parte del Proyecto PoSSUM, el cual se enfoca en comprender mejor la dinámica de la atmósfera superior y su papel en los cambios provocados en el clima global.

En específico, los graduados del programa son capaces de realizar imágenes de alta resolución y reconstrucción tomográfica de estructuras de nubes noctilucentes -aquellas que se forman al borde del espacio en la capa atmosférica llamada mesosfera-, junto con perfiles de temperatura, campañas de globos a gran altitud e incluso de naves espaciales comerciales.

Al respecto, el egresado UNAP señaló que “Me di cuenta que quería ser astronauta en 2019. Siempre pensé que estaba lejano de serlo, pero cuando viajé a Project PoSSUM en Estados Unidos, vi que podía ser parte de esto. Ahí empecé a motivarme y conversar sobre el tema, comenzando ese año mi travesía espacial”.

No obstante, para este joven astronauta chileno la consolidación de su sueño comenzó a gestarse dos años después, en septiembre de 2021, tras ser comandante de una espacial misión.

astronauta chileno
Peña y Suazo | Innovación Chilena

LunAres

El mes pasado Suazo viajó con destino a la estación de investigación analógica para la simulación de misiones espaciales tripuladas, ubicada en el aeropuerto posmilitar de Polonia. Allí cumplió el rol de Comandante a cargo de la misión de entrenamiento de astronautas análogos del Programa LunAres.

El objetivo general de dicho programa es crear una plataforma de investigación para apoyar el desarrollo científico y tecnológico en la exploración espacial tripulada.

“El nombramiento como comandante significa que estoy a cargo de toda la misión, como responsable de que se ejecuten los horarios diseñados para cada uno, la ejecución y apoyo de los experimentos e investigaciones. Mantener comunicaciones con el Comando Central y apoyar al equipo frente a problemas que ocurran al interior de la misión.”, señaló el joven al diario nortino Longino.

A ello agregó el astronauta chileno que “También, en caso de emergencias, debo hacerme cargo de encontrar soluciones con el equipo”, sosteniendo además que se trata de una designación importante debido a que otorga capacidades técnicas y psicológicas. Además de poder desarrollar habilidades transversales para las futuras misiones espaciales.

Esta experiencia tuvo una duración de 14 días entre pre-misión, misión y un día de post-misión, la que consistió en un encierro total donde se simulan las condiciones que viven astronautas durante una misión espacial.

En la ocasión se llevó a cabo “la simulación de la caminata lunar, mantención de los equipos técnicos, plantación y cultivo de vegetales (proyectando cultivo lunar y/o marciano), dietas de alimentación con comida deshidratada y congelada, además de actividad física rutinaria, entre otros”, indicó el ingeniero.

astronauta chileno
Suazo y su equipo en Polonia | Diario Longino

Reflexiones espaciales

En conversación con Diario Longino, Suazo reveló que con esta última experiencia en Polonia -para la cual contó con apoyo de UNAP y de la Fundación Educacional Collahuasi- comprobó que cuenta con lo necesario para proyectarse como astronauta.

“Aprendí en carne propia cómo son los desafíos que experimentan los astronautas, y aspectos técnicos y psicológicos como el estar aislado. Lo más importante que aprendí fue mantener cohesionado al equipo. Tuve las capacidades de poder ayudar, escucharlos y motivar al equipo para que no abandonaran la misión, aun cuando estaban fatigados, pero lo importante fue haber terminado juntos”, afirmó.

Sobre su futuro, en la oportunidad dijo que: “Mi desafío es ser reconocido como astronauta chileno y poder comenzar a trabajar en proyectos que vinculen al país en programas espaciales de carácter nacional e internacional. Y por qué no, ir al espacio representando a Chile y a la Región de Tarapacá“.

“Los sueños no son fáciles, pero es un camino divertido que permite conocer y aventurarse. Aun cuando no todo marche bien, uno siempre debe llevar las mejores energías para continuar. Conocer el universo nos hace pensar en creer y fortalecer nuestras habilidades, porque nosotros como chilenos sí podemos si les llama algo la atención. Pulan sus habilidades y den el salto“, concluyó el astronauta chileno.

espacio

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X