Somos solidarios  los chilenos…?La  discusión acerca del futuro de nuestro sistema previsional nos ha dado un  indicio al respecto.Todo comenzó en los años 80, cuando además de la intensa propaganda oficial, oleadas de promotoras recorrían las oficinas, primero cambiando a los trabajadores de sistema, y luego, cambiándolos de AFP. Una misma promotora podía cambiar muchas veces de AFP y llevarse a sus clientes cautivos con ella, muchos de los cuales la seguían cual obediente piño de ovejas, ante los augurios de una mejor pensión futura.Los problemas comenzaron cuando comenzaron a pagarse las  pensiones del sistema; curiosamente, ocurrió lo mismo que en una  estafa piramidal, ya que estas se autodelatan cuando los inversionistas pretenden retirar sus ahorros y estos ya no están; en el sistema previsional se produjo cuando los trabajadores que pretendían pensionarse se dieron cuenta de las exiguas sumas que iban a recibir, después de una vida de ahorro y trabajo… Curiosa y sospechosa similitud…Hoy se habla mucho de la necesidad de una reforma al sistema  y de transformarlo en algo más solidario. Pero una cosa es cuando se habla en términos generales, y otra cuando se responde una pregunta precisa que incide en el interés individual, pues es ahí donde se sabe en qué sociedad vivimos.Cuando surgió la propuesta de aumentar un 5% la cotización, con cargo al empleador, se hizo una encuesta respecto del destino de ese aumento, y un  52% de los encuestados estimó que debía ir en su totalidad a la cuenta individual de cada persona, un 30% que debía ser en partes iguales a la cuenta individual y a un fondo común solidario, y sólo el 8% que debía ir totalmente al fondo solidario.Ese es un fiel reflejo de lo que somos hoy: un 52% de egocéntricos absolutos, un 30 % de indecisos y un 8% de ingenuos que aún creen en los demás…

Autor

Otras columnas de este autor

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital