Este fin de semana es Halloween…Se dice que desde la década de los ochenta comenzó a introducirse su celebración en Chile, principalmente en los barrios altos de la capital, y que poco a poco se fue extendiendo en toda la sociedad, y hoy hasta en los sectores más modestos, es posible ver la noche del 31 de octubre a niños -y otros ya no tan niños- disfrazados y con la consabida cantinela de “dulce o travesura”…Y por qué Halloween…?Esta celebración,  también conocida como Noche de Brujas , es una fiesta derivada del sincretismo originado por la cristianización de las fiestas celtas del fin de verano,  se celebra  la noche del 31 de octubre, sobre todo en la llamada “Angloesfera”, esto es Canadá, Estados Unidos, Irlanda o el Reino Unido, y, en menor medida, en Australia y Nueva Zelanda.Halloween, según la teoría tradicional, tiene su origen en la festividad céltica conocida como Samhain, que significa “fin del verano”.Ello porque los celtas creían que la línea que une a este mundo con el otro se estrechaba con la llegada del Samhain, permitiendo a los espíritus pasar a través de ella. Así homenajeaban a los ancestros familiares, mientras que los espíritus dañinos eran alejados. Justamente el uso de trajes y máscaras se debe a la necesidad de ahuyentar a los espíritus malignos, adoptando la apariencia de uno de ellos para evitar ser dañado. Los emigrantes irlandeses llevaron esta costumbre a Estados Unidos, donde terminó haciéndose muy popular… y de ahí a Chile.Pero qué tiene que ver Chile con Halloween…?Absolutamente nada, está aquí solamente por esa característica tan chilena, que es una suerte de antítesis de la xenofobia, que nos hace imitar para tratar de parecernos a los imitados…Entretanto, aprovechando la ocasión, habrá otros disfrazados que no estarán dedicados a “travesuras” precisamente celtas, sino a otras tan nacionales como los portonazos… 

Autor

Otras columnas de este autor

 

 

 

X