Nicanor Parra llegó a los 102 años…El poeta nacido el 5 de septiembre de 1914 hoy es un caso excepcional de creatividad y longevidad, al que se ha llegado a calificar como el más grande de los poetas vivos… y el más anciano.Sin embargo, dicen que en la celebración de su cumpleaños, recitó de memoria el poema “Nada”, de Pezoa Véliz  -lo recitó completo-, sin saltarse un verso ni errar una palabra y más encima, aprovechó de recordar que Neruda le había dicho un día: “Ni tú ni yo, Nicanor… el que la lleva es Pezoa Véliz…”Y no es que don Nicanor haya sido un tipo muy simpático, de aquellos que les cae bien a todo el mundo; sino casi al contrario, sus poemas son rupturistas, desafiantes, irónicos, mordaces e incluso burlescos, pero a pesar de su particular estilo, produjo un corte radical en la poesía hispanoamericana, dando origen a un nuevo modelo literario: el antipoema…Aunque con su sarcasmo de siempre, él dice que en realidad, el primer antipoeta fue Shakespeare…Ganador del Premio Cervantes y del Premio Nacional de Literatura, él mismo ha descrito su obra en una sola frase: “Durante medio siglo la poesía fue el paraíso del tonto solemne, hasta que vine yo y me instalé con mi montaña rusa…”Por ello no llama la atención que la celebración de los 102 años de don Nicanor haya pasado casi sin pena ni gloria para muchos personajes de nuestro paraíso político criollo, que habían celebrado mediáticamente su centenario el año 2014. Otros afanes de mayor interés político ocupaban a esos personajes: la campaña municipal, el presupuesto fiscal, la legalización del cultivo de cannabis y otros temas que reditúan más votos que un viejo poeta.En todo caso, creo que el más feliz fue don Nicanor con su montaña rusa…

Autor

Otras columnas de este autor

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital