Crédito fotografía: 
Partido por la Dignidad
En entrevista con Diario El Día, Hamilton explica los lineamientos del partido. Reafirma que tiene un carácter instrumental, para que los independientes puedan tener un espacio de participación en el proceso por una Nueva Constitución.

La jornada del día lunes quedó marcada como el día de la revancha de los independientes. De cara a la realización del plebiscito del 26 de abril, distintos actores sociales crearon el Partido por la Dignidad. 

Entre los militantes más conocidos de la colectividad están María Olivia Mönckeberg, premio nacional de periodismo 2019, y el músico de la disuelta banda Los Prisioneros, Claudio Narea. 

Pero quien es la cara más visible, presidente interino y fundador del movimiento es James Hamilton, una de las víctimas de Fernando Karadima, quien está mostrando su faceta más política y social. Ha dicho que las puertas están abiertas para todos, pero al mismo tiempo ha dejado claro que los ejes del partido son el apoyo a la Nueva Constitución y la equidad y paridad de género en todos los ámbitos del Estado u la sociedad. 

Conversamos con el líder del partido, James Hamilton, quien profundizó en el porqué de su creación y entregó su visión del estado actual del movimiento ciudadano previo al proceso constituyente. 

-¿Por qué se dice que es un partido instrumental? 

“Esto se refiere a que es un partido que está abocado esencialmente a ser un espacio para los independientes que no tienen posibilidad de representación en un eventual proceso constituyente, dado que para poder juntar las firmas presenciales ante notario y poder ir de candidato, es extremadamente difícil.

Además, esto requiere financiamiento, y poder después hacer campaña. Y luego de todo eso hay que ir a luchar a una papeleta contra pactos de partidos, que aunque tú como independiente saques un buen porcentaje, después de haber superado todas estas dificultades, te vas a encontrar con que una persona que sacó una votación mucho menor, te va a ganar porque está en un pacto. Eso es lo que queremos soslayar, porque eso está sucediendo ahora en el Congreso, que tienen secuestrado este proceso”. 

-¿Qué va a pasar con los militantes cuando se cumplan estos fines? 

“Bueno, ahí la gente que esté en el partido, ellos mismos van a tener que definir su futuro. No sabemos lo que va a pasar, pero nuestro objetivo ahora es dar espacio a los independientes. Si el día de mañana los 20 mil o 40 mil partidarios quieren transformarse en un partido que tenga alcaldes, diputados, senadores, fantástico. Eso será una decisión que tenga que tomar la nueva directiva que se elegirá en su momento, pero por ahora solo tenemos fines instrumentales porque buscamos espacios para los independientes que el congreso ha cerrado”. 

Ideologías

-Pero la gente que entró a este partido, ¿tiene una tendencia política? O al menos ciertos lineamientos ideológicos…

“Sí claro, eso es público. Tenemos lineamientos ideológicos, pero para militar no hay que suscribir a ellos, es sólo para que sepan lo que nosotros pensamos, y que no necesariamente tiene que ser el pensamiento de la gente que se una, por qué, porque nosotros necesitamos que se una gente que represente las  regiones, que represente diversidades culturales, sociales, etc…, entonces, sí nos pareció importante que la gente supiera nuestro pensamiento, pero si no se piensa igual, no es algo excluyente. De hecho, nosotros ni siquiera tenemos definido cómo vamos a elegir a quiénes van a participar en el proceso constituyente. Creemos que la gente que esté en el partido va a ser capaz de escoger la forma más adecuada de hacer eso”. 

-¿Cómo toma las críticas que dicen que usted no representa la voz de la calle, que no pertenece al pueblo, sino a la élite?

“O sea, yo las tomo súper bien, porque tienen razón. Yo soy parte de los privilegiados de este país. Ahora, yo no tengo la culpa de haber nacido donde nací, pero sí me hace tremendamente responsable, y por eso que estamos en esto, por eso que dimos la lucha contra el abuso sexual, por eso hemos trabajado y trabajamos en una fundación contra el abuso.

