El Gobierno decretó  zona de catástrofe en la Región de Los Lagos por la marea roja que afecta hace varios días la zona costera de ese sector, especialmente a la Isla de Chiloe, indicándose que es el episodio más grave de los últimos años.
Hay quienes señalan que su inusitado aumento se debe a los desechos de las salmoneras tirados al mar.
¿Qué es la marea roja…?
Contra lo que algunos puedan pensar, no es un grupo numeroso, ruidoso, enfervorizado y pasado de copas de hinchas de la selección nacional. Tampoco es  una planificada invasión comunista.
Y lo extraño es que la marea roja no es una marea, ni es necesariamente roja…
En realidad estamos frente a un proceso natural del medio ambiente acuático propio de las algas microscópicas que yacen en ese ambiente. Estas algas, o fitoplancton, crecen en cantidad en forma muy rápida y en corto tiempo, formando “floraciones de algas microscópicas”, las que pueden provocar un cambio del color del agua, debido a que poseen pigmentos fotosintéticos de variada composición química, que le otorgan a las microalgas colores diferentes.
El problema es que hay algunos tipos de algas microscópicas que al crecer en cantidad y en forma excesiva producen efectos de toxicidad en otros seres vivos, inclusive en los humanos, pudiendo producir un envenenamiento que puede incluso causar la muerte.
En Chile hemos tenido suerte en este aspecto - en algo que la tengamos - ya que no obstante que se sabe que hay  registros de a lo menos 140 sucesos de marea roja, desde 1827 hasta la fecha, estos han sido la mayoría inocuos, tanto para los animales marinos como para los humanos.
Ahora, si hace tanto tiempo que la tenemos, ¿no habrá alguna forma de dar una alarma temprana al menos…?
Incluso una falsa alarma es siempre mejor que aquella que nunca se dio… y hay quienes saben mucho al respecto…

Autor

Otras columnas de este autor

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital