Crédito fotografía: 
Reuters
El suicidio de un joven de 26 años, quien habría estado sumido en una profunda depresión, abrió el debate respecto de si su decisión fue gatillada por haber sido víctima de trauma ocular, tras las protestas ocurridas durante el estallido social de 2019. Diversas autoridades exigieron una ley de reparación y asistencia psicológica a las víctimas.

Producto de una fuerte depresión que lo aquejaba, Patricio Pardo, de 26 años, se suicidó la noche del viernes en Valparaíso. Organizaciones sociales vincularon su acción con el trauma ocular que sufrió por la acción de Carabineros durante las manifestaciones del estallido social en 2019.

Fue a través de un comunicado, que la Coordinadora de Víctimas de Trauma Ocular aseguró que el hombre no recibió rehabilitación integral por su lesión, culpando al Estado por el abandono y precarización de su vida, así como a la policía por lo ocurrido.

Ante esta situación, se refirió el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, quien entregó a nombre de la Municipalidad las condolencias a la familia de Pardo.

“(Estamos) exigiendo justicia y reparación no sólo para Patricio, sino para todas las víctimas de traumas oculares en el marco del estallido social. Por esto damos nuestro pésame a la familia y a sus cercanos”, expresó el edil.

Por su parte, el director del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), Sergio Micco, indicó que desde diciembre de 2019 están exigiendo al Estado una política integral de reparación que incluyera el acompañamiento de las víctimas.

“(Patricio) es una víctima más de las violaciones a los derechos humanos ocurridas a partir del 18 de octubre de 2019. Nosotros a partir del 23 de diciembre de ese mismo año, reclamamos al Estado una política integral de reparación que incluyera el acompañamiento a las víctimas”, lamentó.

Sobre esto, expresó que el INDH exige esa ley de reparación para salvaguardar a las decenas de personas lesionadas con trauma ocular en el denominado estallido social.

En tanto el diputado Jorge Brito (RD), manifestó que es necesario reparar la dignidad de los afectados y criticó al Estado, ya que ni siquiera entregó ayuda psicológica.

“(Hay) jóvenes de Valparaíso que a más de dos años de haberles mutilado sus ojos, aún no cuentan ni siquiera con ayuda psicológica por parte del Estado, el mismo Estado que les quitó la vista. Hay que continuar porfiando en que las violaciones a los DDHH sean investigadas y sancionadas, pero sobre todo que a las víctimas se las repare”, aseveró.

Finalmente, la coordinadora de Víctimas y Familiares de Trauma Ocular, mediante el comunicado, planteó que no se puede -como sociedad- no repudiar el actuar del Estado, indicando que éste abandonó a Pardo en su profunda depresión.

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X