Yo no sé cuánta gente tendrá el currículum de pelea y de luchar por justicia para otro en Chile como lo tenemos Juan Carlos Cruz, Andrés Murillo y yo. Es decir, el que la gente crea que los privilegios tienen que ver con acusar, están muy equivocados, el tener privilegios lo único que hace es que uno sea más responsable. Me encantaría que mucha más gente tuviera privilegios, pero no en desmedro de los demás, y por eso que estamos en esta lucha”. 

¿Aprovechamiento?

-También hubo quienes dijeron que usted estaba aprovechando su historia, para sacar réditos políticos… 

“Pero ¿dónde está lo malo, la maldad o el pecado de querer tener fines políticos para luchar por un Chile mejor? Lo malo no es eso, porque tenemos que darle un nuevo sentido a la política. Por qué vamos a dejar que los partidos y los políticos tradicionales abusen y corrompan el sistema. Por qué vamos a dejar que haya 10 familias en Chile que tengan casi el 50% de lo que es el territorio productivo nacional. Por qué vamos a permitir eso. Eso no se arregla en la revolución armada en las calles, eso se arregla en la forma institucional, y eso se arregla en razón de luchar por nuestros principios y la forma es hacerlo con las ideas”. 

-Pero, ¿descarta ansias de poder de su parte? 

“Mire, yo creo que la gente tiene todo el derecho a pensarlo, y cada vez que dicen eso o lo critican, es un motivo de motivación para mí, de estar alerta. De tratar de no caer en eso. Yo he trabajado durante 16 años en hospitales públicos, donde me ha tocado ver mucha cosa, y hemos dado todos estos gestos de lucha contra el abuso y la injusticia, entonces, yo pienso que es súper importante que la gente tire todas esas críticas, y es súper importante que yo las reciba”. 

Opción presidencial

-¿Se abre la opción suya como un nuevo candidato presidencial? 

“Yo la verdad es que esa opción me parece demasiado apresurada, y perdonando la expresión, un cacho. O sea, yo creo que, además, empezar a meditar sobre eso cuando no hemos resuelto la situación de escribir la nueva carta magna del país, la cual la tenemos secuestrada en el congreso, eso ya es empezar a hacer ciencia ficción. Nadie puede decir en Chile que las circunstancias no lo puedan llevar a estar alguna vez a esa encrucijada, pero en este momento, estar pensando en eso, yo creo que no corresponde. Tenemos que pensar en la realidad del hoy, y la realidad del hoy es urgente, porque tenemos que hacerlo bien con los recursos que tenemos”. 

El estallido

-¿Cómo vivió el 18 de octubre?, ¿Esperaba que pasara alguna vez en la historia de Chile? 

“Yo la verdad que viví ese día y todo ese proceso con mucha esperanza. La manifestación civil es algo necesario, es algo que remece el sistema. Cuando el sistema está resquebrajando a la gente y están poniendo pesos insoportables, se tiene que buscar de alguna manera algún acomodo social. Yo tengo hijos chicos y quiero que ellos vivan en un Chile mejor, y mi ambición es tener un Chile donde haya más niños sonriendo y donde haya más viejos disfrutando de un parque, de la naturaleza, de la compañía, de muchas cosas. Si eso es ser ambicioso, bueno, soy muy ambicioso por un Chile mejor”. 

-¿Qué impresión tiene de la violencia que se ha suscitado durante el estallido? 

“Acá existe una violencia, que hay que dejar bien claro, viola los derechos humanos, que es la violencia institucionalizada del Estado, que es la única violencia que tiene víctimas fatales. Ponerse a equilibrar o emparejar violencias, me parece totalmente inmoral. El que tiene las balas, los cartuchos, y que tiene todas las condiciones es el que tiene que dar el ejemplo de la no violencia. El resto de la violencia, decir que no es una respuesta hacia eso, sería estar totalmente ciego después que varios organismos de derechos humanos incluido Naciones Unidas le han dicho a este gobierno que violan los derechos humanos”. 

-¿Qué le parece el actuar del Gobierno?, ¿Qué le produce cuando le nombro a Sebastián Piñera? 

“Me produce una reacción un poco médica, en el sentido de que me complica que no tenga algún estrés postraumático que le impida escuchar a la gente, y escuchar al país el que él dice representar”. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital