Una de las mas grandes luchas de los últimos gobiernos ha sido la disminución del desempleo, y dentro de este, el que perjudica especialmente a los jóvenes a sido un real dolor de cabeza para las distintas administraciones. Según cifras del instituto nacional de estadísticas (INE) la taza de desocupación de los jóvenes entre 15 y 24 años bordea el 17%, porcentaje que preocupa tomando en consideración cifras de otros países de la región como Brasil, que cuenta con una alta empleabilidad juvenil que bordea el 50% de los trabajadores, y para que hablar de la OCDE donde como en la gran mayoría de las mediciones estamos bajo la media.

Como una forma de solucionar esta gran problemática, el ejecutivo envió al parlamento un proyecto de ley que busca la creación de un estatuto laboral juvenil con el objeto de situar a los jóvenes estudiantes en una posición especial, apartándolos de la regulación del código laboral en su relación con su empleador, eximiéndolos de los derechos de este, y entregando de esta forma derechos y obligaciones especialmente reguladas en el estatuto.

El problema en esta ecuación es que mas que favorecer al trabajador, el estatuto vulnera claramente varios derechos laborales obtenidos a lo largo de la historia que se han materializado en nuestro código laboral y que además se encuentran amparadas por el derecho internacional. La situación es tan sensible que incluso la OIT ya a mediados de abril realizo sus descargos al hasta ese entonces idea del ejecutivo.

Por nombrar solo algunas de estas situaciones anómalas, esta la eliminación de la indemnización por años de servicio, eliminación de vacaciones pagadas, excesiva libertad a la hora de establecer la jornada laboral, en la distribución de horas al dia y de días de la semana, que incluso podría poner fin al derecho al descanso dominical, la no obligatoriedad del empleador de cotizar, la eliminación del fuero maternal y sindical y la eliminación de las horas extras, perjuicio total para este tipo de trabajadores que ven en este último ítem, muchas veces, el mayor sustento de su sueldo, entre otras injusticias.

Además de la eliminación de estos privilegios, preocupa que los jóvenes estudiantes que cumplen con los requisitos para regular su situación laboral por este estatuto, pero que por su situación particular no tendrían ningún problema en ser regulados por el actual código laboral, como el hecho de estudiar en las noches por ejemplo, pierdan esta posibilidad, condenándolos a trabajar con esta nueva regulación vulneradora, situación que se podría extender hasta incluso los 29 años. Junto con esto la opción de no entregar cotizaciones por parte del empleador, ya que se establecerse la posibilidad de seguir siendo carga de los padres, podría tomarse como una forma del empresario para abaratar costos cuando contrata, al eximirse de esta obligación que le corresponde por ley. Todas estas irregularidades nos podrían hacer pensar en que este estatuto busca entregarle la posibilidad al empresariado contratar mano de obra joven más barato en tiempos de crisis, a costa de la vulneración de derechos que el mundo laboral considera fundamentales.

Somos conscientes de que la regulación actual de los derechos de los trabajares por el código laboral es insuficiente, tanto en la relación trabajador-empleador, es decir contrato de trabajo, como en el ámbito colectivo sindical. No solo la CUT, sino que muchas otras organizaciones laborales piden a gritos una reforma al actual código laboral. En este sentido, y tomando en consideración el notable aporte que hace la clase trabajadora a nuestro país, compuesta en su gran mayoría por la clase media, cada una de las maniobras legislativas que tiendan a modificar, eliminar o crear un nuevo régimen, deben ir dirigidos al fortalecimiento de derechos y al incremento de garantías, por esta razón es que este estatuto joven constituye una burla para el mundo sindical y pone un manto de dudas respecto al rol del estado y su posición en esta situación desigual que existe en la relación laboral.

Algo que llama particularmente la atención es el nulo pronunciamiento que ha tenido, a este respecto, el INJUV, ala juvenil del ministerio de desarrollo social y de todo el gobierno, cuya principal preocupación es el impulso de políticas publicas dirigidas hacia los jóvenes. Silencio que tiene su fundamento en la poca coordinación que existe entre el gobierno en general y este instituto, transformándola en mas que una institución creadora de políticas públicas en una productora de eventos recopiladora de datos. Situación que nos hace reflexionar sobre la verdadera importancia que le entregan los distintos gobiernos a este particular grupo etario

El ejecutivo desperdicio la posibilidad de entregarle a una masa de trabajadores que por sus características particulares han sido por siempre vulnerados en sus derechos, una nueva regulación con beneficios especiales para los trabajadores y exigencias específicas para los empleadores como pudo haber sido , por ejemplo, que respecto de ciertos rubros de la economía donde actualmente se concentra mayoritariamente el empleo juvenil, como las empresas del Retail, se exigiera un porcentaje mínimo de trabajadores estudiantes, mayor flexibilidad a la hora de permisos y días libres para poder asistir a sus instituciones educaciones, pero siempre manteniendo los derechos que solo por el hecho de ser trabajador nos entrega la ley

Lo cierto es que el chile que se perfila hacia el desarrollo tiene que entender de una vez por todas que las políticas económicas, por muy frio que sean los números y los porcentajes, no pueden constar solo de elementos cuantitativos y ajenos a conceptos tan básicos como la dignidad de los trabajadores, el contexto social o el cuidado al medio ambiente, sobre todo en aspectos tan sociales como el desempleo y las estrategias para su disminución. Los esfuerzos del ejecutivo no pueden ir enfocados solo a que las personas tengan empleo, sino que también cuestionarse la calidad del trabajo y el tipo de relación laboral.

 

HASSAN ADARO ARDILES

PRESIDENTE DE LA JUVENTUD SOCIALISTA DE LA SERENA

Twitter: @hassanadaro

Autor

Imagen de Hassan Adaro
estudiante de derecho de la UCN, Presidente de la Juventud Socialista de La Serena

Otras columnas de este autor